La Casa Azul – Universidad Pública de Navarra (Pamplona)

Guille Milkyway presentó vergonzoso su nuevo trabajo Tan Simple Como El Amor en la cafetería de la Univerisidad Pública de Navarra. Hora de concierto. Amantes de la música más ñoña. Para la ocasión no faltaron chicles cosmos, galletas y luces tecnicolor.

Instrumentos pregrabados. Si. No estaban sus chicos: Virginia, Sergio, David, Clara y Oscar. No estaba la imagen de La Casa Azul pero sí un entregado productor: Guille Milkyway. No decepcionó. Todo lo contrario. Cantó, tocó el piano, la melódica y la guitarra por encima de las canciones que él mismo lanzaba desde el reproductor.

El público acogió al cerebro de La Casa Azul desde la primera canción. Pero más aún cuando dejó las bases pregrabadas y se sentó al piano. “Esto me da mucha vergüenza. Imaginaros que soy Alex Ubago” (Y la gente se lo debió imaginar porque Guille no paró de firmar autógrafos después del concierto). Cantó al unísono del público con el piano “C’est fini”. A partir de ahí, Guille tenía al público en el bolsillo.

Corto pero intenso. Faltó la versión de Family “Viaje a los Sueños Polares”. Guille dijo que esa no la llevaba encima. Eso es lo malo de llevar las canciones pregrabadas ya que no hubiera ocurrido si fuera un grupo tocando en directo. Pero eso no importó a los asistentes. Las melodías y las letra son buenas. Destacar como momentos cósmicos la canción “Como un fan” de su último disco Tan Simple Como el Amor y “Galletas” de su anterior disco El Sonido Efervescente de La Casa Azul.

No hubo bises. Eso, hubiera sido “lo más”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.