Mando Diao – Sala Heineken (Madrid)

Ninguno de los muchos fans que agotaron las entradas del concierto de Mando Diao se esperaban que los suecos diesen un espectáculo tan lamentable como el que finalmente dieron. Los madrileños Seine fueron casi lo mejor de la noche; Desconocidos para muchos, cumplieron a la perfección con su papel de teloneros y entretuvieron lo suficiente al público con su rock guitarrero.

Muy puntuales salieron al escenario los componentes del Mando Diao, lo que se agradeció bastante conociendo la costumbre de todos los grupos en general de retrasar sus actuaciones. Empezaron con un gran “Paralyzed”, de su disco Bring’em in que hizo estallar al mucho público que rellenaba de sobra todos los espacios de la sala.

Tras esto fueron alternando canciones de sus dos discos e incluso adelantaron un single del que será su próximo álbum. Pero sorprendiendo a todos, abandonaron el escenario sin intenciones de volver, a la gente le pareció extraño, pero después de muchos cánticos variados, decidieron volver simplemente con una guitarra acústica en manos de Gustaf para tocar nada más que una muy buena versión del tema “Got my mind made up” de Bob Dylan, durante esta canción, muchos fans de Dylan de la sala enloquecieron e hicieron esperar una segunda ronda de canciones entre las que deberían estar algunas como “If I leave you” o “All my senses”.

Pero no, esa segunda ronda de canciones nunca llegó, los suecos se marcharon por donde habian entrado y las luces se encendieron definitivamente. La gente en un principio no sabia si era una broma o realmente se iban de verdad, pero para desgracia de todos, nunca volvieron a salir, la gente se despidio de la sala con gritos de “Tongo, Tongo” e ignorando en su mayoría el stand de camisetas y jurando que no volverían a pagar tanto dinero por un concierto de los suecos.

Por lo menos nos debe quedar el consuelo de saber que canciones como “Can’t steal my love” o “Annies angle” en directo tienen un sonido ejemplar, y que el directo, aunque excesivamente breve (apenas cincuenta minutos y diez canciones) es increíble, quizás sea ese el problema, que saben que son muy buenos y se les ha subido la fama a la cabeza demasiado, aunque también es posible que lo que no es la fama también les haya afectado la cabeza. En fin, una decepción para los fans.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.