The Bounce Committee

Moroder es influencia de cualquiera que haga música, si eres muy melómano las influencias están ahí en tu subconsciente y acaba todo saliendo


 
The Bounce Committee es un dúo madrileño de música electrónica formado por Javier Galber y Víctor Rooms que, a pesar de llevar ya unos cuantos años juntos, han lanzado hace poco su álbum de debut, Please Kill Me, con la producción y colaboración de Pshycotic Beats.
 
Hablamos con Javier y Víctor sobre su música, su trayectoria, el papel de Pshycotic Beats en su disco y, por supuesto…del últimamente omnipresente Giorgio Moroder.
 
En vuestras notas de prensa se insiste en que lleváis tiempo trabajando juntos, pero sólo ahora habéis sacado adelante un disco. ¿Cómo y cuándo nace The Bounce Committee?
 
Cierto, nos conocemos de toda la vida. Hemos crecido juntos y la música ha sido un importante nexo. Nos pasábamos la vida hablando de grupos, etc. Poco a poco empezamos a comprarnos cacharros para empezar a pinchar en fiestas y empezamos a hacer nuestros loops y nuestros pequeños temas para utilizarlos en nuestras sesiones. Todo muy amateur y sin ninguna pretensión de que llegase a nada. De esto hace casi 4 años.
 
Teníamos ganas de grabar en un estudio y entonces empezamos a trabajar con Joaquín de Klein, que es amigo nuestro. Nosotros estábamos haciendo instrumentales muy zapatilleros, más orientados a la pista y más abstractos, y aunque había muy buena química con Joaquín no conseguíamos lo que buscábamos. No lo sabíamos todavía realmente…
 
¿Qué habéis estado haciendo todo este tiempo, antes de sacar el álbum? ¿Habéis tenido otros proyectos?
 
Hasta que nos decidimos a entrar en el estudio, esta primera vez que te comentamos, la música era un mero entretenimiento. Este es nuestro primer proyecto en serio y ha tardado muchos años en cuajar.
 
¿Cómo surgió la posibilidad de colaborar con Pshycotic Beats (Andrés Costureras) y fichar por su sello Log Lady Records?
 
Cuando andábamos desarrollando el EP nos pusimos en contacto con nuestra amiga Pati Amor para que cantara en él, ella nos hablo de Andrés y nos pareció una idea interesante que participara poniendo alguna voz. Le mandamos el instrumental de lo que ha acabado siendo “Finished Parties” con la letra sin música. En una hora nos la devolvió con su voz haciendo exactamente la melodía que ha quedado en el disco. Nos sorprendió la rapidez y claridad de sus ideas. Andrés era eso que andábamos buscando y que necesitábamos para hacer lo que queríamos y que no nos atrevíamos a hacer, canciones Pop.
 
De ahí la cosa fue a más, primero iba a ser un EP de dos canciones, una cantada por Pati, y luego otra cantada por Andrés, pero al final, nos propuso encargarse de la producción y de ahí hemos aterrizado año y medio más tarde con el álbum que estamos presentando.
 



El sello Pshycotic Beats está muy presente en todo el álbum. Supongo que compartís influencias y gustos musicales, y puede que también extra musicales, como esa obsesión con el universo Twin Peaks.
 
Aunque cada uno tenemos nuestros gustos es cierto que existen nexos muy claros sino esto no habría cuajado. Lo de Twin Peaks es más de Andrés, pero nosotros ya veníamos haciendo tracks muy ambientales con ese toque Badalamenti, y le hemos dejado carta blanca para desarrollar cualquier tipo de canción que propusiera, en definitiva es eso lo que buscas cuando quieres que te produzcan. Que te aporten lo que a ti te falta, y a nosotros nos faltaba dirección. Nuestras maquetas tenían demasiados arreglos y Andrés se ha encargado de “limpiar” lo que le parecía innecesario.
 
Giorgio Moroder parece ser una referencia en el sonido de buena parte de vuestras canciones. En general es un sonido muy europeo y muy 80s, bastante clásico, aunque hay toques de la música electrónica de principios de los 90. Pero parece que os habéis quedado ahí, en esa época. ¿Qué opinión os merece la música electrónica que se hace en la actualidad y la que se ha hecho a lo largo de la última década? ¿Algún grupo, productor o estilo que cuenta entre vuestras referencias?
 
Moroder es influencia de cualquiera que haga música, si eres muy melómano las influencias están ahí en tu subconsciente y acaba todo saliendo. Los 80 con ese incipiente house bailongo nos mola mucho, todo el rollo Manchester, el acid, todos los inicios del house, lo más primitivo, lo de Franckie Knuckles, Larry Levan, Marshall Jeffershon, luego en los noventa todos esos grupos nuevos que empiezan a meter samples, electrónica, Primal Scream, los Chemical y su Dig Your Own Hole, Beck, el OK Computer. El Screamadelica es un disco capital en nosotros, y Andrés lo escuchaba a diario para irse a dormir.
 
Parece que los 80 están de moda, o al menos se reivindican con menos rubor que en etapas anteriores. Series de TV, libros, música, mucha literatura sobre la “movida”… ¿Cómo veis esta especie de revival?
 
Pues nosotros percibimos que es el revival de los 90 el que está explotando por fin. Parecía que no iba a llegar nunca. Como todas las décadas tienen sus cosas buenas y malas. A nosotros personalmente, los 80 no nos sedujeron demasiado, salvo cosas muy del principio de la década como el synth pop, The Human League o Gary Numan. Los revivals están siempre justificados, pero ahora más que nunca porque hace mucho que musicalmente no pasa nada.
 
Aparte de la escritura de las canciones, que ya he visto que muchas las habéis escrito a medias con Andrés, ¿Cómo os habéis repartido el trabajo? ¿Cómo se ha desarrollado vuestra colaboración?
 
Bueno ha sido un poco trabajo colectivo, ya que hemos puesto cada uno nuestro granito de arena. Nosotros le mandábamos a Andrés las bases o los instrumentales de los temas que hay en el disco. Decidíamos por donde las queríamos llevar, y el se encargaba de hacer las letras y las melodías de voz. Nos íbamos intercambiando archivos via Wetransfer y modificando cosas. Al final ya nos juntabamos en el estudio para terminar de alicatarlas bien. Aunque ha sido todo un proceso muy de trabajo en equipo. Pati iba a cantar la mayoría de temas del disco, pero al no residir en España Andrés ha terminado cantando más canciones de las que pensábamos.
 
Nos costó mucho convencerle, porque el no quería tanto protagonismo y las canciones se compusieron para Pati, así que tampoco están en el tono más cómodo para él. A nivel musical hemos sido los tres los que conjuntamente le hemos ido dando forma.
 
La influencia de Pshycotic Beats es absoluta. Las voces también las pone Andrés, junto con su colaboradora habitual Pati Amor. ¿Hasta qué punto podemos considerar Please Kill Me un álbum de productor?
 
Pues no se qué decirte. Nosotros aceptamos trabajar con Andrés porque queríamos un poco el sonido de Pshycotic Beats, pero lo que él hace es muy oscuro, nuestro disco se diferencia de sus anteriores trabajos en que este es más “alegre”, más hedonista, más enfocado a la pista de baile y eso es lo que damos Javi y yo. De hecho si le preguntas a Andrés te dirá que estas canciones nunca habrían salido de él, le hemos dejado que lo tiña un poco de negro para que no proteste, que tiene mucho carácter, pero aquí se ha hecho lo que nosotros hemos pedido. Esto es un disco de The Bounce Committee, de hecho ni siquiera sabemos si volveremos a contar con Andrés para el próximo disco.
 
Estáis planeando llevar el álbum al directo, de hecho ya habéis realizado alguna actuación. ¿Cómo lo vais a hacer? ¿Contaréis con Andrés y Pati para las voces en todas las actuaciones? ¿Habrá gira nacional?
 
Llevamos unos cuantos meses ensayando, el directo va a ser bastante divertido y bailongo y estaremos solos los tres porque Pati reside fuera. Ya tenemos un poco la idea de cómo queremos que sea y hacia donde queremos que vaya pero vamos a ir pasito a pasito viendo que es lo que funciona.
 Gira nacional no es posible para un grupo tan pequeño, la repercusión es mínima y estamos aterrizando todavía. Nos queda mucho por aprender.
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

WP-Backgrounds Lite by InoPlugs Web Design and Juwelier Schönmann 1010 Wien