Marc Anthony – Pa’lla Voy (Sony)

Ya es hora de reivindicar la figura de Marc Anthony. Lleva años siendo uno de los mejores salseros melódicos de las últimas décadas, aunque su biografía sea más conocida -por algunos que generalmente desprecian lo desconocido- por su atribulada relación con Jennifer López que ha llenado páginas y páginas de revistas del cuore.

Marc es un genio del nuyorican sound – un artista que sabe desentrañar los misterios del ritmo- esos sinuosos medios tiempos salseros que desde la inmigración portorriqueñas llenó (y llena) las calles de Nueva York de fervor, baile, diversión y mestizaje. Asimismo, el autor de “Valió La Pena” lleva en la sangre el groove de grandes como Celia Cruz, Héctor Lavoe, y en general todo el legado maravilloso de la Fania.

Hace pocos días leía con placer una crónica de Nando Cruz para elDiario.es de su concierto en el estadio de fútbol del Español, y escribía: “Allá cada cual con sus conclusiones. Pero no es menos cierto que llenar recintos de veintipico mil personas después de treinta años de carrera, no está al alcance de cualquiera. Marc Anthony nunca podrá hacer sombra a los grandes mitos de la salsa de los años 70. Pero, hoy por hoy, tampoco nadie puede hacerle sombra a él en la liga de la salsa de estadios. Y son ya tres décadas de reinado. Marc Anthony es un salsero de titanio”. Estupenda descripción de un legado imprescindible de este Gustavo Adolfo Bécquer de la salsa (Luis Troquel dixit, y todos a callar), capaz de hacer bailar a las masas, mientras los medios de comunicación de aquí hacen oídos sordos, salvo excepciones. Lo popular se sigue mirando por encima del hombro si su discurso (potente, transversal) no interpela a la élite intelectual.

Vayamos al grano. Anthony está en estado de gracias, y con Pa’lla Voy (Sony, 2022) lo demuestra con creces. Trallazos de salsa acorazada. El tema titular es un clásico desde ya a añadir a su reguero de hits (“si hay una fiesta pa’lla voy/si hay una rumba pa’lla voy/donde me llamen pa’lla voy/la calle me llama”), en “Yo Le prometí” se pone romanticón y canta bien alto la ausencia de una mujer, mientras la sección de viento hace saltar todo por los aires. El sabor de unos labios no es fácil de olvidar, y Marc Anthony añora ese roce de la piel en la preciosa “No Se Quita”, aunque en “Mala” -su nuevo single- se pone machote y tira de la enésima sarta de tópicos sobre mujeres con malas intenciones que te dejan raído el alma y vacía la cartera. Qué lujo tenerte, Marc. Sigamos bailando hasta reventar.

Escucha Marc Anthony – Pa’lla Voy (Sony)

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

WP-Backgrounds Lite by InoPlugs Web Design and Juwelier Schönmann 1010 Wien