Tindersticks, (Teatro Circo Price) Madrid 21/07/16

Hay artistas con los que existe una incomprensible y aceptada indulgencia por parte de crítica y público con cada uno de los pasos que dan, independientemente de la calidad y de la valía de ellos. Tindersticks, sin lugar a dudas, sería uno de esos casos.

Parece que ya nadie se acuerda –ellos mismos los primeros- de que Tindesticks son lo que son gracias a sus tres primeras obras capitales (sus dos discos homónimos y el soberbio Curtains (97)) y, también, ese posterior milagro que fue el alucinante Waiting for the Moon (03). Posteriormente, fugas del seno de la banda –entre ellas las del fundamental multiinstrumentista Dickton Hinchliffe– y reestructuraciones varias, dieron lugar a una segunda etapa del combo protagonizada por una impoluta factura discográfica tan elegante como, comparada con su pasado, inocua y carente de arrebatadora pasión.

Y esa etapa fue la que marcó decisivamente el concierto de la pasada noche en Madrid dentro del ciclo de shows de Veranos en el Price. Unas formas aseadas, inmaculadas, asépticas y profesionales para facturar una actuación terriblemente lineal y plana, donde la intensidad y la emoción asomaron con cuentagotas (“Were we once lovers?, “Boobar comeback to me”, “We are dreamers!” y el rescate de “She’s gone”, tocada un poco de aquella manera).

Pero la forma de obviar su primera etapa, tan consciente como premeditada, clama al cielo, bien está que una banda sepa sobrevivir a sí misma, pero dejar de lado un cancionero del todo indiscutible es algo que a cualquier fan que se precie termina por crispar.

Una madurez en estudio encomiable, incluso inquieta, pero que sobre las tablas peca de una sobriedad y unas formas ciertamente lacias y cansinas. Menos mal que el bis con dos recuerdos del, insisto, esencial sin que muchos se hayan dado cuenta Waiting for the moon, “Sometimes it hurts” y “My oblivion” –ésta infinitamente peor en cualquier sentido que en disco, cosa por otra parte inevitable ante semejante canción monumental-, maquillaron algo una velada en la que sólo salieron satisfechos esos que ya conocen ustedes: los que dicen en alto entre canciones “qué buenos son esta gente” para que “lo sepamos” los demás y te cuentan diez días antes que irán a ver a Tindersticks y diez días después que estuvieron allí.

3 comentarios sobre “Tindersticks, (Teatro Circo Price) Madrid 21/07/16

  • el 24 Julio, 2016 a las 11:34 am
    Permalink

    Yo estuve allí. Buena crítica, pero me hubiera gustado más escuchar sobre el concierto y el sonido que sobre ti. Aséate antes de escribir.

    Respuesta
    • el 26 Julio, 2016 a las 9:22 am
      Permalink

      Cometes en la respuesta el mismo pecado que el crítico: falta de respeto.

  • el 26 Julio, 2016 a las 9:20 am
    Permalink

    Buenos días,

    soy una de esas personas que no falla a ninguno de los conciertos de los Tindersticks en Madrid; creo que mas que ‘incomprensible y aceptada indulgencia por parte de crítica y público’, esa fidelidad se ha cimentado durante años de manera honesta y férrea, construida sobre la base de una trayectoria musical sincera e indiscutible, mas allá de gustos particulares. Por tanto, en este punto, creo que el inicio de la crítica es desafortunado.
    Con todo, hay una parte con la que estoy de acuerdo, y es que la prodigalidad de los ingleses durante los últimos años ha hecho que podamos comprobar que no todo son aciertos en sus últimos discos y directos. Estoy muy de acuerdo en que la elección del setlist de esta última gira patina mucho y frente a presencias no necesarias por reiterativas (A night so still) hay ausencias que llaman la atención. Creo que con algunos retoques el setlist ganaría en ritmo e intensidad. De hecho, si hay un grupo que tiene repertorio para reunir canciones gloriosas y ofrecer conciertos redondos es este.
    Lo dicho, no me gusta el posicionamiento del crítico, muy agresivo , pero si que comparto esa impresión de dejadez que haya podido dejar el concierto. De todos modos, si a alguien hay que serle fiel, es a los Tindersticks, y siempre que lancen un nuevo trabajo y lo presenten en Madrid estaremos para animarlos y apoyarlos. No abundan los artistas honestos y ellos lo son, a pesar de sus errores.
    Saludos.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.