Uke – Nuevos Fracasos (El Milenarismo)

“Tantas veces te busqué/ Tantas veces te he esperado/ con tu acento inglés/ si me abrazas no me iré” Precisos versos, de caligrafía límpida que anuncian una derrota, la derrota del vivir. Pero siempre queda el abrazo, ese atisbo de esperanza que nos une a algo, y que no nos lanza al abismo. Aunque en el abismo, igual se vive mejor. Uke, el proyecto de Roberto Martín y Laura Soriano juegan con sonidos ensoñadores, liberan batallas con las palabras, como en ese juego silábico, casi de escritura autómata, que es “El Desengaño” en donde todo lo inundan sonidos oblicuos que tanto me recuerdan a las bandas sonoras de Tindersticks para Claire Dennis. Versos acolchados por la trompeta de Ernest Aparici en donde palpita la vida fuera de plano, como en las películas de Agnès Varda, y lees las palabras y la narrativa encierra un discurso espapista de ensueño.

Martín canta masticando con calma cada fonema en este fenomenal “Nuevos Fracasos” (El Milenarismo, 2018), porque intuyo que quiere que su canto sea el de un perdedor orgulloso de que no es prisionero de nadie, y jamas volverá al mundo de las apariencias. Habitar en el mundo de Uke es ser partícipe de la nostalgia, del deseo, y si existe eso, una erótica de la sublimación del gesto libre, no normativizado. Uke supura música libre, sin ataduras, que fluye creando subterráneos magmas incandescentes.

Ecos de folk inmortal con sabor a nubes de algodón en “La Hora Del Lobo”, da paso a la inmensa “La Oscuridad” (preciosas guitarras de J Horror), en el que crean sendas agrestes en donde encontrarnos con los espejismos de Giant Sand, el Nick Cave crepuscular, o Lee Hazlewood. Espectros que nos acompañaran siempre.

En “Balada De Ruido Y Furia” (colabora Matt Swanson de Lambchop) Roberto y Laura juegan a ser unos Serge Gainsbourg y Jane Birkin o unos Alison Sttaton & Spike cantando una hermosa oda al amor con metáforas que algún día descifraré, y quedarán garabateadas en mi memoria para siempre. El reverso a los amores abismales es “Exilio”, una canción que duele, con versos en que las condenas tienen un coste muy alto como “nos esforzamos por reir/ y el dolor nos matará”. Uke abre nuevas dimensiones, y el más nimio detalle es retratado con minuciosidad como en las novelas de Pierre Michon. Adoro a Uke. Y tengo querencia por todo aquello que, aunque no le demos importancia, nos sirve a seguir viviendo.

Escucha Uke – Nuevos Fracasos 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.