Black Rebel Motorcycle Club – Howl (Echo/Pias)

El tener un debut apabullante y exitoso muchas veces te deja en la tesitura de intentar defenderlo en su continuación y muchas veces no sale bien. En el caso de Black Rebel Motorcycle Club (BRMC), si al revés de crítica y público le sumamos una serie de problemas personales y el despido de la compañía de discos, la situación con la que se encontraban hace un par de años era más que preocupante.

Pero lejos de tirar la toalla, quienes a principios de esta década compartieron el trío de ases junto a Strokes y White Stripes, han reorientado su discurso y se han aplicado el refrán de dar un paso atrás para volver a dar dos hacia delante . Así, el trío de San Francisco ha dejado por el momento aparcado su marcado sonido sucio y setentero y las distorsiones que les emparentaban a los tristemente desaparecidos Jesus & Mary Chain, para ahondar en las raíces del rock americano y entregarnos un disco sin artificios y con marcado espíritu acústico.

BRMC han pasado por los infiernos para recuperar la inspiración y ello se refleja en el brillante Howl, que toma el nombre de una creación del poeta beat Allen Ginsberg. En él, nos dan una lección de cómo mezclar los sonidos clásicos para llegar a sonar desnudos y a la vez emocionantes. Así el blues de “Shuffle Your Feet” o “Aint No Easy Way”, el folk de “Devils Waiting”, “Fault Line” o “Sympathetic Noose”, o los sonidos oscuros marca de la casa (“Weight Of The World”), que en ocasiones nos recuerdan a los Bunnymen (“Howl”) o en otras a Spiritualized (“Gospel Song”), dan como resultado su mejor disco hasta la fecha.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.