Counting Crows – Hard Candy (Geffen Records)

Han pasado casi diez años desde que Counting Crows encabezaran las listas de todo el mundo con “Mr. Jones”. Sin embargo, para desesperación de su discográfica que esperaba vender otros 12 millones de discos, sus siguientes trabajos les alejaron de las radio fórmulas para situarlos en la escena alternativa. Su anterior álbum This Desert Life, producido por David Lowery, no fue nunca entendido; la mayoría de los temas eran en semi-directo, medios tiempos de corte alt-country y de más de cinco minutos, todo un atrevimiento.

Hard Candy es su retorno al primer plano internacional con el disco pop más accesible y colorista desde August and Everything After. Un golpe de efecto con un trabajo compacto que recupera el sonido de sus orígenes y que llegará a una audiencia más amplia, que incluirá desde seguidores de Tom Petty y Wilco a los de REM, Oasis o U2. Si tenemos en cuenta que Adam Duritz es uno de los mejores compositores americanos de la última década y que entre los 7 miembros de Counting Crows se encuentra gente con tanto talento como David Immergluck, era previsible que esto sucediera tarde o temprano.

Counting Crows son una banda con una gran capacidad para evolucionar sus temas en directo, por ello desde Abril a Enero de este año trabajaron con el nuevo material en vivo alternando con grabaciones en estudio. Más tarde Steve Lillywhite (U2) se unió al proyecto como productor.

El primer single “American Girls” estuvo a punto de ser descartado durante esta etapa por problemas con las voces. Adam Duritz tiró entonces de su lista de amigos en busca de ayuda. La primera persona a quien llamó fue Kelly Jones (Stereophonics) pero éste se encontraba grabando las demos de su próximo trabajo. Finalmente Sheryl Crow fue la escogida para rehacerlas. También pasaron por el estudio de los Crows; Ryan Adams, Dave Gibbs y Matthew Sweet.

“Richard Manuel is Dead” y “Hard Candy” mantienen esa sensación de estar escuchando un clásico que transmiten las melodías de Adam Durtiz mientras que “Carriage” y “Black and Blue” aportan su dosis habitual de melancolía. Con todo, esta vez hay una mayor presencia de canciones de corte totalmente pop; “Miami”, “New Frontier” o “American Girls” están listas para apoderarse de las ondas. Del lado más experimental de la banda surge “Good Time”, de la que existe otra versión sólo al piano circulando por ahí también altamente recomendable, y “Why Should You Come When I Call”, que sorprenderá a sus seguidores por su sonido 70’s y sus voces a lo Brian Wilson. Atención a “Holiday in Spain” una canción sobre dejarlo todo atrás y volar a Barcelona, algo que quizás suceda este noviembre.

“Up All Night”, merece una mención especial, es una de esas canciones adictivas que no puedes parar de escuchar. Los arreglos del disco son excepcionales y tanto Charlie, sobresaliente al piano, como Dave, Dan,Ben y Matt están en su mejor momento.

El cuarto proyecto de estudio de Counting Crows iba a ser un disco de versiones. Esta idea fue finalmente descartada por lo que material grabado aparecerá como caras B. Entre ellas encontraremos material de Teenage Fanclub, Sparklehorse y clásicos de Dylan o Ronnie Lane. Entre todos que destacan la versión de “Big Yellow Taxi” de Joni Mitchell y Aime de Pure Pariré League. Parece que a los Counting Crows les gusta poner pistas ocultas en sus discos así que quizás encontréis alguna sorpresa en Hard Candy.

Después de que las entradas para sus dos conciertos en Londres desaparecieran en cuestión de minutos se leía en el Guardian: “Counting Crows tienen una de esas “mayorías silenciosas” que permanecen ocultas y se materializan súbitamente cuando la banda llega a la ciudad”. Seguro que tras Hard Candy serán muchos los que se sumen su lista de incondicionales porque estamos ante uno de los mejores discos del año, simplemente sensacional.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: Content is protected !!