The Stills – Without Feathers (Vice Records)

De la precipitada definición de una banda con un debut memorable que los degustadores del buen indie pop-rock de guitarras enamoradas de los ochenta descubrimos gratamente en 2003, aparece, tres años después el hermano (¿adoptivo?) del genial Logic Will Break Your Heart (03). Without Feathers es el título del segundo largo de The Stills. Segunda parte que muchos ya se han encargado de dejar de lado. ¿Por qué? Bueno, lo primero que hay que saber y comprender es que la banda canadiense ha sufrido cambios. El más importante, sin duda, es el mayor protagonismo que adquiere Dave Hamelin, antiguo batería, que ya desde el primer trabajo de la banda era el encargado de componer los temas, pero que para éste segundo, se pone al micrófono en muchas más ocasiones que el principal cantante que ya conocíamos en Logic Will Break Your Heart (03), Tim Fletcher, demostrando éste su talento vocal en sólo tres de los doce temas que componen el álbum. El otro cambio significativo, es la incorporación del nuevo batería, Colin Brooks. La transformación de una banda, va acompañada, en este caso, de una metamorfosis en lo musical, que supone un crecimiento con vistas a un futuro que promete ser mucho más rico.

Centrándonos en el disco, no sobra ni una canción, ni un solo acorde. Todo está dispuesto de forma ordenada. Hay temas que son verdadera y envidiablemente sobresalientes; “The Mountain”, “Helicopters”, “Oh Shoplifter”, “Halo The Harpoons”, “Baby Blues”. Pero sin desmerecer para nada al resto de candidatas; “She’s Walking Out”, “It Takes Time”, “Destroyer”, o esa bonita pieza que da las últimas bocanadas del disco, “The House We Live In”. Y es que hasta el interludio, titulado “Outro”, es aprovechable y disfrutable al cien por cien.

Un disco de sabor neutro, pero que no por ello defrauda. Un trabajo bastante lineal al que no le hace falta sorprender más de la cuenta. El acierto de una banda perfectamente compenetrada que disfruta haciendo música y que ha decidido rebobinar y empezar desde el principio.

Indudablemente y por motivos anteriores, es un disco difícil de escuchar y que con poca seguridad entrará a la primera. Pero con el paso del tiempo y las escuchas acaba siendo un trabajo atrayente, y termina por ser visto como algo especial y genuino, un ente enigmático envuelto en papel de regalo con cordón dorado. Por lo tanto, y me da, que Without Feathers será uno de los trabajos más injustamente incomprendidos de 2006. The Stills lo han hecho con elegancia y ese toque de distinción que algunas canciones llevan colgado de la solapa de la chaqueta, o asomando orgullosamente del bolsillo, como un pañuelo esperando a ser reconocido como uno de los mas sofisticados y suaves al tacto. Tres hurras por los nuevos Stills.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

WP-Backgrounds Lite by InoPlugs Web Design and Juwelier Schönmann 1010 Wien