El Último Vecino – Juro y Prometo ([PIAS])

Cuando debutaron El Último Vecino deseé que el combo de Gerard Alegre Dòria se convirtieran en estrellas del pop. Sí, era una tontería porque no iba a ocurrir, pero el impacto de esas canciones era letal. Dòria es amante de la estética synth-pop y sus orografías urbanas, de las cintas de casete y del estribillo acorazado, del lirismo al límite de la afectación tolerable de Manolo García y de la coloración de los minerales, del cartón piedra y el estilo Imperio. Han pasado ya bastantes años del segundo disco –Voces-, y su bandcamp está dejado de la mano de dios. Poneros las pilas, pero ya.

El Último Vecino tienen canciones bonitas para parar un tren, y no sé si les echaba de menos – el tiempo arrasa con muchas emociones-, pero tienen muy merecido que un sello confíe en ellos de nuevo. Juro Y Prometo ([PIAS], 2022) es escueto en duración, aunque el impacto emocional de las canciones me acompañara un buen tiempo. Las canciones de Dòria tienen mucho de terapia de choque para asimilar los miedos- no podía ser de otra manera: el mejor pop subyace de los temores y la extrañeza del (mal)vivir, sino que se lo digan a Mozz cuando se convirtió en un “clásico Penguin”-, y abre a pecho descubierto con “Ábreme La Puerta”, viñeta de soledad y costumbrismo con ecos a los mejores El Último De La Fila. Empezar poniendo el listón bien alto. Bordeando el abismo.

Las cartas sobre la mesa: sintes y batería al trote en “Mundo Mágico” y “El Desastre”, entre New Order OMD sin dramas que valgan. Aquí no hay ni trampa ni cartón: esta honestidad en su discurso hace que se le quiera aun más.

Sigue el baile con los ojos en blanco mirando a la bola de espejos con guiños a Tears For Fears en la almodovariana -no solo por el título- “Átame”, más un poco de baile mutante a la manera de Golpes Bajos en “Niño Discúlpame. Pesadillas entonadas a pleno pulmón, y en una mano las Sagradas Escrituras según Ian Curtis German Coppini. En “Mentirosa” se repite un verso que no deja de ser una declaración de principios: “Te aconsejo que me busques o será demasiado tarde”, y reparado el error, se mece a ritmo de unos Ciudad Jardín siniestros. Los The Cure otean el horizonte de “No Me Dejas”, una guitarra española aparece en “Juro Y Prometo” y Gerard juega con lo jondo, mientras que “Otra Vez Tú Delante” se cruza la ampulosidad de los Héroes Del Silencio y Décima Víctima. Bien hallados.

Escucha El Último Vecino – Juro y Prometo

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

WP-Backgrounds Lite by InoPlugs Web Design and Juwelier Schönmann 1010 Wien