Last Days Of April – Even The Good Days Are Bad (Tapete Records)

Last Days Of April es una de esas bandas que, desde sus comienzos con ramalazo emo, parecen haber estado ocupando un segundo plano tendente a la discreción, a pesar de contar siempre con no pocas canciones interesantes bajo el brazo. Activa desde finales de los noventa, la formación sueca encabezada por Karl Larsson publica un nuevo disco que significa la continuación de ‘Sea Of Clouds’ (Tapete Records, 15) –en el que practicaban un sonido más cercano a la americana–, seis años después de aquél lanzamiento y de nuevo al amparo de un sello tan fiable como sin duda es Tapete Records.

Resulta que el presente álbum bien podría ser uno de los mejores dentro de la ya generosa trayectoria del combo, en lo que es un trabajo de destacado indie-pop utilizado por Larsson como medio para plasmar toda esa tristeza y pesimismo que parece rodearle, hasta completar ocho temas que, en pleno contraste con su mensaje, lucen esplendorosas. Un mensaje de lírica taciturna presente desde el mismo título, que enmascara lo que en realidad es una secuencia ininterrumpida de estribillos irresistibles, canciones luminosas, punteos certeros, adecuados arreglos y voces poderosas. La referencia adolece de relleno, y (casi) cada una de sus piezas supone un acierto poco menos que evidente. Sucede desde la inicial (y espléndida) “Even The Good Days Are Bad” que abre y da nombre a la referencia y hasta ese espléndido cierre de casi nueve minutos que es “Downer”, remitiendo a Destroyer mientras se alarga sedosa e hipnóticamente. Pero también con paradas intermedias como “Alone”, “Hopeless”, el ramalazo power-pop/new age de “Anything” o “Run Run Run”.

‘Even The Good Days Are Bad’ (Tapete Records, 21) es, en definitiva, un disco más que notable –el décimo ya en el casillero de la formación–, y nos recuerda que Last Days Of April es una de esas formaciones a la que no se le debería perder la pista en ningún momento, y menos aún ahora que parecen inmersos en una madurez que les sienta francamente bien. Media hora de música que resultará una excelente piedra de toque para todo aquel que quiera iniciarse en la obra de los escandinavos, así como para el aficionado que busque un buen disco de indie-pop de toda la vida con el que disfrutar sin mayores complicaciones.

Escucha Last Days Of April – Even The Good Days Are Bad

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

WP-Backgrounds Lite by InoPlugs Web Design and Juwelier Schönmann 1010 Wien