Chvrches + Der Panther – Sala Apolo (Barcelona)

Famoso es este fenómeno por el cual la prensa se contagia e infla a un determinado artista que, ante tamaña expectativa y tras sólo algún que otro éxito, acaba deshinchándose cual globo. Muchos son los que han incluído en esta categoría a Chvrches, pero si darles tanto vuelo resulta quizás poco justo, también lo resultará cortarles las alas antes de que el tiempo haya podido confirmarlos o relegarlos al olvido.
La banda escocesa, formada por la curiosa combinación de Lauren Mayberry, Iain Cook y Martin Doherty -curiosa porque de buenas a primeras no parece que la dulzura y buen-niñismo de Lauren vaya a encajar con el saco de espasmos y sudor que es Doherty tras sus sintetizadores-, repetía en Barcelona tras la pasada edición del Primavera Sound en la Sala Apolo, presentando aún el que es su único álbum largo, The Bones Of What You Believe.
Der Panther fueron los elegidos para telonearles en esta ocasión. Una banda misteriosa de la que se saben tres cosas: que tiene orígenes madrileños; que su nombre proviene de unos versos de Rilke; y que actúan siempre tras un cubo de tela que actúa como lienzo en blanco protegiendo su anonimato y transformándolos en sombras sobre su show de luces y animaciones. Un gran descubrimiento para los amantes de la electrónica y el pop experimental que en breves podremos volver a ver en la capital catalana de mano del Primavera Club.
Chvrches empezaron con algo de lo más potente de su repertorio: “We Sink” y “Lies”. La voz de la cantante rindió como debía y aunque parecía escatimar un poco en bailes la verdad es que esta sensación podía ser perfectamente producto de la comparación con sus compañeros terremoto; su imagen dulce no resultó ser ningún problema ni en el segundo tema, en el que tenía que interpretar frases como “I can sell you lies” o “I can feed your dirty mind” sinó más bien al contrario, impulsando una especie de devoción del público hacia lo adorable en cada una de las intervenciones entre temas.
Entre dos temas de los que más cerca quedarían del concepto canción de relleno si tuvieramos que escoger algunos del álbum, “By The Throat” y “Night Sky”, sonaba otro de sus hits, “Gun”, en el que de nuevo Lauren jugaba al papel de mujer de armas tomar. Tras estos llegaban el bonus track “Strong Hand” -si de una cosa dispone la banda es de bonus y covers para aburrir (Janelle Monáe, Haim, Whitney Houston, una fantástica del “Do I Wanna Know?” de Arctic Monkeys para Triple J, etc), aunque más allá de esta, seguramente por contener el verso que da título al álbum, no suelen interpretar ninguna en sus directos- y “Science/Visions”, muestra esta última de que también saben moverse en terrenos más ruidosos y turbios.
Otro clímax previsible, “Recover”, venía seguido de las dos interpretaciones más sorprendentes de la noche. Por un lado “Tether”, que por ser junto a “You Caught The Light” la única representación en el álbum de un tipo de ritmo más suave se antojaba inadecuada para el tipo de concierto en un principio y, en cambio, resultó ser una de las más aplaudidas y bailadas desde la subida a mitad de canción. Por el otro “Under The Tide”, que resultó la verdadera explosión del concierto por encima de cualquier hit gracias a la energía que puso Martin al substituir momentáneamente Lauren en el puesto de cantante. Como si de verdad se encontrara bajo el influjo de alguna marea desparramó energía por todos lados. Eso sí, sin que le cayera la gorra.
La noche terminaba con la reproducida hasta la extasiedad “The Mother We Share” por eso de dejar al público con buen sabor de boca, y dos bises elegidos un poco extrañamente: la anteriormente citada “You Caught The Light”, de nuevo liderada por Martin, y “Lungs”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.