Entrevistamos a Astropálido

Un día de invierno de hace dos años dos músicos jovencísimos, residentes en Sevilla capital, decidieron grabar por fin una serie de canciones que llevaban guardadas en el cajón de “futuros posibles proyectos” demasiado tiempo. Según nos cuentan Rafa Leone (voz y guitarra) y Alejandro Vigil (guitarras) querían darle un giro, un nuevo rumbo a la forma de componer con Genérica, su banda de entonces, pero no sabían realmente cuál era la mejor forma de hacerlo. Entonces llamaron a Jordi Gil, un pequeño genio de la escena, para alquilar el estudio Sputnik, y al nuevo orden se unieron Alberto Moreno (batería) y Daniel Escortell (bajo, miembro de Furia y Glazz), músicos inmersos, especialmente el segundo, en proyectos de diversa procedencia sonora. El resultado fue Mentiras Para Contar La Verdad, un disco en el que reunieron esas canciones urgentes, montadas con coherencia, premeditación y alevosía y basadas en un incipiente gusto por el synth-pop que le daba a la banda la personalidad justa para seguirla a corto plazo. Ya han tocado en varios festivales (hablamos con ellos después de su presentación en el Nosinmúsica gaditano) y lo van a seguir haciendo. El Puerto de Santa María, Caños de Meca, Sevilla y Granada son algunos de sus próximos destinos. Astropálido se llaman, y con sumo gusto e interés se escuchan su música y sus palabras.

Un día después de haber debutado en un escenario grande, pese a ser el “pequeño” del festival, ¿cuáles son las sensaciones?

Rafa: Bueno, yo creo que sensaciones totalmente positivas porque es la primera vez que tocamos delante de tanta gente y en un festival como este. El año pasado estuvimos en el Off Nosinmúsica que se celebró en El Pelícano, aquí al lado, y nos íbamos de allí con la sensación de que a ver cuándo podíamos estar en un festival de verdad, un poquito más grande. Y curiosamente este año ya nos han dado la oportunidad de estar aquí y muy contentos, la verdad es que sí.

“Cuando alguien llega a tu grupo y se interesa por ti ya no puedes ser una persona lejana, tienes que meterlo dentro de la familia al fin y al cabo”

Además este era el momento de sonar como realmente queríais hacerlo, de tocar las canciones como de verdad las teníais en la cabeza después de mucho tiempo.

Alejandro: Claro, nosotros habíamos tenido antes un proyecto que se llamaba Genérica. De hecho, el primer disco de Astropálido iba a ser el segundo de Genérica, pero decidimos, ya que entraron Alberto y Daniel (batería y bajo), empezar de nuevo porque realmente es donde habíamos encontrado nuestro sonido. Sonaba más a primer disco, esa era la sensación, y dijimos “vamos a buscar un nombre que nos atraiga, que nos parezca poético”, ¿sabes? Nos gustan mucho los juegos de palabras, como los nombres Cala Vento o Nudozurdo, y buscando… Astropálido, y con eso nos quedamos, así que ese fue el inicio.

¿Cuánto tiempo ha pasado desde que se gestó el grupo como tal hasta que pudisteis meteros a grabar las canciones?

Rafa: Ha sido un proceso largo pero también necesario. Alex y yo, como ha contado antes, teníamos otra banda y habíamos improvisado bastante el sonido y las canciones también. Cuando esa banda se separó decidimos tomarnos el tiempo que fuera necesario para tener canciones que nos convencieran, de hecho creo que teníamos sesenta o setenta canciones compuestas, no enteras, a lo mejor estrofa-estribillo, pero había un gran repertorio, y en ese proceso estuvimos un par de años. Solo componiendo y maquetando canciones, decidiendo un poco el sonido que queríamos, en qué estudio lo queríamos grabar –que lo grabamos con Jordi Gil en Sputnik, en Sevilla-, y nos tomamos nuestro tiempo para empezar una banda de nuevo con todo lo que habíamos aprendido y los errores que habíamos cometido anteriormente para hacerlo diferente esta vez y poder intentar que llegara a donde queríamos que llegara.

Se puede decir entonces que estáis contentos con el resultado, pero hablemos de lo que para vosotros no ha quedado demasiado bien o pensáis que podéis mejorar de cara al siguiente disco.

Alejandro: En realidad, casi que la sensación es ahondar un poquito más en los sonidos y en la forma que estamos haciendo las cosas y que incluso se note más la integración de Alberto y Daniel. Alberto sí nos ayudó más a maquetar las canciones, pero Nelo fue sobre la base, estaba todo hecho y él introdujo los bajos. Ahora se va a notar mucho más un trabajo como de equipo, aunque todo siempre a partir de cierta esencia.

Rafa: Pero más profundo, más desarrollado, más potenciado. Quiero decir, que va a ser lo mismo, yo creo, pero como un Pokemon evolucionado, o sea, el sonido que hemos conseguido lo queremos mantener, ese desarrollo de sintetizadores. De hecho, aquí en Nosinmúsica es la primera vez que hemos tocado con un teclista, y eso siempre nos va a parecer importante y creo que es una característica del grupo que lo diferencia a lo mejor de otros. Los sintetizadores son la piedra angular, es una parte importante del sonido. Pero claro, lo que ha dicho él, que el segundo disco o lo que venga, puede ser un EP o temas sueltos, en fin… Lo que venga va a partir de esa base, solo que va a tener un desarrollo y una profundidad mayor porque ya hemos tocado en directo, ya hemos probado cosas nuevas, ya somos más amigos al fin y al cabo todos. Va a ser lo mismo pero mejor.

Es difícil mantenerse con una propuesta más o menos estandarizada dentro de los cánones que todo el mundo conoce del pop-rock relativamente asequible, con los teclados como seña más distintiva. No llega a ser electrónico el matiz, pero ¿qué es lo que hay que tener para distinguirse, qué necesita una banda hoy para sobresalir un poco del resto, no ya en directo sino con un sonido propio?

Rafa: Hombre, lo primero suerte, creo. Y dinero también, desgraciadamente. Hay muchas bandas muy buenas y que tienen buenas canciones, un buen directo, pero evidentemente hay un factor ahí que es la suerte, eso está claro. Yo creo que nosotros apostamos por la canción lo primero, o sea, al hacer pop rock tenemos que pensar en la canción en su estado más natural, más íntimo. El disco lo hemos compuesto con guitarra acústica y voz, al fin y al cabo, y eso es una fórmula que nos ha llevado a hacer canciones creo que bastante bien estructuradas y pensadas. Después la producción ha sido simplemente la forma de arroparlo, no nos hemos basado en la producción para hacer que la canción sonara sino al revés.

Una vez más se confirma lo de que sin buenas canciones no hay producción que pueda salvar ningún disco.

Rafa: Yo creo que hoy en día, en España sobre todo, hay que tener buenas canciones, ser muy constante con el público en las redes sociales por ejemplo, ser muy cercano también, ya no se lleva esto del artista perdido que está ahí en el limbo y que no puedes acceder a él. Hoy el artista es como tu amigo, lo ves desayunar, lo ves ir a cualquier sitio, y no sé… Esas dos son las bases: tener buenas canciones y ser muy cercano con el público y muy cuidadoso, porque es muy difícil conseguir enganchar a alguien y eso lo tienes que cuidar mucho. Cuando alguien llega a tu grupo y se interesa por ti ya no puedes ser una persona lejana, tienes que meterlo dentro de la familia al fin y al cabo.

¿Ese romanticismo de idealizar, de alejarlo del mundo real, a un artista para admirarlo aún más ha dejado de ser necesario y ahora la distancia se ha acortado?

Alejandro: Algunas veces parece que hay un abismo entre tú y el público, parece como que esa conexión va a ser muy compleja de hacer, pero al final uno tiene que tener la confianza de que si realmente está siendo sincero y contando una historia eso va a llegar, porque todas son experiencias humanas y todos hemos vivido ese tipo de cosas. Yo creo que al final, siendo constante, se crea esa conexión.

Lo esencial es, lógicamente, presentar en directo el disco como es conveniente, para lo cual la constancia es fundamental. ¿Tenéis o habéis tenido problemas hasta ahora para cuadrar las agendas por trabajo, residencias, familia y demás?

Rafa: Todos somos de Sevilla. Dani es de El Puerto de Santa María y tiene familia aquí, pero vive en Sevilla habitualmente, así que es mucho más fácil.

Hoy en día es muy difícil vivir de la música e igual de complicado para la mayoría de bandas que empiezan hacer conciertos de forma más o menos decente. La supervivencia es complicada, por no hablar de la venta de discos, algo ya casi obsoleto. ¿Una banda en vuestro estado actual saca realmente beneficios de los bolos o de la distribución del disco por internet?

Rafa: Evidentemente todo ha cambiado mucho. Hace treinta o veinte años era muy diferente, entonces un grupo como nosotros no tendría posibilidades como tenemos ahora de estar en un festival y que nos vea mucha gente. Antes vendían los que vendían: Alejandro Sanz y los que siguen vendiendo ahora, para dejarnos de tonterías. Es una mezcla, es una putada, porque evidentemente casi que la única manera de ganar dinero es con los festivales y al final te sale casi a cuenta, por lo menos a nosotros, cuando vamos a tocar a un sitio y no perdemos dinero ya es para tocar las palmas. Y es verdad que hay gente que te compra discos y que te compra camisetas pero al fin y al cabo eso te da para pagar el local de ensayo, la gasolina, y a este nivel es muy difícil vivir de la música, pero como hablamos antes, en España sí hay grupos que consiguen eso, como pueden ser Vetusta Morla, Izal, Love of Lesbian, Lori Meyers, etc.

Para jugar en esa liga hay que partir de varias divisiones inferiores por las que ya han pasado esos y otros grupos.

Rafa: Un montón de grupos a base de mucho tiempo, es una carrera muy larga y nosotros eso lo tenemos claro, que no es solo cuestión de llegar a un sitio sino de mantenerte ahí. De hecho nosotros no tenemos realmente el objetivo de ganar dinero sino más bien de hacer que esto crezca, que como consecuencia tendrá que ganaremos dinero, pero lo que nos hace ilusión de verdad es poder seguir en festivales, seguir aumentando la gente que nos ve y se interesa por nosotros. Eso al final significará que nos dedicaremos a la música si todo va bien. Si te pones el objetivo de ganar dinero es imposible.

El disco es fantástico. No solo por ser el debut oficial de una nueva banda, que en realidad ya hemos descubierto que no lo es tanto, sino por esa apuesta total por unos valores y una personalidad sonora que ojalá se solidifiquen poco a poco.

Alejandro: Muchas gracias. Un saludo a los lectores de Muzikalia y gracias por el apoyo a este festival y a bandas como la nuestra.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.