Tracy + The Plastics – Culture for Pigeon (Too Pure)

Tracy + The Plastics es el proyecto en solitario de la Wynne Greenwood, una autodenominada “videoartista lesbiana y feminista”. Pero en realidad no está sola; le acompañan los otros miembros del grupo, Nikki y Cola, que resultan ser dos alter ego virtuales de Greenwood, y que aparecen detrás de ella como proyecciones de vídeo en sus conciertos.

Si el primer disco de esta americana con desorden de personalidad, Muscler’s Guide To Videonics, estaba firmemente enraizado en el punk sintético de Le Tigre o Peaches, CFP apuesta por un enfoque diferente, alejándose de la pista de baile aunque sin abandonar el sonido la actitud lo-fi que caracterizaba su debut. Sigue habiendo momentos de urgencia (como la pegadiza “This Is Dog City”), pero la mayor parte del tiempo este segundo disco abandona la arrogancia electroclash a favor de un registro musical más variado, reflexivo y maduro.

Esta nueva sensibilidad se manifiesta en canciones como la abiertamente confesional “Happens” (“this is the song that I could not write you / this is the song for your sad and silent spring”), donde la sorprendentemente vulnerable voz de Greenwood adquiere una resonancia emocional inédita sobre un acompañamiento mínimo de sintetizador. La hipnótica “Oh Birds” y la miniatura “Cut Glass See Through” avanzan en la misma dirección y constituyen algunos de los mejores momentos del disco, llenos de intimidad y matices, a pesar de una producción llena de aristas.

Sin embargo, la excesiva brevedad del disco (apenas 25 minutos) impide apreciar realmente la nueva dirección iniciada por Tracy + The Plastics, por lo que CFP resulta una escucha tan sugerente como frustrante. Tampoco ayudan demasiado las dos desconcertantes (aunque no exentas de sentido del humor) piezas de video incluidas en el DVD que acompaña el disco. Por el momento, le concedemos el beneficio de la duda. Pero la próxima vez queremos más música.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.