Miles Kane – Don´t Forget Who You Are (Sony Music)

Miles Kane confirma expectativas y certifica definitivamente lo privilegiado y vigente de su estatus dentro de la actual escena, tras publicar un segundo álbum con el que prolonga el tradicional orgullo del indie-rock británico activado dos años atrás a través de su debut al margen de The Rascals y The Last Shadow Puppets.

La nueva obra del artista luce como continuación lógica del espléndido Colour Of The Trap (2011), en un acto sensiblemente más medido, escrupuloso y controlado que su antecesor. Una jugada que opta por manejar los movimientos con inteligencia y lógica premeditación, tras el abanico de posibilidades mediáticas y artísticas desplegadas ante su propio potencial.

El disco presume orgulloso de vigencia y sonido enérgico a lo largo de once temas (catorce en la edición de lujo) inmediatos, sólidos y convincentes que, manteniendo la elegancia innata del músico, prescinden a cambio de parte de la espontaneidad presente en su ópera prima. Kane demuestra, en cualquier caso, su liderazgo a la hora de escribir canciones con The Jam, Elvis Costello, The Rolling Stones, Oasis, The Beatles, Faces o The Kinks como perpetuos referentes, y sólo el incipiente prodigio de Jake Bugg parece capacitado para seguir su estela.

El vocalista ha sido dotado con anormal capacidad a la hora de facturar diez singles potenciales de calidad a cada entrega, sin reducir la intensidad del conjunto gracias al explícito y continuado impacto de cortes como “Better Than That”, “Bombshells”, “Taking Over”, la propia “Don´t Forget Who You Are”, “Tonight”, la preciosa “Out Of Control”, “Give Up” o “Darkness In Our Hearts”.

Con Beady Eye perdidos en el misticismo de su segundo álbum, Don´t Forget Who You Are (2013) se impone -junto al The Messenger (2013) de Johnny Marr- como el disco obligado de la temporada para los aficionados al clásico rock ´n´ roll con denominación de origen inglesa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.