Entrevistamos a Nat Simons

Nat Simons acaba de editar Lights (El Dromedario Récords), un álbum producido en Carolina del Norte por el mismísimo Gary Louris (The Jayhawks). Lights no solo nos devuelve a la Nat Simons de Home On High (2014) también la afianza como la mejor representante española de la Americana Music, aunque como ella misma dice: “Este álbum tiene muchos más matices”. El viernes presenta su nuevo trabajo en Madrid, en The Secret Social Club, y después se embarcará en una gira en la que recorrerá gran parte del país. Estuvimos hablando con ella y nos desveló algunos secretos de Lights y de su música.

“Lo que pasa muy a menudo es que tiendes a no salirte de x estilo, y no hay que encorsetarse, hay que dejarse llevar y que todo fluya”

Bueno, lo primero de todo: enhorabuena por tu último trabajo. Descubrimos, además de grandes canciones, un gran sonido. Creo que este es tu gran salto tanto cualitativo, que debería posicionarte como la mejor representante de la Americana Music en nuestro país, y puede que en Europa.

Muchas gracias. Yo realmente me lo he tomado un poco así, el segundo disco es como un gran salto y un reto en la carrera de un artista, había tenido entre medias el E.P, que fue un poco un ejercicio de por donde quería ir en este disco. Se nota un cambio en referencia al anterior disco, Home On High, porque he estado experimentado con nuevos sonidos. Y al final ¿sabes lo que pasa? que, de tantos, llamémoslos; ejercicios, no me he quedado en una sola referencia musical. Muy a menudo es que tiendes a no salirte de x estilo, y no hay que encorsetarse, hay que dejarse llevar y que todo fluya, por ejemplo: me he fijado mucho en Ryan Adams, que cada disco que saca es un mundo diferente. La gente suele decir: “esto es americana”, pero engloba tanto…

Además, con Gary Louris y los demás músicos concretamos lo mismo, que se dejaran llevar, que fueran creativos, que no se cerraran en ideas preconcebidas, en lo tocante a lo musical. De hecho, no les pasé referencias musicales, pasé más bien referencias visuales para que ellos se inspirasen en esas referencias.

De eso precisamente quería que me hablaras. No quería preguntarte como conociste a Gary Louris, porque sé que teloneaste a The Jayhawks, y no sé si de ahí surgió la oportunidad. Pero sí quería que me contases algo más del proceso de grabación con Gary. También tengo entendido que ha estado otro nombre clave en la americana, M.C. Taylor.

Ha sido increíble. En Barcelona conocí a Gary, pero no fue hasta el concierto de Madrid en el que le comenté que tenía canciones y que estaba buscando un productor. Me dijo que le enviara los temas que tenía y se ve que le gustó mucho. De hecho, me propuso que él se venía a España y que lo grabásemos aquí, pero yo le dije que no, que yo me quería ir a Estados Unidos.

Claro, no te ibas a perder un viaje para allá, de esa manera (risas).

(Risas) Por supuesto y ha sido alucinante. Lo curioso también es que él me dijo que le parecía una idea estupenda y que me fuera para allá de inmediato. Gary allí tiene muchos contactos y es allí donde está la escena. La experiencia ha sido… bueno, ha superado las expectativas. Iba ya pensado: “Esto va a ser la hostia”, pero luego allí todo ha ido perfecto, tanto con Gary como con los demás músicos. Ya sé que es lo típico que se dice, pero es que, aunque no hablábamos el mismo idioma, hablábamos el mismo idioma musical.

Estábamos en sintonía, no se quedaban en grabar la canción y ya, iban más allá, le daban su personalidad a cada canción grabada. Claro, eso viene dado porque además de llevar la banda Hiss Golden Messenger, luego cada uno saca sus propios discos y eso se nota mucho.

Sé lo que quieres decir, sin ánimos de menospreciar a nadie, es que los americanos para eso son increíbles. No voy a decir ni más serios ni más profesionales, es que nos llevan años luz, fueron los que inventaron todo el negocio musical ¿no?

Claro y se nota que lo han vivido desde muy pequeños, que han tocado instrumentos desde muy niños, eso se nota. Me ha sorprendido mucho que, a la hora de trabajar, son gente que va al grano, son muy serios, pero al mismo tiempo no se encorsetan, de repente están tocando algo y se les ocurre otra vuelta de tuerca y la hacen.

Me quedé alucinada también con el hecho que no habíamos tocado juntos nunca, y que; al cabo de una hora de estar allí, en el estudio, comenzásemos a grabar, así del tirón.

Ha sido en Carolina del Norte. ¿Tiene un estudio de grabación allí el propio Gary o la elección vino dada por otros motivos?

No es su estudio, pero es el estudio donde siempre graba la banda que nos ha acompañado, ya conocen al técnico y hay total confianza. Es un estudio muy acogedor, nada grande, muy tranquilo. Además, Gary se mudaba de Minneapolis a Carolina y fue un amigo de este el que le puso en contacto con Hiss Golden Messenger. Ha sido todo un cumulo de casualidades que al final han dado lugar a algo especial. Ten en cuenta que yo iba con las canciones totalmente desnudas y ellos han dado como su toque.

Entonces, al hilo de todo esto que me estas contado, cuando un artista, como en este caso; tú, grabas con una banda con la que quizás no vuelvas a hacerlo. ¿Cómo es posible llevar ese sonido al directo? Quiero decir: ¿no va a ser un hándicap haber grabado con unos músicos y unos arreglos que no se puedan dar en vivo?

Realmente no es fácil. La gente de allí toca de otra manera, son músicos con mucha personalidad, pero también es verdad que aquí tengo la suerte de contar con gente maravillosa en los escenarios. Este disco es verdad que tiene mucha instrumentación, y es difícil llevarlo en gira con todos instrumentos. Para el concierto de Madrid sí que vamos a llevar más instrumentos y va a ser lo más cercado al disco, pro luego en gira será todo más sencillo, pero no por eso peor, tendrá un sonido muy potente.

Según tengo entendido, estás muy interesada en el mundo de la fotografía y el audiovisual. En este disco se observa un cambio también en la estética, tanto como del arte, como en las fotos promocionales, mostrando a una Nat más madura en incluso más agresiva. ¿Ha sido un cambio preconcebido o ha ido saliendo así?

Es un poco como mi música, me pasa con la imagen igual, me gusta cambiar, soy una tía como muy errante. Desde el primer disco a este, el cambio ha sido grande, tanto en el look, como bien dices, como con las fotos. Las canciones en este disco invitan más al rock, de ahí que la imagen sea ahora como más “agresiva”, aunque ha salido de forma natural. En cuanto al arte del disco, la portada y demás, siempre me ha gustado que las portadas estén relacionadas con la grabación del disco, y suelo huir de la típica foto de estudio. Así que, dije: esto tiene que ser como la típica postal que te llevas de un sitio de recuerdo. Lo que hicimos es, en un bosque de Carolina del Norte, cuando íbamos paseando, me sacaron varias fotos y escogimos las del disco. La foto de la portada, por ejemplo, es prácticamente un robado.

Me parece buena idea lo de que el arte sea algo relacionada con cada disco, me refiero al lugar de donde se graba.

Sí, me recuerda a las portadas de los grupos de los años sesenta, como fotos que sin en una casa, o en la puerta de los estudios de grabación…

Vamos a remontarnos un poco a tus origines. Leí en una entrevista hace tiempo que, al principio, eso de subirte a un escenario te ponía francamente nerviosa. Es curioso que hay artistas que nunca logran superar ese miedo.

¿Has superado tu ese miedo o lo llevas contigo?

Aunque ya no tenga nada que ver con lo del principio, que era un saco de nervios, ahora he ido cogiendo más gusto por el directo y lo disfrutas más, y el proceso es así, se va cogiendo más gusto. Y es un tópico, pero es que los nervios del todo nunca se pasan, si se pasasen no creo que fuese bueno, significaría que no te importa mucho lo que haces, o que ya no disfrutas lo suficiente con ello.

No te voy a hacer la típica pregunta de por qué cantas inglés, porque sé que te sale así y porque el tipo de música que haces conlleva, evidentemente, que cantes en ese idioma. Pero lo que sí te voy a plantear es que, si eres consciente que, en España desde hace años, lo de cantar en inglés para llegar al público… como que no.  

(Risas) Es una barrera en eso estoy de acuerdo, es verdad que en España no somos muy bilingües. Por ejemplo, en México sí, o en el norte de Europa, por lo tanto, es más complicado llegar a todo el mundo aquí. Lo de cantar en inglés, pues es verdad que ya me sale de manera natural hace años, pero también es verdad que no veo porque en un futuro no pueda grabar en castellano. De hecho, tengo canciones escritas en castellano. Hay una versión, por ejemplo, del “Wicked Game”, de Chris Isaak, que no pudo ser grabada por un tema legal de autores, y es una pena. También depende mucho del tema que compongas, que puedan encajar o no, hay canciones en este disco que me las imagino en castellano y otras no.

Después del concierto de Madrid te enfrentas a una gira de unas diez fechas, entre ellas, dos grandes festivales, el Primavera Sound, en el que ya has estado y el Sonorama. Para tocar, prefieres ¿salas o festivales?

Hombre, depende de para qué publico toques porque, por ejemplo: una de las experiencias que he tenido en directo más bonitas ha sido tocar en el Huercasa, a ver que también es verdad que es un festival especializado en country. Pero luego tocas en un festival que no encajas y tocas para gente que no es tu público, pero les gusta y eso también es una sensación muy grande. Aunque es innegable que la experiencia de tocar en salas pequeñas pues puede que sea inigualable como, por ejemplo, cuando toqué en El Sol, que estás en contacto con tu público, con la gente que ha comprado la entrada para verte, es todo más cálido.

Ya, para ir terminando, no es por alabarte en plan exagerado, a mi este disco me parece que tendría que estar ya girando por Estados Unidos, creo que estás en el nivel.

Claro que lo he pensado. De hecho, si no me hubiera salido esta gira en España, así en plan serio, me hubiera lanzado a una gira americana. Es lo que siempre he querido hacer, yo creo que para el año que viene o al otro, tendré esa experiencia de girar por allí. Yo ya lo estoy proponiendo a mi manager, que vaya mirando para allá o me voy yo sola (risas).

¿Algo más que añadir?

Pues nada, simplemente que a la gente que venga a los conciertos, que va a escuchar más de lo que sale en el disco. Sobre todo, el concierto de Madrid va a ser muy especial. ¡Gracias por todo!

Nat Simons presentará en The Secret Social Club su nuevo álbum, este viernes 6 de abril.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.