King Gizzard & The Lizard Wizard with Mild High Club – Sketches of Brunswick East (Heavenly Recordings)

La verdad es que desde un tiempo a esta parte se ha hecho casi imposible seguir el ritmo abrumador de lanzamientos discográficos de King Grizzard & The Lizard Wizard. El año pasado publicaron cinco trabajos y en este 2018 han prometido publicar “sólo” doce discos. Vacile o no, la verdad es que la incontinencia creativa de los australianos no parece tener fin.

En esta ocasión, nos vamos a detener en el rescate de uno de sus últimos lanzamientos del pasado año, Sketches of Brunswich East (17) para el que se aliaron con los no menos marcianos Mild High Club, combo norteamericano afín igualmente al movimiento neo-psicodélico.

Cada propuesta sonora de King Gizzard (etc.) supone un todo compacto y una manera concreta de alcanzar un objetivo; digamos que dentro de su exploración abierta, cada paso busca un resultado definido y claro, siendo esta su mayor virtud. En este caso, la alianza de ambas bandas se traduce en una fusión adictiva que mezcla jazz con bossa-nova. Riffs marcianos, líneas de bajo extraordinarias, ecos de Frank Zappa, del Sgt. Pepper’s o del Pet Sounds para firmar otro clásico contemporáneo en sus coordenadas sonoras.

Polifónico, exuberante, hipnótico, sensual…pueden añadir los adjetivos que les plazca, pero lo que resulta innegable es su valía musical y su capacidad para sacarnos fuera de este mundo, tan palmarias como la necesidad que tenemos de reinventarlo dentro y fuera del arte.

Escucha King Gizzard & The Lizard Wizard with Mild High Club – Sketches of Brunswick East

 

2 comentarios sobre “King Gizzard & The Lizard Wizard with Mild High Club – Sketches of Brunswick East (Heavenly Recordings)

  • el 21 Marzo, 2018 a las 1:56 pm
    Permalink

    Este disco es de 2017. ¿Por qué lo ponéis ahora?

    Respuesta
  • el 22 Marzo, 2018 a las 7:07 am
    Permalink

    Porque a esta buena gente de Muzikalia le preocupan más los contenidos que el ser los primeros. Si no te interesa, no la leas y punto. La música y los discos no tienen edad, coño. Qué ganas de tocar los cojones…

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.