Biffy Clyro – Ambassador Theatre (Dublín (Irlanda))

Cuando uno decide saldar una deuda histórica a más de 3000km de su casa, es porque la deuda es importante. Mi deuda con Biffy Clyro era más que eso. Ellos son protagonistas de una buena parte de la banda sonora de mi vida en estos últimos años, y no haberlos visto en directo me consumía por dentro.

El majestuoso Ambassador Theatre de Dublín era un lugar perfecto para la cita. La compañía, idónea. Y el casi lleno de la sala hacía presagiar una noche para no borrar nunca de la memoria.

“Saturday Superhouse” fue la encargada de abrir el concierto y hacer saltar las alarmas. ¿Qué pasa con el volumen? Si estoy en 5ª fila, ¿porque lo oigo todo tan flojito? Que sí, que daba igual, que allí había una banda dándolo todo, y un público muy joven entregado que no dejaba de saltar y arrastrarte en medio de unos pogos que no recordaba desde mis años mozos, y ha llovido… Pero se esperaba más.

“Just Boy”, de su primer disco, cayó en tercera posición, y con ella también decayó el nivel del concierto. Y es que los Biffy prescindieron de buena parte de su repertorio más contundente, léase “A day of”, “Semi-mental” o “Strung to your Ribcage”. Ni rastro de todas ellas.

A cambio, dosis extra de “Puzzle”, con “Who´s got a match”, “As dust dances”, “The conversation is…”, “Get fucked stud”, o el precioso bis acústico con “Machines”, y también momentos para el recuerdo, como “Liberate the illiterate”, “Questions and answers”, “My recovery injection” o una excitante “Glitter and Trauma”. Todo a un volumen contenido y eso sí, con una presencia escénica arrolladora y una banda de verdad. De esas que sienten y hacen sentir.

Al final, y sudado como un pollo, sensaciones contradictorias con la seguridad de que a pesar de todo, el viaje había valido la pena. Biffy Clyro son ahora reconocidos en medio mundo, sus conciertos se llenan y sus discos se venden como churros. Como suele pasar, nos hemos perdido buena parte de lo mejor de la película. Por eso, estaba bien saldar la deuda para dejar pasar paso a los nuevos tiempos. Siguiente capítulo, en febrero.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

WP-Backgrounds Lite by InoPlugs Web Design and Juwelier Schönmann 1010 Wien