La movida vs los tiempos actuales. Diferencias musicales, dos décadas después

Mucho se ha debatido acerca de esta década, en el foro de (nuestra – vuestra) revista, en Rockdelux del mes de marzo de este mismo año, en la televisión estatal con la siempre curiosa presencia de Joaquín Lucky, …. Todos nos hemos apuntado al carro de poder examinar la llamada “movida”. Y Muzikalia no podría ser menos.

La década de los ochenta en España fue la de la transición política, la de una instauración y establecimiento de una democracia, tan deseada por ciertos sectores después de pasar un período oscuro dentro de un régimen dictatorial. Nuestro país despertaba de un letargo, abría los ojos hacia el exterior, llegaban nuevos aires de libertad, de poder contar lo que de verdad sentían tanto los artistas, la gente de la calle, los políticos, los sindicatos, etc… La represión daba paso a la libertad de expresión.

En lo musical aparecían grupos que cantaban algo más que a la playa, a Torremolinos, …que aspiraban a algo que nada tenía que ver con representar a España en Eurovisión. Con la libertad de expresión, ciertos grupos adoptaron posturas más radicales, más críticas. Aparecían formaciones como Kaka De Luxe, Parálisis Permanente, Siniestro Total, Aviador Dro, Aerolíneas Federales, … y un largo etcétera que se caracterizaba por tener un denominador común: mostrar al público todos aquellos pensamientos reprimidos.

Hoy en día no tendría sentido decir que uno “quiere ser un bote de colón”, que “soy una punk”, o que “Ayatola no me toques la pirola”. Estamos en una época donde las letras buscan algo más que lo social, lo cómico, … se busca más trascendencia. El público se ha “profesionalizado” y los grupos más de lo mismo.

En los ochenta se sentaron las bases para llegar a lo que estamos viviendo hoy. Los grupos estaban más limitados, tanto por medios como por su propia técnica. En la actualidad se han introducido nuevos elementos ornamentales que hacen que las composiciones estén más trabajadas. La técnica prima por encima de las maneras.

Estamos en una época de mucha proliferación artística. Hay muchísimos grupos. Quizás demasiados para un público tan selecto. Las nuevas tecnologías, como es el caso de nuestro medio (Internet), han apoyado a que estos grupos puedan llegar a los oídos de muchos consumidores. Para hacerse notar entre tanta maraña de formaciones musicales hay que destacar, y lo que demanda el público es calidad.

Con esto no quiero decir que no hubiesen o fuesen “buenos” los grupos españoles de la década de los 80, ni mucho menos, pero sí me reafirmo en que los de la actualidad son mejores. Aquellos eran “malos tiempos para la lírica”, pero para la lírica seria, y sí buenos para las reivindicaciones para poder decir algo que en un pasado reciente no se podía contar.

De aquellos grupos de la “movida”, los únicos que han madurado con dignidad han sido Fangoria (Alaska y Nacho Canut). Han sabido adaptarse a los nuevos tiempos. En definitiva, han evolucionado. ¿Y de los demás qué ha sido? Pues o bien se han pasado al ámbito productivo, o bien buscan salidas por otra clase de negocios, o vuelven a intentarlo con nuevas recopilaciones de sus grandes éxitos o agrupándose de nuevo para intentar conseguir probar las mieles de tiempos mejores.

Sin duda, es totalmente recomendable hacer una retrospección temporal y poder estudiar detenidamente cómo estábamos en los ochenta, pero totalmente contraproducente es anclarse en el pasado. De éste se debe aprender para poder evolucionar.

Y esto creo que es lo que están haciendo nuestros grupos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.