The Saurs – Dry Finger (Mama Vynila Records)

“Su música parece sexo”, me comentó de niña un poco original chaval sobre los Sex Pistols dejándome atónita. Poco después era una de mis bandas favoritas de adolescencia. “¡Suenan como el sexo!”, volvió a decirme un tipo sobre The Clash antes de que los pusiera en mi altar particular. Los últimos en recibir de boca de otro amigo un menos sutil “¡Escucharlos es como f*****!” fueron Furguson: meses pasé sacudiendo la cabeza con su entonces recién salido My Friends Are My Culture (2010). Y bueno, ahí estaba yo esperando la oportunidad de usar algún día tamaña comparación, más relacionada con un estado de ánimo que con un estilo, cuando di con Dry Finger.

Sus autores, The Saurs, ya contaban con una demo homónima grabada en pistas publicada por allá el 2012; pero fue su Bring Me Fog (2013), un EP de 4 temas autoeditado y grabado esta vez en directo -decisión que tiene mucho que ver con la esencia de la banda- con el que tuvieron el material adecuado para recibir ese pequeño empuje que necesitaban para salir a la superficie. Haciéndose un hueco gracias sobretodo a sus más que enérgicos, hiperactivos directos, vinieron luego otros logros como ganar el concurso “Bala Perduda” organizado Apolo y tener la oportunidad de demostrar dicha hiperactividad en la última edición del Primavera Sound.

Decíamos “salir a la superficie”, pero quizás no es esta la expresión más adecuada para un grupo que basa su propuesta en el sudor del underground de extrarradio barcelonés: y es que en su nuevo trabajo vuelven más underground que nunca. Cuatro temas construidos sobre una mezcla de letras simples y directas -siempre en inglés, al menos por el momento-, riffs de combustión y patrones de batería kamikazes hacen que uno piense que este 7″ presentado de la mano de Mama Vynila debería llamarse Wet y no Dry Finger.

Gustarán a los fans de Oblivians, Jawbox, Ty Segall y a cualquier seguidor del garage punk internacional o estatal -nada tienen que envidiar a Mujeres, Aliment, Cuello, Beach Beach y cia- o persona con sangre en las venas así en general. Y a los que no les acaben de convencer, tranquilos, queda mucho tiempo para pillarles el tranquillo: son jóvenes y prometen energía para años. Ya os acostumbraréis. Mientras tanto allá vamos, puedo soltarlo: The Saurs es sexo.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.