The War On Drugs – Mephisto (Barcelona)

El trío norteamericano The War on Drugs llegó a España rodeado de una abundante promoción y del coro de alabanzas levantado por su primer LP, Wagonwheel Blues (2008), un trabajo en el que resuenan tanto poderosos ecos dylanianos como aguerridas distorsiones a la Sonic Youth, con algunos toques de la cultivada creatividad de The Velvet Underground.

Corrían ciertos rumores: The War on Drugs son los próximos Beck, o los siguientes Fleet Foxes o quizá los terceros Jefferson Airplane. ¡Caramba!, piensa uno, que barbaridad, eso yo no me lo pierdo.  Tanta expectativa, siendo un viernes por la noche, hacía presagiar una noche de emociones y sudor. Por eso resultó algo extraño encontrarse en una sala Mephisto mágicamente desierta, en la que los poquísimos que habían pagado entrada vagaban cual ánimas en pena por los amplios espacios vacíos de la pista.

En este ambiente algo extraño salió a tocar la banda de Philadelphia, y, teniendo pocas posibilidades de remontar el ánimo al escaso personal, se dedicaron a tocar uno tras otro tanto los temas de su material publicado hasta ahora como un par de temas nuevos. Algunos de sus temas suenan aún más a Dylan en concierto que en disco, especialmente por la manera de cantar de Adam Granduciel (como en “Buenos Aires beach”, casi una versión de “When the ship comes in”), pero eso no quita que sigan siendo una colección de canciones realmente buenas – debo recomendar a cualquiera que escuche “Arms like boulders”, una de las que pocas que animó al respetable.

El final de concierto vio como la banda se ponía más cáustica y acabaron con un par de temas más largos y menos accesibles que el resto del repertorio, sin tantos toques folk y en cambio con mucha predominancia de ritmos duros y repetitivos, así como de distorsiones imposibles y de sobreabundancia de puro y duro ruido – la esencia del rock, en resumen. Una traca final recibida con división de opiniones, pero que a un humilde servidor le pareció sin duda explosiva, y reflejo de una banda con un alma más oscura y compleja de lo que parece en principio. 

Un concierto breve, para una banda con poca historia, pero esperemos que con bastante futuro.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

WP-Backgrounds Lite by InoPlugs Web Design and Juwelier Schönmann 1010 Wien