Cuéntame una canción: “Born Slippy” de Underworld

Hay temas que pueden presumir de ser “generacionales”. Ese adjetivo es un gran honor, ya que sin toda producción artística que lo lleve a gala, cualquier crónica de un tiempo queda vacía, pero con él nos ahorramos inmediatamente narrar cómo era aquel espacio-tiempo al que evoca con solo mencionarlo. Y si hay una de esas canciones unánimemente aclamadas como generacionales, esa es “Born Slippy”, bien por su asociación inmediata a una película -también generacional- o bien por sus propios méritos, independientes y válidos de por sí y reivindicados durante décadas sin perder vigencia.

Underworld había entrado en la década de los 90 dejando atrás los devaneos de sus anteriores encarnaciones, estancadas en un espacio pop sin futuro y con unas producciones bastante mediocres. Echemos la vista atrás por un momento. Karl Hyde y Rick Smith se habían embarcado a principios de los 80 en un proyecto que bebía del reggae y del electropop. The Screen Gemz duraría poco y daría paso a Freur (aunque quizá debamos decir [freur], transcripción fonética del logo que era su nombre). El quinteto (Hyde y Smith más Bryn Burrows, Alfie Thomas y John Warwicker) detrás de aquel grafismo que parecía una marca alienígena de un campo de cultivo logró, en 1983, un relativo “éxito” con “Doot Doot”, un tema de synthpop ambiental y relajado que tuvo cierto recorrido. Sin embargo, en 1986, el proyecto se vio abocado a un nuevo cambio.

Fue entonces cuando nace Underworld Mk1 con cuatro quintas partes de [freur] intactos y una vocación más pop rock y hasta funk y quizá menos electrónica. Firmaron dos álbumes con Sire Records, los prescindibles Underneath the Radar (1988) y Change the Weather (1989), y en 1990 dieron por imposible el camino del rock bailable un tanto mediocre al que habían dedicado su, entonces, última encarnación.

Underworld foto promo

Sin embargo, es de valientes ser atrevido y no pasó mucho hasta que dieron con la fórmula que llevaría a Smith y Hyde a ser lo que son hoy, algo que jamás habrían logrado sin Darren Emerson. La incorporación de este DJ a la formación en 1991 sería la definitiva rampa de lanzamiento y consolidación del sonido que tradicionalmente se atribuye a Underworld. Como un proceso de desestalinización como cualquier otro (ahí están Bad Religion y su Into The Unknown, o Kubrick con su Fear and Desire), Underworld Mk2 pondría el contador a cero. El techno y la electrónica se convirtieron exclusivamente en su firma, se apoderaron de las pistas de baile con remezclas y producciones mucho más aceptables y lanzaron su nuevo primer álbum, el fundamental dubnobasswithmyheadman (Junior Boy’s Own, 1994).

El vuelco era evidente, y se lo debían casi exclusivamente a la visión de Darren Emerson. La electrónica más pura se fue apoderando de un trío que comenzaba a consolidarse y a recoger, desde muy pronto, los frutos que se les habían resistido tanto tiempo. Los temas que lo hicieron posibles deambulaban entre el sello techno y la hipnosis progresiva, pasando por la herencia más pura del house o de reminiscencias ambient y siempre con la personal aportación de las letras de Karl Hyde, que nunca dejó su faceta de vocalista. En definitiva, había llegado el sonido Underworld para convertirse en una marca y quedarse para siempre.

Entre aquellas producciones de mediados de los 90 que seguían ya un patrón reconocible, comenzaría su historia una inédita “Born Slippy”. Underworld decidió repartir algunas copias promocionales en 1995 de un tema instrumental entre algunos DJs de la escena, un corte que coqueteaba con el jungle y que seguía aferrado a esa electronica (sin tilde) quebrada y de tintes progresivos. Sí, “Born Slippy” no contaba ni con letra, pero nominalmente fue así. Una audición al tema no engaña sobre quiénes estaban detrás, pero sí que resultó tremendamente engañosa tiempo después, cuando casi nadie sabía de su existencia.

 

Sin embargo, aquel prensado contenía una joya muy especial: en la cara B se escondía “Born Slippy .NUXX”, un tema que se distanciaba totalmente de su hermano del anverso y que proponía un viaje más intenso en lo musical, a base de partes bien diferenciadas y casi exclusivas de techno y texturas, con una aportación, esta vez sí, vocal marca de la casa.

Con una duración más que notable, los beats y la intensidad se mezclaban con letras exorcizantes. De hecho, la propuesta lírica era un descenso a los demonios de Karl Hyde. Abocado a los delirios provocados por su alcoholismo, el vocalista decidió compartir, o, por lo menos, exorcizar sus demonios etílicos a través de un grito de ayuda en forma de una angustiosa consecución de palabras, estados de ánimo y bucle muy ilustrativo de aquello por lo que estaba pasando.

Tras una noche de borrachera en The Ship, uno de los muchos pubs que se encuentran en Tottenham Court, en el Soho londinense, Karl Hyde experimenta uno de esos recurrentes episodios con el alcohol y decide plasmarlo. De toda la parte lírica, la más descriptiva con el hecho que la inspiró sería aquella que lo relataba en perspectiva: Squatting pissed in a tube- / Hole at Tottenham Court Road / I just come out of The Ship / Talking to the most / Blonde I ever met / Shouting Lager lager lager lager. Hecho mierda en un agujero, gritando desesperadamente por más alcohol que le mantenga muerto en vida, ya ve venir la eterna resaca y el bucle del que desea escapar, pero no puede: I know why you’re on your way / To a new tensión / Headache. La grabación de la parte vocal se hizo en una sola toma, algo que quizá represente muy bien el estado de ánimo de Hyde, y, aunque no lo parezca, hubo texto que se quedó fuera. Las bases vinieron después, derivando en el tema que todos conocemos.

Aunque prácticamente era imposible que ese corte saliera de la cara oculta de aquel sencillo, a pesar de ocupar algunos huecos en sus conciertos de 1994 y 1995, hubo una persona fundamental en esta historia que accedió a él y lo enmarcó como pieza esencial en uno de sus proyectos artísticos. El cineasta Danny Boyle, un apasionado de la música electrónica de aquellos incipientes años 90, llevaba tiempo obsesionado con dubnobasswithmyheadman. Por aquella época, el escocés andaba preparando Trainspotting, la adaptación de la transgresora y posmoderna novela de Irvine Welsh, y, tras encontrar en una cubeta el single “Born Slippy” y descubir .NUXX, supo que aquel ritmo machacón iba a tener un papel fundamental en su nueva película.

No obstante, la historia podría haber sido radicalmente distinta de no haber sido por la insistencia de Boyle. Cuando el director de cine propone a Underworld usar esa pieza para su película, Karl Hyde lo rechaza de plano. No era la primera vez que alguien había pensado en usar sus canciones para producciones cinematográficas, la mayoría de ellas para ambientar los turbios ambientes de los noventa. La asociación de un tema tan delicadamente personal y con tantos demonios con aquella orgía de drogas y alcohol era demasiado para ellos.

Sin embargo, el cineasta consiguió que visualizasen su idea mostrándoles varias partes de la película, y muy posiblemente la escena en la que finalmente se usaría, esa en la que (ojo, que destripamos el final de la película) Mark Renton acaba de consumar el palo que le da a sus supuestos colegas (menos a Spud). Aquella iniciativa pareció convencer a Hyde, que vio cómo aquella canción simbolizaría una crítica directa a las drogas con un final de redención absoluta: justo lo que él buscaba con sus letras.

 

Con el éxito de Trainspotting llegó la nueva vida de “Born Slippy .NUXX”. La película arrasó, y con ese impulso también lo hizo el que inmediatamente pasó a ser el tema principal de la película. Ya nada sería igual: ninguna de las dos partes podría ser disociada de la otra. Encabezando una tremenda banda sonora, aquella cara B destinada al olvido pasó a convertirse en un himno generacional.

El 23 de febrero de 1996 se había estrenado la película, y el 11 de marzo de ese mismo año Underworld lanzó Second Toughest in the Infants, el segundo álbum de su nueva vida. Aquel disco reafirmaba el compromiso del trío con la electrónica más pura, con un tema sobresaliente como “Pearl’s Girl” como ariete. Pero ese decalaje entre el éxito de Trainspotting y la salida del disco produjo una serie de eventos también fundamentales en la historia discográfica de este tema.

Con el impacto de la película y el tema todavía muy frescos, el 1 de julio decidió lanzarse “Born Slippy .NUXX” como sencillo por derecho propio, ocho días antes de que se pusiera a la venta la BSO de Trainspotting de la que se tornó esencial. El single la convertiría en tema individual y ya muy poca gente sabría de dónde había salido inicialmente: nadie intuía que la canción había pasado de la casi condena al olvido como cara B de un disco promocional a ser uno de los éxitos de aquel año.

Aquel sencillo contaría con ediciones para la radio y para el disco de la BSO, así como nuevas reinterpretaciones a cargo de Darren Price y la inclusión en los cedés de remezclas de “Banstyle”, tema del reciente álbum. “Born Slippy .NUXX” había renacido para ya nunca morir. Se realizó un videoclip de apoyo promocional que fue machacado en las televisiones casi tanto como su música en la radio, incrementando todavía más su notoriedad, si es que eso era posible.

 

Tanto fue el éxito del sencillo que en otoño de 1996 BMG relanzó Second Toughest in the Infants como edición especial, incluyendo un segundo disco que contenía “Born Slippy .NUXX” y “Rez”. Aquella extensión acabaría por vincular la canción más conocida de Underworld a un álbum, una integración que, de no ser por Trainspotting, posiblemente jamás habría sucedido.

En 2015, con algo de justicia divina, la primera “Born Slippy”, la del sencillo de 12”, reapareció en el lanzamiento especial de la reedición de Second Toughest in the Infants, una propuesta remasterizada del disco que, además, incluía otras piezas de la época entre las que se encontraba. Universal, además de liderar aquel rescate, incluyó en otro formato superdeluxe el homenaje definitivo: The Evolution Of Born Slippy (Nuxx): Various Versions Both Live + Studio, una relación de seis piezas que acompañaban a la versión definitiva en su evolución a través de grabaciones en directo de 1994 y otros conciertos.

Pero todavía quedaba por llegar la enésima vuelta de tuerca, y esta vendría de la mano de una ocasión especial a la que no podía faltar. Danny Boyle presenta al mundo en 2017 T2 Trainspotting, la secuela de su celebérrima película, basada, a su vez, en “Porno”, la secuela de “Trainspotting” escrita por el propio Irvine Welsh. 20 años acumulados entre sus protagonistas y en todos y cada uno de nosotros que mostraban con crudeza el paso de la vida aferrada al salvavidas de la nostalgia. Como no podía ser de otra forma, se planteó de nuevo la colaboración, y Rick Smith se lanzó a reformular aquel “Born Slippy” para adaptarlo al nuevo entorno que ofrecía la película. Aquello acabó con “Slow Slippy“, un tema distante del original, pero que permitía adecuarse a esas nuevas necesidades que el guion exigía. De nuevo, una BSO volvía a hablar por su calidad, y la versión completa “Long Slow Slippy” se publicó en una edición limitada de 12”.

Podría haber sido de distinta forma. Quizá Underworld hubiera triunfado por otros derroteros, pero la realidad es que la vida les embarcó en un viaje de carácter generacional de la mano de una película de culto que, a su vez, bebía de la nueva literatura que Irvine Welsh llevaba escupiendo ya algunos años. Nunca nadie pudo dividir esa asociación, ni hay un solo motivo para que eso suceda. Que se atrevan. Ahí radica la grandeza de este tema, de aquel momento y de aquel periodo. “Born Slippy .NUXX” sigue poniendo la piel de gallina como lo hizo aquel primer día en el que alguien lo rescató del olvido de una cubeta. Porque, en el fondo, nos habla de la vida de cada uno de nosotros, poniendo la banda sonora de todos esos momentos que vivimos y que creímos morir.

 

Ficha técnica:

Composición y producción: Rick Smith, Karl Hyde y Darren Emerson.

Discográficas: Junior Boy’s Own (R.U.), Wax Trax!, TVT (EE.UU.) Dance Pool, Logic (Australia).

Fecha de grabación: 1995, sobre producciones de 1994.

Fecha de lanzamiento: Julio de 1995 (lanzamiento original), 1 de julio de 1996 (sencillo de “Born Slippy .NUXX”), 8 de julio de 1996 (BSO de Trainspotting).

 

Letra:

Drive boy dive boy / Dirty numb angel boy / In the doorway boy
She was a lipstick boy/ She was a beautiful boy / And tears boy
And all in your inner space boy / You had / Hand girls boy
And steel boy / You had chemicals boy / I’ve grown so close to you
Boy and you just groan boy / She said come over come over
She smiled at you boy / Drive boy dive boy / Dirty numb angel boy
In the doorway boy / She was a lipstick boy / She was a beautiful boy
And tears boy / And all in your inner space boy / You had / Hand girls boy
And steel boy / You had chemicals boy / I’ve grown so close to you
Boy and you just groan boy / She said come over come over / She smiled at you boy.

Let your feelings slip boy / But never your mask boy
Random blonde bio high density random / Blonde boy blonde country blonde high density
You are my drug boy / You’re real boy / Speak to me and boy dog
Dirty numb cracking boy / You geting wet boy / Big big time boy
Acid bear boy / Babes and babes and babes and babes and babes
And remembering nothing boy / You like my tear hole boy
It gets Wet like an ángel / Derailed / You got a velvet mouth
You’re so succulent and beautiful / Shimmering and dirty / Wonderful and hot times
On your telephone line / And god and everything
On your telephone / And in walks an angel
And look at me mum / Squatting pissed in a tube- / Hole at Tottenham Court Road
I just come out of The Ship / Talking to the most / Blonde I ever met

Shouting
Lager lager lager lager / Shouting / Lager lager lager lager
Shouting… / Lager lager lager / Shouting
Mega mega white thing / Mega mega white thing / Mega mega white thing
Mega mega / Shouting lager lager lager lager / Mega mega white thing
Mega mega white thing / So many things to see and do / In the tube hole true
Blonde going back to Romford / Mega mega mega going back to Romford
How am I at having fun / I know why you’re on your way / To a new tension
Headache

 

Un comentario sobre “Cuéntame una canción: “Born Slippy” de Underworld

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

WP-Backgrounds Lite by InoPlugs Web Design and Juwelier Schönmann 1010 Wien