Carlos Berlanga – Impermeable (Elefant Records)

Ya lo estábamos echando de menos, ¿verdad?, uno de los compositores más carismáticos del POP español, alcanzando la belleza y la sensibilidad por el camino de la sencillez, de la ironía y de la lingüística sonrojante.

Además, Carlos Berlanga no viene sólo, en esta ocasión se hace acompañar a lo largo de todo el disco por la producción del ubicuo Ibon Errazquin, lo que otorga a este Impermeable un cierto carácter acústico, especialmente presente en algunos temas, como Lady dilema, que abre el disco, y en el que la cadencia melancólica y cinematográfica del ritmo inicial recuerda a los Le Mansde Saudade, pero no tarda mucho (apenas un minuto) en atacarnos el encantador estribillo… ¿qué preferís, cine de acción o comedia de amor?.

Es innegable el estilo “fangoriano” por decirlo de un modo que nos entendamos todos, que viene y va a lo largo de las 10 canciones de Impermeable, acentuado en algunos temas como Por desgracia no con la colaboración a los coros de Alaska.

Suenan las trompetas y nos vamos A Cannes, pero además de las trompetas suenan unos teclados maravillosos, unos violines embrujados y una percusión casi hipnótica para dar vida a una de esas letras que sólo en la voz de Carlos Berlanga no suenan ridículas, y es que sólo él puede decir: “…y mi sitio está en la croissette, mientras observo a las starlets, mi foco fijo sobre una baguette, porque mi sitio está en Cannes…”.

Uno de nuestros temas favoritos es Vacaciones, en la que los bpm aumentan para redondear un hit de nuestros días, de esos que entran a la primera y con los que tu cuerpo no puede resistirse a bailar, y es que la mezcla de latex, mantequilla, gaseosa, caucho y champán solo puede tomarse a risa y a broma. El espíritu de Dinarama sigue presente en Cul de sac, con la presencia nuevamente de Alaska, al igual que en el tema anterior, aportando su voz para acompañar a la de Carlos Berlanga.

Oh, Dios mío!, llega Impermeabilizado, soberbia, brillante, un estribillo que se cuela por tus sentidos y una letra irónica como pocas, un encanto de pop atemporal, de nuestro pop, del que más nos gusta.

Sólo otra cosa, Wave, una vez más Carlos Berlanga rinde homenaje al carismático disco de Antonio Carlos Jobim, como ya hiciera con la portada de uno de sus discos anteriores, pero esta vez llega un poco más lejos y se atreve a versionear Wave, y sale del lance, más que airoso, triunfador, y es que este Impermeable rebosa plenitud, sensibilidad y buen hacer por las cuatro esquinas, desde el diseño a las letras pasando por la producción… a tus pies Carlos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.