Carlos Ann – Entre Lujos y Otras Miserias (Moviedisco)

El título de este disco, anuncia muy bien lo que tenemos entre las manos, un lujo entre tantas y tantas miserias y eso es lo que debió de pensar Howie B., no olvidemos que negó sus servicios a la mismísima Madonna.

Canciones hedonistas, intimistas, con herencia añeja y bien curada del mejor tecno-pop de los 80, canciones para bailar con pelos de colores y pulseras negras en las muñecas. Su primer single, “Si tu quieres, mi princesa” nos convoca a la pista de baile para movernos alrededor de la bola de cristal, “Vámonos al mar”, “Dime” y “Me humillaste” reivindican un épica post-gótica casi inexistente en nuestro panorama nacional actual. Pero quizás los mejores momentos de este trabajo se encuentran en su principio y en su final, “Cualquier nombre” y “La tristeza no se va” son cantos decadentes que se ensalzan en nuestros oídos dejando un rastro de melancolía ajena, semejando recortes de tristezas que pertenecen a vidas ajenas.

Carlos Ann toca las estrellas siderales, se rodea de princesas y príncipes con tupés engominados para provocar en nuestras almas diferentes estados de ánimo, diferentes emociones, unas veces alegrías y otras tristezas, emociones iluminadas por los focos de la pista, melodías que nos hacen trasnochar.

Los que se aproximan a la treintena se volverán a enamorar de la moda juvenil y los poseedores de una década menos descubrirán donde se encuentra la base de muchos de esos grupos actuales, considerados como novedades.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.