Entrevista con Niña Polaca

Hemos quedado en una cafetería de Lavapiés. Mejor dicho: hemos quedado en una cafetería de Lavapiés donde ponen las tazas más grandes de Madrid con la banda madrileña-alicantina Niña Polaca. Llegan Alberto y Álvaro, más conocidos como Beto y Surma. Empezamos con la típica conversación pandémica que, hoy en día, es sinónimo de nuevas formas de romper el hielo. Pedimos unas cervezas excepto el bajista del grupo, Beto. Él quiere su taza grande y mientras tanto, nos cuenta que se está tomando la vida de una forma estoica. Nos reímos y justo llega Sandra, también guitarrista del grupo Ginebras. Ya estamos casi todos. Son cuatro, falta Kobbe que no puede venir. Pero le esperamos en la próxima, cuando Niña Polaca saque su primer disco que, por cierto, está en camino. De lo que ya podemos hablar es del primer single de ese nuevo álbum, Joaquín Phoenix.

“Tocar en directo para una banda es gasolina”

¿Cómo definís a Niña Polaca?

Beto: Yo me quedo con la definición de que somos como de los 80.

Surma: Yo es que nunca he entendido lo de los 80.

Sandra: Nos han dicho alguna vez que nos parecemos rollo a Loquillo, salvando las distancias. (risas)

Alberto: En un principio, yo creo que pensábamos mucho en Carolina Durante, aunque luego dejamos de hacerlo.

Sandra: Yo es que entré más tarde, pero creo que decíais Carolina Durante porque al final pop, rock en español como que tampoco se veían muchos grupos. Y creo que al final Carolina Durante fueron los primeros más conocidos. Al final se tiende a encasquetar grupos que no tienen por qué ser grupos de géneros como tal.

Podríamos a decir que hay un género propio de grupos que surgen en Malasaña.

Sandra: Dicen que es la nueva movida madrileña.

Beto: Yo creo que es la movida de litros en el 2 de”. (risas)

De hecho, Alberto y Surma, os conocisteis por la ventana en un pisito de Malasaña

Beto: Yo me mudé con un colega a Malasaña.

Surma: Estaba zumbado y hacía rituales de romper platos…(risas)

Beto: Me lo pasé muy bien. (risas). Él se mudó a las dos semanas de llegar yo. Y mi compañero de piso y yo íbamos por Madrid cogiendo cosas para venderlas en Wallapop y él tenía la casa sin amueblar.

 

¿Qué tipo de cosas cogíais?

Beto: Un microondas que funcionaba por ejemplo y lo vendíamos por Wallapop. Y cuando llegó el, le hicimos un pack de cosas por 40 euros. (risas)

Y tú flipando, ¿no?

Surma: No, se lo compré. Me vino de puta madre porque no tenía ni un mueble.

Sandra: Fue el cóctel de bienvenida. En vez de unas pastitas. (risas)

Surma: tenía una habitación llena de basura y me vendió una armónica por 5 euros.

Beto: Así es como conocí a Surma. Y muchas veces me enfadaba porque grita mucho cantando y más de una vez me despertaba cantando.

Surma: Estamos hablando a las 13:00 del mediodía. (risas)

Beto: Y poco a poco fue pasando del “Surma, un café”. O me bajaba o él se subía. A mí me dejo una novia y me subía a llorar con Surma. En ese momento, yo estaba de técnico de sonido. Y le propuse a Surma grabarle canciones. Luego terminé avisando a Kobbe, con el que tenía una banda ya una banda y empezamos a ensayar. Moló y ahí empezamos.

Y luego llegó Sandra…

Sandra: necesitaban una cabeza pensante

Surma: al final la más loca es ella, pero eso no lo sabíamos al principio. (risas)

Sandra: Ellos ya tenían bastantes cosas grabadas y a mí me molaba porque era la primera vez que yo cogía la guitarra eléctrica en mi vida. Súper guay.

¿Se lleva bien lo de compaginar dos grupos a la vez?

Sandra: No y encima con un trabajo de 8 horas.

Sandra: Es lo que más miedo me da, que se nos solapen los conciertos. Porque al final a los ensayos si puedes ir, te rompes la cabeza ese día y no duermes, pero los conciertos… Ojalá pueda tocar jueves con Niña Polaca, viernes con Ginebras y así. Porque eso significará que nos va a todos de puta madre.

Y el nombre de Niña Polaca viene por un viaje a Polonia. ¿De dónde viene?

Sandra: porque son tíos heteros y les gusta ligar. De ahí viene básicamente. (risas)

Alberto: en Polonia era un canteo la belleza de las polacas. Y además Surma es polaco.

Surma: Bueno, soy medio polaco. Mi padre es polaco y mi madre es española.

Sandra: yo llevo dos años con ellos y la primera vez que le escuché hablar polaco fue este finde y reconozco que me puse un poco cachonda (risas).

Deberíais sacar alguna entrevista en polaco o meter un estribillo en polaco.

Sandra: Oye, pues sí. (risas)

Beto: hemos estado investigando la escena polaca y hay grupos interesantes…

Hoy sacáis nuevo single, “Joaquín Phoenix” y próximamente saldrá el segundo adelanto del que será vuestro primer álbum.

Surma: Sí, fuimos a casa de Beto que es el epicentro de la vida

Sandra: De hecho, allí se grabó Madrid Sin ti, Máster en imbécil…porque Beto es también productor. Entonces, nos fuimos allí a grabar maquetas y estuvimos tocando 24/7. Y estas dos nuevas canciones las grabamos allí también. Lo que sí es cierto es que ahora estamos con otro productor que pertenece a nuestro sello Sufterfuge Records.

Beto: Estamos muy contentos con el resultado. La primera que sale es Joaquín Phoenix.

¿Es cañera?

Surma: Es rápida, sí, pero triste. La escribí tras una ruptura y tal.

Vuestro primer álbum tras el recopilatorio de EPs que ha tenido una gran acogida con canciones como Madrid sin ti que en el confinamiento se convirtió en un himno. El videoclip también está guay.

Beto: Porque no salimos (risas)

Sandra: el videoclip es muy guay porque no se os ve la puta cara (risas)

Surma: el día de la grabación estaba con unas paperas que te cagas y parecía un ratón de laboratorio hinchado.

 

¿Y más allá de “Madrid Sin ti”, qué canción os mola más del recopilatorio?

Beto: Yo estoy hasta la polla de Madrid Sin ti (risas). Tocarla mola y en directo ya ni te cuento. Pero escucharla es como…que la he escuchado un millón de veces.

Sandra: a mí me gusta Wannabe porque es una canción que en los directos no queríamos tocar porque había muchas y siempre la quitábamos y eso hace que me guste más.

¿Cómo veis el panorama con la que está cayendo?

Beto: La putada es que las bandas pequeñas viven de los directos. Yo estoy seguro de que, si no hubiésemos tocado al principio y la motivación que conseguimos tener tras esos directos, no hubiera seguido. Tocar en directo para una banda es gasolina.

Surma: Claro. Si estás empezando ahora, estás en la mierda.

Beto: Exacto. Que las bandas pequeñas no puedan tocar pues te preguntas qué está pasando con la escena.

Sandra: Que sí, que escuchar Spotify está muy bien, pero lo que tú quieres es escuchar Spotify antes de ir al concierto de esa banda.

Foto Niña Polaca: @thespot_co y @surmadesigns

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

WP-Backgrounds Lite by InoPlugs Web Design and Juwelier Schönmann 1010 Wien