Contempopranea – Alburquerque (Badajoz)

En 8 años, el Contempopranea, el festival de la escena indie celebrado en Alburquerque (Badajoz), se ha consolidado como uno de los más importantes a nivel nacional. No hace falta grandes cabezas de cartel internacionales; tampoco superficies con varios escenarios, ni campañas internacionales. Para poder gozar de un buen festival, sólo hace falta buenos grupos y muchas ganas de escuchar buena música y pasarlo bien en petit comité. Ése es parte del encanto del festival: la proximidad y la cercanía que se crea con el público, no esas cantidades inhumanas de público que acuden masivamente, sin apenas suficiente espacio para poder disfrutar de los conciertos.

Podríamos utilizar los tópicos del marco incomparable, del buen ambiente… pero todo eso sobra. Parece que está de moda celebrar los festivales en lugares emblemáticos de las localidades en los que tienen lugar: el Primavera Sound en el Poble español, el AV en el castillo de Fuengirola… El Castillo de Alburquerque es sin duda un paraje mágico. Un rinconcito en la montaña, al pie del castillo, recogido y con un sonido bastante bueno para ser al aire libre. Y, sobre todo, un cartel que recogía lo mejor de nuestro panorama, condensado en dos días de música, en el que por cierto se rendía homenaje al lamentablemente desaparecido Carlos Berlanga.

Viernes 25

El festival lo abría una banda extremeña. Panorama 73 eran los elegidos para tal desempeño. Es un grupo resurgido de otro con nombre a LP fantástico, Super 8. Un directo muy limpio, sin grandes ornamentos, como ocurre en su maqueta, y que va directo al público. Una media hora de toma de contacto. Y tras los extremeños llegaban los valencianos Kindergarten, con la presentación de su último disco, Digital Y Analógico y el recuerdo para los temas más representativos de su anterior trabajo, La Dificultad De Ser Normal. A destacar “Sara” en directo.

Maga sorprenden tanto en disco como en directo. Frágiles e intensos como siempre, en apenas 35 minutos nos regalaron los mejores temas de su EP y su LP. Se les vio algo nerviosos al principio, pero lograron resolver su actuación con soltura y mucha emoción. A pesar de sus continuos acoples de sonido, consiguieron entusiasmar a todo el público, sobre todo con temas como “Agosto Esquimal” (la mejor del concierto) y “Diecinueve”.

Deluxe, uno de los artistas más esperados, se presentaba en Alburquerque con nueva formación. Lo primero que resalta es que la banda se ha vuelto más rockera, abandonando el sonido limpio al que nos tenía acostumbrados.

Falta un poco de acople entre los músicos, y aunque Xoel compone grandes canciones y posee un gran talento, en directo se crece hasta la exageración. Ciertas actitudes encima de un escenario que desvirtúan hasta el mejor concierto del mundo: demasiada teatralidad y ornamentos para canciones que ya de por sí son fantásticas, para las que no necesita más elementos que su voz y su guitarra. No es necesario incluir estrofas de otras canciones (“Personal Jesus”, “With or Without you”) para introducir temas tan fantásticos como “Qué no”, “You’ve got too much, we got nothing at all”. En conjunto, un directo demasiado artificial, pero no exento de grandes momentos, como el tema “I’ll see you in London” o la citada “Qué no”, con la que cerró en concierto.

El cabeza de cartel de este primer día era Sexy Sadie. Con su Lost And Found recién estrenado, se decidían a darnos una muestra de este trabajo y de los temas que han llevado a los mallorquines a ser uno de los grupos punteros. Ya lo anunciaba el propio Jaime: ”vamos a tocar los temas más conocidos para que disfrutéis todos”. Y así fue. Una vez más, un directo magnífico lleno de grandes momentos, e incluso con la anécdota de la salida de Xoel (Deluxe) para interpretar juntos “Perlas Ensangrentadas”, del gran Carlos Berlanga, el homenajeado en esta edición por parte de la organización del festival.

Mercromina lo tuvo mucho más difícil. Con un repertorio oscuro, que iniciaron con un “Hacia el abismo”, de Berlanga, instrumental y muy intrigante, lograron unas cuotas importantes de intensidad, entendida como tedio, lo que provocó una desbandada general. Sólo con “Chaqueta de pana” Joaquín Pascual consiguió que el público volviera para disfrutar de su sonido limpio, aunque durillo para esas horas de la madrugada.

Desde León llegaban los sonidos más modernos de la mano de Galáctica. Abandonando su parte más pop y centrándose en la parte electrónica de la concepción del grupo, la formación de Roberto supo meterse en el bolsillo a un público entregado con “Electrónica”, “Mejor Berlín”, “Anticanción Del Verano”, e incluso la nueva “Tenerte Contra Perderte” (atención a este tema) y la versión de Berlanga “El Rey Del Glam”.

Para terminar la jornada Ellos. La banda de Guille y Santi en directo ha pasado a quintento, mejorando su sonido. Se les ve más maduros, y eso ya se nota con su último trabajo, Ni Lo Sé, Ni Me Importa, con el que han logrado reconocimientos incluso del propio Nacho Canut. La anécdota: la salida al escenario de Guille con una botella de vino y cuando el público le ofrecía bebida él respondía: ”No, gracias. No bebo”. Diversión asegurada.

Sábado 26

El sábado era un éxito garantizado… solo bastaba con llevar un grupo que no da posibilidad al fracaso, es decir, La Buena Vida, y otro, que haga lo que haga son coreados por las multitudes, es decir, Los Planetas. Los primeros empiezan a parecer estáticos, previsibles, suenan bien, pero es complicado no hacer sonar bien esas lentas y simples melodías, que no por ello faltas de hermosura, de los segundos poco podemos decir, no ofrecieron su peor concierto, pero por supuesto no dan de si todo lo que cabe esperar en un directo.

Había que estar tempranito para ver a una de las revelaciones de este año: el grupo ganador del Proyecto Demo 2003, los murcianosLou Anne. No defraudaron. Se les ve muy rodados y es que no son nada novatos, aún siendo un grupo de los llamados maqueteros. Hay proyectos anteriores que los amparan, Penélope Glamour o The Yellow Melodies.

¿Una piruleta pop? Bueno, pues nada mejor que la Cola Jet Set que recuerdan bastante a sus antecesores, Los Fresones Rebeldes, con Felipe a la guitarra. Amenizaron la puesta de sol con su pop refrescante e inmediato, mucho casio, y las voces de Ana (La monja enana) y Cristina (Los fresones rebeldes) entonando canciones como “Cosas que nunca se olvidan”. Espíritu fresón al 100%, que dio paso a Deneuve.

Con un directo seguro aunque bastante nerviosos, consiguieron encandilar en cierto modo a un público que coreaba los temas que forman parte de su debut, El amor visto desde el aire, e incluso algún inédito, como “Anne y Nick no tienen la culpa”, con la cual enlazaron su pequeño homenaje al maestro Berlanga, “Ni tú ni nadie”.

Y tras los cordobeses, La Buena Vida saldaban por fin la cuenta pendiente que tenían con el Contempopranea. Un repertorio repleto de grandes éxitos, como “Desde hoy en adelante” o “Verano”, y temas más recientes, de sus últimos álbumes, “Trigo limpio”, “Vapor de carga”, o el que se ha convertido en su canción por excelencia, “Qué nos va a pasar”. Aunque tuvieron que utilizar muchos arreglos pregrabados para conseguir plasmar la belleza de los arreglos orquestales de sus temas, consiguieron un sonido muy limpio. La sorpresa – intuido por la mayoría – fue la presencia de J para cantar junto a Irantzu Los Planetas. Sin duda, uno de sus mejores directos.

Y ya que J estaba por allí,… pues una ración de Los Planetas. Aunque resulta increíble la cantidad de gente a la que atraen (el público del sábado fue mucho mayor que el del viernes), sus directos siguen siendo desconcertantes. ¿Qué sucede que no consiguen sonar bien? En Alburquerque presentaron prácticamente el mismo directo que el del año pasado. Sin sorpresas – ni si quiera tocaron “El Hospital” en honor a Berlanga”, basaron su repertorio en los temas de su último trabajo, sin olvidar su ya tradicional final: el bis compuesto por “Cumpleaños Total” y “Mi hermana pequeña”. En fin. Los Planetas.

Los leoneses Juniper Moon se presentaban con nueva teclista, Eva, procedente del grupo gallego Los Contrastes, sustituyendo a Raquel, que ha dejado la formación para centrarse en otros proyectos personales. Con El Resto De Mi Vida han realizado uno de los mejores debuts que se pueden esperar de un grupo con dos singles en su haber. Y es que tienen un sonido muy fresco, con el cual explotan su punk – pop. A un servidor le recuerdan por momentos a la buena época de Aerolíneas Federales.

Y llegamos al mejor momento de la noche, al mejor del festival, y quizás el mejor del año. Entraba en escena uno de los grandes grupos de la música estatal: Chucho. La banda de Fernando Alfaro es simplemente superior. Aún incluso con ciertos problemas de salud del propio Fernando, así como con problemas de sonido, el embrujo de su música y sus letras conmocionó a todos los presentes, que se dejaron morder por esa vorágine musical. Se centró sobre todo en su último disco, Los Diarios De Petróleo, y fue realmente espectacular. El mejor concierto del festival.

Luxury 54 clausuraron el Contempopranea de manera brillante. Su vocalista María, contagió al auditorio con su actitud desenfadada y sus ganas de pasarlo bien.

Éxito de público y gente en términos generales con un promedio de edad más bajo que en otro tipo de festivales, jóvenes entregados a sus grupos que nos mostraban cuantas camisetas distintas podían llegar a tener de cada una de sus bandas predilectas, chapas de todos lo colores, buen ambiente, y un festival que va creciendo año a año, debido a la entrega total del pueblo y la mejora sustancial de cartel, esperamos que cuanto menos se mantenga en posteriores ediciones. El único pero: el homenaje a Berlanga pasó algo inadvertido.

Los rumores apuntan a que el año que viene los homenajeados podrían ser Family, allí estaremos para comprobarlo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.