Bantastic Fand – Somebody’s World (Perdición Records)

Bantastic Fand es una agrupación con un alto componente de quimera, por varios motivos: su líder e ideólogo, Nacho Para, abandonó una importante carrera en el periodismo para dedicarse a su pasión real, componer canciones. Además, la banda funciona como una hermandad. Si bien Nacho tiene la última palabra, suenan y se comportan como una tribu, una comuna formada por seis cerebros que viaja guiada por un solo corazón. El mismo que les fuerza a dirigirse hacia adelante respetándose a sí mismos y a su sueño. Por eso nunca tocan gratis, ni pasan por el aro de la industria discográfica, ni hacen nada que no quieran realmente hacer.

Los cimientos de esa hermandad los pusieron Nacho y Paco del Cerro, con quien comparte labores compositivas -a las que normalmente añade letras Pablo Vizcaíno– pero también están titanes como Chencho Vilar, Paloma del Cerro, Carlos Campoy o el gran Fernando Rubio, autor de Cheap Chinese Guitar, uno de los discos que más nos encandiló a algunos el año pasado y que también ahora asume labores de producción en la banda.

Todos ellos han ido construyendo algo. Ese algo comenzó a vislumbrarse en dos discos de estudio, Strong Enough To Refuse (2014) y Wellcome To Desert Town (2016), que si bien demostraban a base de canciones superlativas que no estábamos ante algo intrascendente, sí que es cierto que eran quizá demasiado deudores de sus referentes. Los ecos de Jayhawks, The Band o el omnipresente Dylan, del cual es admirador confeso Para (no sé si otorgarle el tan odiado por algunos calificativo de Dylanita…), eran quizá demasiado evidentes como para perfilar la personalidad propia que un combo como éste requiere para reivindicar la calidad musical que sin duda posee.

Ha tenido que llegar el normalmente tan temido tercer disco -sin contar el directo que media entre el segundo y éste- para que podamos afirmar con total rotundidad que al fin han encontrado un estilo propio, que no, no rechaza en absoluto los referentes citados, ni otros que también estaban ya ahí, pero la lectura de los mismos ya no es tal, sino una asimilación que hace propios los sonidos que han traído hasta aquí, hasta este preciso momento, a Bantastic Fand.

Por derecho propio, Somebody’s World, de nuevo autoeditado y producido a medias por Para y Rubio, sitúa a la banda en otro nivel que debería hallar su eco en lo alto del panorama nacional, dentro del cual ya son sin duda un secreto a voces. Y es que la paleta de color a la hora de hacer suya la música americana, como muchos intentan, pero pocos consiguen, se ha ampliado hasta puntos insospechados antaño.

Así lo demuestra una inicial “You”, que a ritmo de swing nos ofrece la puerta de entrada a todo un entramado de piezas de orfebre, cuidadosamente cinceladas, que van sucediéndose para acomodarse en nuestros pabellones auditivos y, a través de ellos, en nuestros corazones. Difícil resistirse ante el encanto rock, con miras equidistantes hacia Neil Young y Tom Petty, de “The kids brass band”. Difícil no sucumbir ante la carga emocional de “Everywhere”, que parece que haya sido grabada en el mismo Nashville, o ante las texturas delicadas de la maravillosa “Ancient light”, que por cierto canta Fernando Rubio.

Es una obra a todas luces más de banda, más capaz de maridar el espíritu mediterráneo que les confiere la región de Murcia a la que pertenecen y los sonidos norteamericanos que han asimilado todos sus componentes desde que tenían uso de razón. Todo eso aparece aquí reflejado en perfecta comunión. Lo vemos en piezas como “Smiling”, tremendamente soleadas, con esa voz de Paloma del Cerro que recuerda tanto a la de Sandy Denny, o en la final, “Way down”, que igualmente abriga el alma a base de convertir la referencia americana en lenguaje universal.

Y es que, ante todo, estamos ante un disco tremendamente humano. Su belleza reside en la verdad que trae la unión de todas las voluntades aquí congregadas para esculpir conjuntamente un proyecto tan respetuoso con sus referencias, como con su identidad. Se respira pasión, se respira amor en cada surco. Y podrá haber otras referencias más trascendentes este año a nivel de creatividad, pero a mi modo de ver, discos como éste, con la carga emocional que conllevan, la autenticidad de sus intenciones, la musicalidad pura de su mensaje y sobre todo, la infrecuencia de su propuesta, no tienen precio.

Escucha Bantastic Fand – Somebody’s World

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: Content is protected !!