Rancid – …Honor is all we know (Epitaph)

Un octavo disco de estudio de Rancid que comienza con un título tan esclarecedor como “Back where i belong” y producido por el guitarrista de Bad Religion, Brett Gurewitz, la verdad es que deja pocas oportunidades a pensar en algún tipo de sorpresa con el oyente.

Y no, no me refiero a que estemos frente a una colección más de adrenalítico punk rock con pinceladas de ska fusiladas sin descanso. Me refiero a que los californianos, de una forma u otra, con cada lanzamiento han sido capaces de sonar “distintos”, bien más robustos, más ratoneros…más dispersos, incluso; pero esta vez con …Honor is all we know, Rancid cubre expediente con catorce temas en poco más de treinta minutos que dan lo justito.

Lejos quedan aquellos gloriosos tiempos en que vio la luz su cumbre, …And out comes the wolves (95), disco que les hizo disputarse el trono del revival punk con los -lejanísimos- mejores Green Day o The Offspring.

Aun así, pese a la previsibilidad del conjunto, queda espacio para temas con la suficiente enjundia y potencia como “In the streets”, “Already dead” o “Malfuntion” recordando la irreverencia elegantemente guarra de The Clash o a los Social Distortion más callejeros.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.