Nick Cave And The Bad Seeds – Skeleton Tree (Bad Seed Ltd.)

Para hablar de Skeleton Tree, nuevo álbum de Nick Cave, es inevitable comenzar por el contexto: en julio del año pasado, mientras trabajaba en su siguiente paso con los Bad Seeds tras el espléndido Push The Sky Away (2013), moría su hijo adolescente al precipitarse por un barranco cerca de Brighton tras haber consumido LSD. Dicha circunstancia trágica, lejos de paralizar el desarrollo del álbum, precipitó la gestación de una obra mayúscula cincelada por ese dolor tan agudo y descarnado que provoca la pérdida de un vástago. Impregnado transversalmente por el consiguiente hundimiento emocional, Skeleton Tree sólo se entiende a modo de terapia curativa, como refleja One More Time With Feeling, documental rodado por su compatriota Andrew Dominik durante la grabación del álbum, donde vemos al australiano tan reflexivo como devastado, perdido en su propia espiral, buscando respuestas a preguntas que desconoce; el mismo Cave que no esconde su enorme duelo en este depresivo, espectral y sobresaliente Skeleton Tree.

En este estado de shock, cabían dos posibilidades para plasmar su tragedia: ¿introspección o furia?, ¿minimalismo o ruido?, ¿No More Shall We Part o Grinderman? Desde los primeros compases de “Jesus Alone”, single que abre el disco entre brumas industriales y teclados etéreos, vemos que mira hacia dentro. Las ocho canciones de Skeleton Tree se asoman al abismo sin adornos mediante angustiosas atmosferas sobre las que esparce sus letanías de duelo sin anestesia. Algunos de sus versos turban profundamente y provocan empatía inmediata ante un dolor tan humano: “And if you want to bleed, don’t breathe a word / Just step away and let the world spin” canta en “Girl in Amber”, “With my voice I´m calling you” repite en “Jesus Alone”. No hay estribillos y la melodía es casi inexistente frente a las texturas, con la impronta de su sempiterna mano derecha Warren Ellis más presente que nunca en programaciones y percusiones que arrinconan en ocasiones al piano de Cave, empleado en esta ocasión para subrayar determinados pasajes más que para construir el armazón de las canciones.

Minimalista pero en absoluto simple, prolonga algunas señas de identidad de Push The Sky Away -más “We know who u are” que “Jubilee Street”, para entendernos- radicalizando la fórmula. La sombría pero espaciosa producción muestra su voz, herida y hermosa, más profunda que nunca, en primer plano, algo que marida a la perfección con el carácter confesional de la obra. Por contra, la operística voz de Else Torpe en “Distant sky” es lo único que chirría en todo el minutaje -descoloca en un universo tan privado-, donde además de la citada “Jesus Alone”, cada canción destaca por algo: el fraseo arrastrado de “Rings of Saturn” y sus extravagantes segundas voces; la tristeza fantasmal de “Girl in Amber”, que remite a la estupenda “Mermaids”; el angustioso piano de “Magneto” enlazado con una “Anthrocene” que pasaría por un score para David Lynch firmado por Thom Yorke; los ritmos disfuncionales de la preciosa y demoledora “I need you”; la flotante solemnidad de “Distant Sky” y, por último, la armonía que quiere brotar, como un rayo de esperanza final, entre tras los vapores de “Skeleton Tree”, canción que titula y cierra esta obra mayúscula sobre el amor y su ausencia, sobre la búsqueda de algo o alguien a quien amar, cuya escucha estremece a la vez que reconforta.

2 comentarios sobre “Nick Cave And The Bad Seeds – Skeleton Tree (Bad Seed Ltd.)

  • el 23 Septiembre, 2016 a las 3:08 pm
    Permalink

    No creo que vuelvan a nacer tipos como este. A mí el disco me gusta mucho. Como casi todo lo que hace.

    Respuesta
    • el 27 Septiembre, 2016 a las 8:40 pm
      Permalink

      Como diría el alcalde de ‘Amanece que no es poco’, nosotros somos contingentes, Nick es necesario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.