Carrots

Es imposible no tener influencias; es bueno tenerlas y saber aprovecharlas

Uno de los bares más conocidos de toda Barcelona, el Zurich, es el lugar escogido para hablar con Carrots. Estos cuatro chicos, tres catalanes y un argentino afincado en Barcelona, han publicado un segun do disco lleno de temas con remiscencias de la psicodelia setentera y estribillos pegadizos, que, junto a sus ganas de pasárselo bien encima del escenario, han cautivado a mucha gente. Las críticas de su Sunshine no podían ser mejores, y tienen un calendario de conciertos muy amplio, entre los que se incluye el fib, su meta. Mati, el batería, habló con nosotros.

Habéis superado el difícil trámite del segundo disco con sobresaliente, ¿Esperabais las buenísimas críticas que ha recibido ‘Sunshine’?

MATI: Yo no estuve en la grabación del primer disco. Entré en la banda hace un año y medio, cuando ya tenían un disco en la cartera, ‘Saving Chocolate Coins’. Para mí es un disco tan bueno como el ‘Sunshine’. Se sigue la misma línea compositiva, la misma línea general y musical, pero se cierra un poco el patrón del tema, el tema largo y se centra más en lo que es la canción corta con un estribillo guapo. El trabajo del ‘Sunshine’ se basó en tener temas buenos, buenas canciones, sobre todo cortas y concisas, intentar decir todo en tres minutos, que es mucho más difícil que decirlo en siete. Es un disco muy bueno, y muy trabajado.

¿Entonces son éstas las principales diferencias entre estos dos trabajos?

M: Sí, ésta es la gran diferencia, los puntos básicos que están haciendo que el grupo tome un cambio de rumbo también. El hecho de que yo entrara a tocar en el grupo hizo que el grupo tomara otro giro, no peor ni mejor, sino un giro de fuerza. Yo tengo otro toque diferente al del anterior batería.

Visto el buen resultado, quizás para el tercer disco volveréis a contar con Paco Loco. ¿Os lo estáis planteando ya?

M: Todavía no nos hemos planteado el tema, pero en el fondo yo creo que cada uno de nosotros ha pensado ir otra vez a grabar a Cádiz, y hacer un trabajo igual o mejor que ‘Sunshine’ y con la producción de Paco Loco, porque realmente fue una de las pocas personas que vio por donde tenía que ir el grupo y lo supo desarrollar, y yo creo que éste es el papel de un productor, desarrollar la parte que el grupo tiene que explotar.

¿Estáis pensando ya en nuevos temas para el próximo álbum?

M: Ya estamos en ella. Hace poco nos juntamos en la sala y estuvimos hablando sobre la presentación de nuevas canciones. Creo que son buenas canciones en la línea del ‘Sunshine’, y de las influencias que aparecen en este disco como Beach Boys, Beatles… Creo que todo lo que va a venir después va a ser una progresión del ‘Sunshine’. Este trabajo se puede tomar como punto de partida de Carrots, no quiero decir que el ‘Saving’ no sea un punto de partida, pero éste lo tomo como una rareza, aunque es muy bueno igual. Hay temas que me gustan muchísimo, con unos arreglos pop buenísimos.

¿Aunque no estuviste en los orígenes del grupo, nos podrías explicar un poco como se conocieron Vicente, Freddy y Robert, como se formó la banda?

M: Robert y Willy (vicente) se conocen desde el instituto, donde formaron su primera banda e hicieron sus primeras actuaciones tocando versiones de Dire Straits, los Beatles… Realmente no se como conocieron Enrique, el antiguo batería y hermano de Freddy, que entró antes que éste en el grupo. Robert y Willy tocaban en un grupo que se llamaba Ataraxia, y en el 96 forman Carrots, y llaman a Enrique y a su hermano, Freddy. Hace aproximadamente dos años, enrique dejó el grupo, y entonces estuvieron algún tiempo parados, entre seis meses y un año sin batería. Yo por entonces tocaba en otro grupo, y a través de un amigo común me conocieron, me propusieron tocar con ellos, y aquí estoy, pero no he abandonado el otro grupo, aunque a veces es duro compaginarlo.

¿Por qué se llamaron Carrots?

M: Querían tener otro nombre, Cebollas, Onion, pero ya estaba pillado, y escogieron otro vegetal. También hay otras versiones, que dicen que por Carlos Cano, pero eso es una leyenda urbana, o porque Willy tenía carraspera antes de cantar, cosas así.

¿El hecho de cantar en inglés es una moda, una manera de penetrar en mercados internacionales, una cuestión comercial o es algo más?

M: Yo creo que es una cuestión expresiva, una cierta manera de plasmar esa cultura musical, nuestras influencias, es un modo de expresión cultural. Hacemos canciones en inglés porque expresivamente nos gusta más, damos a entender mejor lo que el grupo quiere transmitir. No es por cuestiones comerciales. Si quisiéramos vender más, no haríamos este tipo de música, ni tampoco hubiéramos hecho un primer disco como ‘Saving chocolate coins’. Lo más importante es que nos guste, y nada más. Si encima vendemos discos y nos forramos de pasta mucho mejor, pero la comercialidad, el dinero, no es ningún fin. Hay cosas que no se pueden comprar con nada, como, por ejemplo, la sensación de escuchar tu propia música, pero si uno se siente vacío con lo que hace, por mucho dinero que ganes, no vas a conseguir ser feliz. Los músicos no nos metimos en esto para hacernos millonarios, es muy difícil. Yo he tenido momentos con Carrots tocando en el escenario que se me ha puesto la piel de pollo, y esta sensación no se puede pagar con todo el dinero del mundo.

¿Qué momento de vuestra vida como grupo recordáis más especialmente?

M: Yo recuerdo varios momentos. Por ejemplo, la cena en el reservado del hotel de Santa Pola, una cena de lujo, con una gente muy extraña, estuvo muy bien. También la grabación del ‘Sunshine’, hubo una gran química, mientras grabábamos o escuchábamos ‘Sunshine’ dentro del estudio con Paco Loco con sus altavoces. Recuerdo un gran momento hace poco en Oviedo, estuve muy a gusto encima del escenario, tocando con Paco Loco en un par de temas… Hay muy buenos momentos, y creo que los demás coincidirían conmigo, tienen más historia que yo en el grupo, y les han pasado muchas cosas, pero seguramente recordarán estos momentos de forma muy especial.

Sois todos muy jóvenes, ¿cómo os aficionasteis a la música de los 60? ¿Es la música que escuchabais en casa?

M: A mi me hubiese encantado que mi madre me hubiese puesto Beatles desde que nací. La primera vez que escuché un disco de los Beatles fue a los 11 años. Era un disco que tenía mi madre, un grandes éxitos que tenía las cuatro caras. La primera que escuché fue ‘She loves you’. Y me acuerdo que flipé. Al cabo de unos años, al empezar a hacer música, empecé a entenderla de otra manera, empecé a escuchar las raíces y los 70 creo que fue la mejor época del rock, una progresión, una evolución de los 60, de todo lo que dejaron los Beatles, en los 70 Pink floyd… Carrots lo que hace es coger la psicodelia de fines de los 60, con ese pop, esas melodías Beatles, esas harmonías Beach boys, también de los 70, del sonido actual, pilla un poco de cada lugar donde realmente se hicieron las cosas bien, y crean su propio sonido.

¿Y no os daba miedo simplemente copiar a estos grupos de los 70, y no aportar nada vuestro?

M: Yo creo que sí estamos aportando, aunque mucha gente piense que lo que nosotros hacemos ya está hecho. Está hecho, pero al mismo tiempo no está hecho. Cuando uno crea una letra y una armonía, una melodía, cuando empieza a hacer una canción, siempre tiene unos parámetros, tanto un pintor, como un músico, como un escritor, siempre tiene parámetros, influencias. Es imposible no tenerlas, y además, es bueno tomarlas y saber aprovecharlas, no digo que sea bueno copiar, pero si partir de influencias, ir modificando y pillando realmente lo que a uno le conviene. Es imposible no fijarse en la cantidad de música que se ha hecho en los últimos 50 años. Y lo que es una lástima es que sólo nos llega la música comercial, no nos llega la música independiente que se hace en países como Islandia, América del Sur, Australia… Porque en esos países se hace muy buena música no comercial que no llegamos a conocer.

Ahora que has sacado el tema de la música comercial, ¿qué opinas de fenómenos como el de Operación Triunfo, o de productos de marketing prefabricados, predestinados al estrellato? ¿Perjudican a la industria musical?

M: Es una mierda. No tengo nada que decir. Perjudica a la gente, más que a la industria musical, porque no tienen la posibilidad de escoger. Uno no es un simple oyente que escucha lo que le trae, nadie le obliga a escuchar un grupo en concreto, pero cuando los medios y las campañas de marketing están de por medio, eso pesa. No es lo mismo ver un anuncio de Carrots en Mondo Sonoro o un anuncio en la televisión, una vez detrás de otra, de un chico de 16 años, que recién está descubriendo un montón de cosas. Eso resulta perjudicial para él. Los músicos nos alimentamos a la gente que realmente le gusta lo que hacemos, sean 10, 15, y no 10 millones.

¿Tenéis en perspectiva algunos festivales, como el Contempopránea y el Fib…

M: Bueno, no son los únicos festivales, existe la posibilidad de actuar en algunos más, pero no te puedo concretar nada de momento, estamos todavía hablando.

…qué os gusta más, los conciertos en salas pequeñas o los macrofestivales?

M: A mi me gustan todo tipo de escenarios, porque cada uno tiene su cosa. Un escenario grande tiene sus grandes monitores, te escuchas muy bien arriba en el escenario, tienes más posibilidad de moverte y estar más cómodo, pero el contacto con la gente, en un escenario pequeño, propicia un ambiente mucho más caluroso, más fuerte. Son dos experiencias que se han de vivir. El año pasado tocamos en el BAM, todo estuvo muy bueno, había mucha producción, y aunque llovía estuvo muy bien. Pero justo después de nosotros se suspendió todo. Creo que fue mi primer o segundo concierto con Carrots. Ahora estamos de gira por toda Andalucía, Extremadura, Castellón…

Y actuar en el fib, el festival de música independiente más importante de España, ¿significa algo especial para vosotros, o es una actuación más?

M: Es algo muy especial para todos nosotros, yo personalmente me lo puse como una meta este año, y si se toca como se tiene que tocar, si se pone la energía que se tiene que poner y se da todo lo que se tiene que dar, va a ser una experiencia única. Es una meta que los 4 nos pusimos. Además, es muy importante porque vamos a compartir cartel con Radiohead, Super Furry Animas, Chemical Brothers, The Cure, Australian Blonde… Uno de los mejores carteles de Europa.

¿Qué grupos actuales escuchas?

M: Españoles realmente no escucho demasiado, me gustan mis colegas Sidonie (que están sentados a escasos metros de nosotros), algo de Australian Blonde… pero he visto pocas bandas en España. Internacionales me gustan bandas como Super Furry Animals, Radiohead, Dandy Warhols… y escucho muchas bandas de los 60, Beatles, Beach Boys, Pink Floyd…

El último disco que has comprado…

M: Creo que fue una reedición de Lennon.

¿Acostumbras a utilizar internet para bajarte música?

M: A veces me bajo cancioneros, me bajo letras… pero tampoco me meto mucho, internet es algo que está ahí, es lo máximo, se pueden hacer muchas cosas… Pero no soy partidario de hacer todo desde casa. lo mejor es salir, pasear con tus amigos, realcionarte con la gente, cara a cara y no a través de la pantalla de un ordenador.

¿Y la política de gratuidad de internet? ¿Te parece bien que la gente se pueda bajar canciones de carrots?

M: Sí, esto me parece perfecto, y también creo que sería muy buena idea poner las tablaturas en los libritos del cd.

Hace poco que habéis estrenado vuestra página web, ¿os encargáis vosotros mismos de actualizarla?

M: La pusimos en marcha con un colega de Vicente. El que más se encarga de estas cosas es él, que responde todos los emails y preguntas que envían a través de la web. La semana que viene tenemos que presentar una biografía de cada uno. Estamos al tanto de la web constantemente, nos gusta tener contacto con nuestros seguidores tanto presencial como virtualmente, nos gusta hablar de ellos después de nuestros conciertos, que haya muy buen rollo… el divismo se lo dejamos a los Sidonie (que, aunque están reunidos, están pendientes de la entrevista)

¿Cuáles son vuestros planes más immediatos?

M: Por ahora, estamos con esta gira del Sunshine, estamos pensando en hacer un disco doble donde pueda aparecer una parte eléctrica y otra acústica, o una especie de disco intermedio entre el sunshine y nuestro próximo trabajo, no lo sé muy bien todavía, no hay nada fijo, estamos hablando… Estamos todavía presentando este disco, al que todavía le podemos sacar muy buen provecho. Todo va bastante lento, la verdad es que se ha hecho muy poca promoción. Además, vamos a grabar una versión junto a Sidonie para un disco homenaje a George Harrison.

¿Os dedicáis exclusivamente a carrots?

M: Prácticamente sí, vivimos todos de Carrots, aunque todavía cuesta un poco porque hay una serie de gastos, y tampoco no hay unos ingresos monstruosos como para que todo el mundo pueda vivir de forma holgada, pero cada vez va mejor. Estamos ensayando mucho, porque es el momento para tirar hacia adelante y para sacar un trabajo como este a la luz, que realmente vale la pena que la gente lo conozca. Es disco se está distribuyendo fuera de España, en Estados Unidos y Japón, pero todavía con fines promocionales, pero el grupo rinde muy bien en Europa, se bajan de internet nuestras canciones, y tenemos pensado ir a actuar fuera de España, pero no tenemos nada confirmado.

¿Hasta donde os gustaría llegar, al número 1 de las listas de ventas?

M: Claro, nos gustaría entrar en la lista de los 40 principales, cobrar tres kilos por bolo… bromas a parte, nos gustaría llegar a lo que aspira cualquier músico, que su música se le reconozca, se respete, poder vivir de eso, no como un magnate, dignamente.

Y estamos convencidos de que conseguiréis llegar tan lejos como queráis con un trabajo como Sunshine. ¡Mucha suerte!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.