Lupe Catalá: saltar al vacío…y volar

En tiempos de crisis el romanticismo cotiza a la baja. Ya lo resumió magistralmente Bertolt Brecht en los convulsos años 30 con su conocida frase “Malos tiempos para la lírica“, que posteriormente Golpes Bajos usaron para dar nombre a una de sus canciones más famosas. También El Último De La Fila se inspiraron en una expresión similar de otro dramaturgo famoso: “Cuando la pobreza entra por la puerta, el amor salta por la ventana” es una traducción libre de una frase de Oscar Wilde en El Retrato de Dorian Gray.

Por suerte existen personas que parecen inmunes al desaliento que nos invade a la mayoría. Personas especiales como la cantautora valenciana Lupe Catalá, que cuando peor están los tiempos para la lírica decide dar un salto al vacío (Saltar al vacío es justamente el nombre de su EP) y arriesgarse a compartir sus sentimientos con la mayor cantidad posible de gente.

En un mundo que por momentos parece derrumbarse, las canciones de Lupe (en castellano o en valenciano) son un soplo de brisa fresca. Son sinceras, valientes, directas. Te las crees, te hacen vivir sus vivencias y rememorar las tuyas. “Una guitarra nos atrapó” o “Quédate” desprenden un romanticismo y un aura positiva que también emana de su autora. Lupe es un espíritu libre que nos invita a compartir su libertad en temas como “Ojalá” o “Despullar l’ànima”; también es una generosa amante de su familia capaz de dedicar una canción (“No serà igual sense tu”) a su sobrino; finalmente, pero no menos importante, es una persona valiente que en “Saltar al vacío” nos hace partícipes de su visión, envidiable, de la vida.

Aunque las canciones las compone a solas con su guitarra, en el disco las encontramos adornadas por unos excelentes arreglos y una variada instrumentación, cortesía del productor Paco Garnelo. En cualquier caso las canciones funcionan tanto en acústico como con una buena banda detrás y un registro más rockero, como pudimos comprobar en el pasado QFestival. No en vano sus principales bazas son las letras y la personal voz de Lupe, una voz que recuerda a Ella Baila Sola principalmente, pero también a Rosana o Merche Corisco en ocasiones.

Efectivamente, son malos tiempos para la lírica, la poesía y el romanticismo. Afortunadamente, para ella y para nosotros, Lupe Catalá parece haber decidido organizar su vida y su carrera de espaldas a esta triste realidad y aplicarse otra conocida frase bastante más positiva: “Al mal tiempo, buena cara“.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.