Tokyo Sex Destruction – 5th Avenue South (BCore)

Desde el soberbio arranque del ya casi lejano Le Red Soul Comunnitte, los Tokyo Sex Destruction han decidido abordar su trayectoria hasta la actualidad con la misma energía con la que actúan y desarrollan su música, a través de una trepidante colección de temas repartidos en nada menos que cuatro discos en apenas cuatro años (a la vieja usanza).

Pese a su herencia directa del garage de Detroit inculcado a una velocidad sublime, los de Vilanova han decidido alejarse relativamente de esos dos-tres minutos de ritmo trepidante, guitarrazos incisivos y escasos arreglos para dibujar su música con otros materiales como la psicodelia o un soul menos agresivo y más sensual, en definitiva; menos abrasivos y directos pero más ricos y elegantes.

Y es que después de tres años a 200 km/h llega un momento en que puedes sentir verdadero vértigo e incluso peligro de llegar a encasillarte, y parece ser que los Tokyo quieren dejar claro que de su amor garagero puede surgir alguna “infidelidad”, como nos demuestran en “5th Avenue South” (grabado, como no, por Santi García).

Uno de los aspectos más novedosos que sugiere el disco son los detalles, los arreglos que han introducido después de su clásico sonido directo. Así se puede captar en canciones como la destacada “One more Sunday”, con unos coros femeninos que discurren al ritmo psicodélico siempre negroide de los catalanes. También se sirven de los coros en la ferviente “Song to apologize”, donde las guitarras juguetean con acompañamientos funky en uno de los temas más pegadizos del disco. Los Tokyo más intimistas hasta la fecha se dan cabida en temas como “L.U.V. is the feeling”, sensualidad y sensibilidad latentes e impropios de uno de los grupos de BCore que más punk-garage impulsaba. Este aspecto se acentúa en el último tema “Tonite”, donde el negroide Raúl se acompaña de una inesperada y única acústica, o en “Good morning”, la canción más psicodélica y delicada del disco, acompañada por el inevitable e inspirador sitar. Por supuesto, también tenemos los temas clásicamente garageros con carácter soul de la banda, como “I can´t wait” o “Prisioners of our ideas”. En definitiva, unos Tokyo Sex Destruction más abiertos y sobre todo, más inspiradores, nos dejan claro que no han dicho todo lo que tenían que decir, lo cual es ciertamente motivo de alegría.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.