Steven Munar & The Miracle Band – Violet Koski (La Cúpula)

Steven Munar es un artista británico que lleva desde finales de los 80 en España, afincado primero en Mallorca y desde hace un tiempo en Barcelona. Su carrera, extensa, no ha tenido hasta ahora la repercusión que hubiese merecido. Solo en los últimos años se ha visto reivindicada con diversas reediciones de sus discos así como un documental que se presentó en el pasado In-Edit. Casi al mismo tiempo veía la luz su último trabajo hasta la fecha con la que parece su banda consolidada, The Miracle Band. Hablamos de Violet Koski (La Cúpula Records, 2017), un disco que quizás no aparezca en muchas listas de fin de año pero que, como siempre, es un peldaño más, siempre hacia arriba en esa carrera de fondo a la que parece abocado Munar.

No hay excesivas novedades en este nuevo álbum de Steven Munar, pero sí que se aprecia un deseo de explorar, aunque sea levemente y sin rupturas, nuevos caminos. Las temáticas suelen ser las de siempre, inquietudes personales del autor y su relación con su familia. El título del álbum, Violet Koski, hace referencia a su abuela materna, mientras que otros temas como “Mother”, “Never believe” y “Stillness” habla de su madre, su hija y su padre, respectivamente. Musicalmente, sin embargo, se aprecian algunos movimientos. Aunque se hable en la promoción de Talking Heads o Nick Cave, Steven Munar se aleja de sus referencias más socorridas para adentrarse en un terreno, el del pop intimista y recitado, con arreglos abundantes pero no excesivos, que quizás lo emparente más con gente como Robyn Hitchcock, Ken Stringfellow o el David Bowie del cambio de siglo si le quitamos su envoltorio electrónico.

Llaman la atención los ritmos sincopados, casi jazzísticos, que marca la percusión sobre todo en temas como “Wasteland”, “Lonely hearts, where do they go?” y en algún otro momento del disco. También algún pedal steel, o el vuelco fronterizo que toma una “Fuck your vanity” que transita por distintos estilos a lo largo de su minutaje. No es, por tanto un pop al uso. Sí, los Beatles están muy presentes en su obra, pero más como inspiración que como modelo a imitar. Steven Munar va por libre, se labra su propio camino, y en él cabe todo lo que le ayude a no repetirse, a seguir experimentando y, al mismo tiempo, a consolidar su personalidad musical.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.