Pleasant Dreams

En el pop español, no está todo inventado, ni mucho menos

Hacia los bosques del sur es el segundo álbum del grupo Pleasant Dreams. Canciones indie-pop muy luminosas y frescas que quieren emocionar y conectar.
 
Admiten que no son un grupo que hace canciones “como churros” y que tienen un proceso lento de elaboración.  Son amantes de la música y se sienten identificados con todos “aquellos que se mueven por hacer propuestas interesantes, pensando casi siempre más con el corazón que con la cabeza”. También tienen claro, como cuentan en esta entrevista, que “no creen en estilos determinados ni en épocas concretas, sino en grandes discos y buenos grupos” y que en el pop español “no está todo inventado, ni mucho menos”.  
 
¿Cómo ha sido el proceso de creación de las canciones del disco?
Pausado y tranquilo, no somos un grupo de hacer canciones como churros, no porque no queramos, sino porque tenemos un proceso de composición realmente lento. Las ideas, sucesiones de acordes, frases, melodías, se van acumulando poco a poco sin ningún tipo de organización; cuando decidimos desarrollar alguna de ellas es porque ya le vemos algo que puede hacerla especial y con el tiempo termina siendo canción. Nos dejamos infinidad de esbozos por el camino.
 
¿Qué os transmite la música que hacéis?
La música tiene que emocionar, a quien la hace y quien la escucha, y cuando esto ocurre al mismo tiempo…
 
¿Cómo os gustaría que Hacia los bosques del sur fuera recordado?
Cómo el segundo disco de una larga trayectoria.
 
¿Qué es lo que no os gustaría que dijeran de Hacia los bosques?
Que el primero era mejor.
 
¿Qué habéis querido transmitir con vuestras letras?, y ¿en qué os inspiráis para hacerlas?
Detrás de cada letra de Pleasant Dreams siempre hay vivencias personales, cosas que te motivan, que temes, que amas, que sientes, gente anónima o personas cercanas a quienes quieres dedicarle unos pedacitos de inspiración y acaban asomando en algún verso. Si quien las escuche puede sentir la historia como propia, no se puede pedir más.
 
¿Qué ha cambiado en la banda en estos cuatro años desde la publicación de vuestro primer disco Podría ser hoy?
Hemos pasado de ser seis componentes a tres en directo, ya sabes, los recortes. Esto nos hace más fácil la logística a la hora de ensayar y de movernos por ahí. También el sonido, quieras que no cuatro años dan para aprender mucho: tocas mejor y tanteas con nuevas sonoridades.
 
¿Tenías claro desde el inicio de grabar el álbum incluir sonidos inspirados en las bandas de música municipales del levante español? ¿Qué le aporta el disco?
Sí, es algo que vimos muy claro a partir de un proyecto escolar que hicimos junto a la Banda Joven de Betxí. Nos dimos cuenta de que todas esas secciones de madera y metal encajaban muy bien con nuestras canciones. El hecho de que tuviéramos muchísimos buenos músicos de estas bandas municipales a nuestro alcance y la total implicación de Jordi Villarroya con los arreglos, hizo el resto. Le aporta al disco un enfoque con más carácter, mediterráneo, muy cercano a nuestra tierra.
 
Es inevitable comparar la frescura de vuestro disco con Un soplo en el corazón de Family, ¿os ha influido este clásico disco a la hora de elaborar vuestro disco?
La verdad es que no hay ningún disco de cabecera detrás de Hacia los bosques del sur. Ha sido el resultado de un proceso largo del que han formado parte muchos invitados, de muy diversos bagajes musicales. Aunque siempre nos han comparado con el llamado Donosti Sound, supongo que por el tipo de melodías y las historias que esconden nuestras canciones, tenemos que reconocer que ha sido toda una sorpresa la cantidad de referencias a Family que nos han hecho con este disco. Es un halago que sea comparado con uno de los discos más influyentes de la historia del pop español, y que desde luego a nosotros nos encanta.
 
¿Qué grupos citarías más entre vuestras influencias?
Pese a que hemos tratado de darle un giro más autóctono a nuestras canciones, siempre nos hemos identificado mejor con las referencias anglosajonas. Seguimos con especial interés actualmente a gente como Iron & Wine, Bright Eyes, Fleet Foxes, Lambchop, Neil Halstead, Sufjan Stevens… la lista sería inagotable y se amplía cada día.
 
¿Os cerráis en el futuro tocar estilos distintos?
No, nuestro estado civil es liberal.
 
¿Cómo ha influido Adam Selzer en el disco?
Desde que colaboró con nosotros con la versión de la canción popular “La Panderola”, nos dimos cuenta de que era el enfoque que queríamos para el nuevo el disco. No deja de ser arriesgado confiar la mezcla del disco a una persona tan externa al grupo, más aún cuando nosotros mismos no estuvimos presentes en las mezclas, pero él tiene una visión de la producción muy clara y le dimos total libertad para manipular nuestras pistas.
 
¿El pop español aún está por reinventarse?
No creemos en estilos determinados, ni en épocas concretas, sino en grandes discos, buenos grupos, escenas musicales muy interesantes en ciertas ciudades, ediciones de festivales que te marcan. No está todo inventado ni mucho menos.
 
¿Cómo percibís el panorama de la música pop-indie española actual?, ¿con qué bandas os sentís identificados?
Al hilo de la pregunta anterior, vivimos en una época en la que se están haciendo cosas realmente interesantes y se nota un afán de superación que da para ser optimista con la escena musical independiente en España, al menos a nivel creativo. Eso sí, las instituciones siguen mirando para otro lado, y eso no ayuda. En lo económico es un momento difícil para todos, pero más aún para la música, y todavía más al nivel que grupos como nosotros nos movemos. Salir a tocar es perder dinero muchas veces; grabar un disco, qué te vamos a contar. Nos sentimos identificados con todos aquellos que se mueven por hacer propuestas interesantes, pensando casi siempre más con el corazón que con la cabeza.
 
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.