Bettye LaVette – Things have changed (Verve / UMG)

Hace más de 15 años se lanzó un mamotreto de proporciones desmesuradas llamado Chimes of Freedom con el que se celebraban los 50 años de Amnistía Internacional. Un proyecto excesivo a todas luces: más de 70 canciones de Bob Dylan versionadas por artistas de muy diferentes estilos y con resultados bastante discutibles en general. Lógicamente entre esa desproporcionada cantidad de temas era casi imposible no encontrar alguna versión que valiera realmente la pena, alguna pequeña joya entre tanto pedrusco. Bettye Lavette, con su interpretación de «Most of the time», protagonizaba uno de los momentos más memorables del recopilatorio. Buena elección, además, ya que siempre se agradece que se meta mano a una canción que no esté entre las de siempre a la hora de realizar proyectos de este tipo.

Ahora la veterana cantante soul, que está viviendo un siglo XXI de ensueño y lanzando discos realmente deliciosos, se atreve con un álbum entero de versiones de Dylan. De nuevo da en el clavo escogiendo las canciones, recuperando algunas poco valoradas como «Ain’t talkin’» y un tema de su infravalorada época cristiana como «Do right to me baby (do unto others)», además de otras canciones de sus discos de los 80, siempre menos valorados que sus clásicos de los 60 y 70 pero también, muchos de ellos, altamente recomendables.

Curiosamente, son quizás las versiones de las canciones más conocidas las que deslumbran, al menos en unas primeras escuchas. «Things have changed» se convierte aquí, por obra y gracia de la fabulosa voz de Lavette pero también gracias a una banda tremendamente efectiva y poderosa (con el batería Steve Jordan, entre otros) en una potente pieza de R&B. «It ain’t me babe», a continuación, es abordada desde un enfoque más soul, con resultados incendiarios. «The times they are a-changin’» resulta casi irreconocible, en el mejor estilo Dylan en vivo. Aparte de estos temas, y de la emoción que desprenden «Emotionally yours» o «Mama, you been on my mind», destaca también la aportación de Keith Richards en «Political world» y de Trombone Shorty en «What was it you wanted». Aunque la realidad es que Bettye Lavette se vale sola, junto a la tremenda banda que la acompaña, para defender este espectacular disco. Muy recomendable, aunque no puedas soportar a Bob Dylan. Lo cual es, dicho sea de paso, una muestra de su grandeza como autor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.