Klaus & Kinski – Tu Hoguera Está Ardiendo (Jabalina)

El dúo Klaus & Kinski debutó a finales del pasado año con Tu Hoguera Está Ardiendo (Jabalina, 08), generando con este trabajo un pequeño aunque controvertido revuelo entre medios especializados y público.

La pareja formada por Marina Gómez y Alejandro Martínez tiene como principales referentes en esta su puesta de largo, a bandas de mimada elaboración pop como Heavenly, Le Mans, Family, los británicos Saint Etienne o La Buena Vida de Iranzu Valencia, a lo largo de canciones como “El Cristo del Perdón”, “La Mano de Santa Teresa de Jesús” o “En la Cama”. Sin embargo, el dúo tampoco renuncia a embarrarse cuando la ocasión lo requiere, asumiendo un aire shoegazer en composiciones como “Nunca Estás a la Altura” o “Teléfono de la Esperanza”. Del mismo modo, no duda en inyectar una pizca de electrónica a la certera “Rocanrolear” o “Muerte en Plasencia”, ni tampoco en volver la mirada hacia Los Planetas en una abrasadora “Ronnie O´Sullivan”. Y mientras se pasean de unos a otros referentes, lo hacen con buen gusto y tino, al compás marcado por la bonita voz de Marina caminando por las creaciones de Alejandro, en lo que resulta una complementada dupla.

Peores resultados recogen los murcianos cuando deciden acercarse a estilos más escabrosos como el bolero de la insufrible “Mangele y el Amor”, o el country seco de una soporífera “Autovía de Albacete”, en una muestra de que la diversidad no debe tomarse como una ley exacta que asegure un valor enriquecido al conjunto final. Esta pluralidad descontrolada termina por sacrificar identidad en pos de un eclecticismo insano, más aún cuando nos encontramos ante un compacto de elevada duración, siendo poco habitual que de entre catorce cortes no termine por sobrar más de uno.

Un debut interesante empacado tras una bonita portada -obra de la propia cantante-, con un generoso número de aciertos indiscutibles que sin embargo clama por evitar experimentos y recortar minutaje, con el consiguiente aumento de certeza y definición que ello supondría.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.