Entrevistamos a Kip Berman (The Natvral)

Muchas y muchos le recordaréis por ser el principal compositor y vocalista de una de las bandas indie más importantes de las últimas décadas. La etapa de Kip Berman junto a The Pains Of Being Pure At Heart se saldó con cuatro álbumes sobresalientes que convencieron a crítica y público. Ahora, tras la separación de la banda en 2017 y una paternidad que le hizo quedarse en casa y disfrutar de la vida familiar, regresa al mundo de las canciones con The Natvral, un proyecto que asume la música desde una perspectiva mucho más tradicional y orientada al folk rock.

Bajo esa denominación editaba en 2021 Tethers, un disco que le muestra como heredero directo de gente como Dylan, Richard Thompson o Neil Young y que viene a presentar a España durante este mes de mayo. Tuvimos una más que interesante conversación con él sobre todos estos aspectos y alguno más. Pasen y lean. 

“Mucho de lo que hay en este disco y este proyecto es casi opuesto a lo que hice en The Pains of Being Pure at Heart”

Imagino que no seré el único, ni mucho menos, que lo haya hecho, pero no puedo evitar preguntarte por el sonido tan cercano al Dylan de la primera época eléctrica que desprenden las canciones de Tethers ¿Fué algo buscado y premeditado o sencillamente salió así?

Tras el nacimiento de mi hija en 2016, me mudé de Nueva York a Princeton (New Jersey), que es una pequeña ciudad universitaria a unas 45 millas al sur. Una de sus virtudes es que tiene una tienda de discos usados increíble que se llama Princeton Record Exchange. La gente viene de Nueva York solo para comprar allí, pero afortunadamente para mí, está a solo un paseo de donde vivo. Paseaba a mi hija en su cochecito durante el día y, a veces, me colaba allí con ella. Realmente no tuve mucho tiempo para mirar nada, ya que tenía que mantener la carriola en movimiento, pero un disco de funda totalmente blanca con una hoja de papel fotocopiada pegada me llamó la atención. Era un disco de Dylan, pero no uno con un nombre reconocible, así que rápidamente lo compré y me fui a casa.

Escuché mucho ese disco mientras paseaba por la casa con ella: era un concierto en vivo y sonaba suelto y lleno de vida. Pensé en la suerte que tuve de haber encontrado lo que pensé que era un disco bastante oscuro, y rara vez dejó mi tocadiscos durante un tiempo. Realmente conecté con ese álbum. Pero solo después de tratar de averiguar de qué se trataba (cuándo era el concierto y dónde) me di cuenta de que era el mismo disco que podías escuchar en Spotify, como el Royal Albert Hall de 1966 (Bootleg Series Vol. 4, N. del T.), pero grabado en realidad en Manchester. Probablemente fue su set en vivo más “famoso” pero, simplemente, yo no lo sabía en ese momento. Lo gracioso es que el disco solo tenía la mitad eléctrica de ese concierto, no la mitad acústica que lo abrió.

Pero en cuanto a Tethers, no creo que haya tenido mucha premeditación: había escrito un montón de canciones desde que se grabó el último disco de The Pains Of Being Pure At Heart en 2016, y gran parte de su sonido nació de la necesidad. No tuve mucho tiempo en el estudio para hacer el disco, solo 7 días y grabamos unas 15 canciones. Así que lo tocamos en vivo lo mejor que pudimos y esperábamos lo mejor.

 

Este sabor tan a rock clásico contrasta, obviamente, con el de tu banda anterior, The Pains Of Being Pure At Heart, de referencias mucho más shoegazer ¿Es una forma de distanciarte de aquél proyecto, de aquella escena?

Es interesante que se haya hablado tanto de la naturaleza “shoegaze” de The Pains of Being Pure at Heart. Estoy de acuerdo, mucho de lo que hace este disco y este proyecto es casi opuesto a lo que hice en Pains. Pero creo que lo que sigue siendo constante es que se trata de tipos de canciones “inmediatas”. Y en The Pains of Being Pure at Heart, aunque estaba enraizado en otra cosa, se trataba de canciones “inmediatas” y no demasiado preocupadas por la textura elaborada u otras cosas que parecen definir a la mayoría de las bandas “shoegaze”.

En realidad, no tengo ningún deseo de distanciarme de Pains. Estoy agradecido por el tiempo de mi vida que dio origen a esas canciones y la experiencia de tocarlas con mis amigos. Pero la forma en que me siento ahora, lo que me motiva a hacer música, es muy diferente a la de entonces. Ni mejor ni peor, simplemente muy diferente. Así que es natural que la música que hago ahora refleje esa diferencia.

Tu nuevo single se titula “A portrait of Sylvie Vartan”, de nuevo una evocación del pasado, en este caso, todo un icono del denominado yeyé francés ¿Qué nos puedes contar de él? ¿Es el preludio a un nuevo álbum?

Bueno, aunque me encantan los cantantes yeyé del pop francés, la canción trata de otra cosa. Una amiga mía japonesa me vio con un disco de Sylvie Vartan que acababa de comprar y me dijo que la amaba y que “quería ser como Sylvie Vartan”. Y pensé en lo extraño que era que las circunstancias de dónde y cuándo nacemos puedan dictar tanto sobre cómo nos entendemos a nosotros mismos y cómo nos vemos ante los demás. Como, ¿por qué una joven de Tokio en el siglo XXI aspiraba a ser como una cantante pop de la década de 1960 en el otro lado del mundo? Así que la canción es más una oda a ella, el retrato de Sylvie Vartan, aunque sea anacrónico. La carátula del álbum del sencillo también es un dibujo de ella de esa época.

La melodía en realidad se grabó al mismo tiempo que el resto del disco, pero por alguna razón no quería incluirla porque pensé que sería extraño tener una canción con el nombre “Sylvie” y otra con “Sylvia” en el mismo disco. En retrospectiva, probablemente debería haberla incluido, pero bueno, es un buen single independiente.

En relación a eso, a lo largo de las letras del disco haces referencia a varios nombres de mujer (Maya, Freya, Sylvia, Jane…). Son formas en clave de nombrar a la misma persona o sencillamente has querido contar diferentes historias inventadas, en plan novelesco? ¿Hay algún hilo conductor que sirva de concepto al álbum?

No creo que haya una Maya, pero sí hay una Freya, una Sylvia y también una Jane: la primera está extraída de la diosa nórdica de la belleza, pero también es una forma de dirigirse a mi esposa. En un libro de mitos nórdicos que le estaba leyendo a mi hija, hablaba de que Freya estaba casada con un “esposo errante” que a menudo se perdía en otros mundos. Y, mientras se deleitaba en la compañía de los demás, había una parte de ella que derramaba “lágrimas de oro” con su pequeña hija a altas horas de la noche cuando él estaba ausente por tanto tiempo. Pensé en mis propias experiencias de gira, en estar lejos de mi familia durante largos períodos y en cómo tal vez sería mejor si estuviera en casa. Supongo que vi algo de mi propia vida en este mito. Pensé en los momentos en que llamé a casa desde algún lugar en medio de la nada para hablar con mi esposa y mis hijos pequeños y deseaba no estar donde estaba, pero sabiendo que también quería estar donde estaba, haciendo lo que estaba haciendo. Se trata de la tensión entre eso y el anhelo de volver a casa pronto.

Los otros dos son sustitutos de personas reales que conozco, solo que no quería usar sus nombres reales, por si les resultaba incómodo.

 

Hace más o menos un año que se publicó Tether ¿Ha cumplido, de momento, con las expectativas que tenías puestas en él?

Sé que es predecible decir “No tenía expectativas”, pero, sinceramente, no las tenía. Estaba muy cansado de la idea de que la música fuera una “industria”, como dicen las bandas: Trato la música como un trabajo. A la mierda eso. Las mejores canciones tienen un valor totalmente independiente de cuánto “trabajas duro” en ellas. De hecho, la mejor música generalmente implica la menor cantidad de “trabajo duro”. Simplemente sucede. Por tanto, solo quería ser libre para hacer canciones de la manera que quisiera y no preocuparme por lo que pasaría después.

Creo que es una tontería medir el valor de lo que haces pensando en los demás, o por la idea de que si a más gente le gusta, mejor. El éxito es un ídolo falso. Así que sigo tratando de canalizar a las musas y no traicionar sus dones con demasiada autoestima, ego o preocupación comercial. Tal vez sea ingenuo, pero creo que hacer música sin expectativas es la única forma de no contaminar las canciones.

¿Cómo fue el proceso de composición y grabación de Tether? ¿Se metió por medio la pandemia?

Todas estas canciones fueron escritas después del nacimiento de mi hija en abril de 2016. Lo primero que hice fue un pequeño EP llamado Know Me More, grabado en una tarde enteramente en solitario. Pero las canciones que escribí después también quería probarlas con la batería y el bajo, así que conseguí que mis antiguos compañeros de banda en Pains (Jacob Sloan, que tocaba el bajo desde 2013, y Brian Álvarez, que tocaba la batería desde 2017 en adelante) me ayudaran en octubre de 2018, en que reservé 3 días en el estudio y grabamos “Why Don’t You Come Out Anymore?”, “Runaway Jane,” “New Moon,” “Sun Blisters,” Slyvia, the Cup of Youth” y unas cuantas versiones en solitario: “Make You Feel My Love”, “A Heart Needs a Home” y “I Won’t Back Down” (de Bob Dylan, Richard & Linda Thompson y Tom Petty, respectivamente, N. del T.). Luego, el día que terminé, mi esposa se puso de parto un par de semanas antes de lo previsto, así que me alegré de haber hecho lo que hice y tuve que suspender el trabajo por un tiempo. En la primavera de 2019, reservé 4 días más en el estudio e hicimos “New Year’s Night,” “Stay in the Country,” “Alone in London,” “Tears of Gold” y “A Portrait of Sylvie Vartan”. Cuando mi hijo tuvo la edad suficiente para considerar ir de gira en 2020, comenzó la pandemia y tuve que dejar de lado el disco hasta 2021. Entonces, en cierto modo, este álbum costó 7 días de hacer, ¿o tal vez costó alrededor de 3 años? Es difícil de decir, pero me alegro de que esté hecho ahora. Escribí y grabé otro disco recientemente (solo falta mezclarlo), y espero que ninguna catástrofe impida su lanzamiento (risas).

Creo que desde los tiempos en The Pains Of Being Pure At Heart no has girado demasiado. Esta gira por Europa que estás a punto de emprender es la presentación oficial de tu disco, imagino ¿Cuáles son tus sensaciones al respecto? ¿Qué formato vas a emplear en los conciertos?

Voy completamente solo. Solo yo y mi guitarra eléctrica. Si esto fuera The Pains of Being Pure at Heart, sería una disminución presentar la música de esa manera, pero uno de mis ideales para The Natvral era poder hacer música en cualquier lugar y en cualquier contexto: poder decir “sí”. Incluso si es solo con una guitarra acústica, sin micrófono. Nunca quiero que el dinero o factores que no sean la música impidan la capacidad de tocar canciones para la gente. Y estas nuevas canciones fueron escritas por mí mismo e interpretadas, inicialmente, solo. Me encantaría volver algún día a España y tocar con una banda completa, pero creo que será especial que existan estos espectáculos con este tipo de intimidad.

 

Un elemento persistente en las canciones del álbum es el del órgano, tan al estilo de los que grabó Al Kooper con Dylan en, por ejemplo, Blonde On Blonde ¿Lo consideras un elemento esencial de tu sonido?  

Ese es Kyle Forester, es asombroso. Es lo suficientemente bueno para tocar con cualquiera, pero me alegro de que a él también le guste tocar conmigo. Solía estar en Crystal Stilts, que probablemente era mi banda favorita de la era de Pains. Incluso mi esposa pensaba que eran mejores que Pains, y tiene razón en eso. También tocó en el nuevo disco que acabo de grabar, espero que algún día pueda venir de gira conmigo. Él también tiene un hijo pequeño, por lo que es difícil encontrar tiempo para viajar (al igual que lo es para mí).

¿Qué queda en el Kip Berman de hoy del Kip Berman de TPOBPAH? ¿Es difícil superar haber formado parte en el pasado de una banda tan importante?

Pienso mucho en esa pregunta. Cómo hacer música que refleja mi vida ahora puede sonar y sentirse tan diferente a hacer música que reflejaba mi vida entonces. En su mayoría estoy agradecido de que Pains terminara de una manera en la que nadie se encontró con la tragedia -adicción, odiarse unos a otros, comportamiento que afectaría negativamente la comprensión de nuestra música por parte de las personas- o (y espero que esto no resulte presuntuoso) hacer malos discos. Realmente éramos amigos que nos juntamos, escribimos algunas canciones y viajamos por todo el mundo tocándolas. No puedo imaginar que suceda nada mejor, y puedo imaginar muchas cosas que son peores.

Habiendo dicho todo eso, creo que puede tomar tiempo para que la gente entienda que esta nueva música no es solo un “ver lo que también puedo hacer”, sino la verdadera expresión de mí mismo y de mi vida tal como es ahora. Quizás la gente nunca aceptará esa idea, y eso también está bien. Hay artistas que solo me gustan un cierto período de su trabajo, entonces, ¿quién soy yo para quejarme si la gente me ve de esa manera?

Neil Young, Richard Thompson o Leonard Cohen (del cual has versionado “Suzanne”) son citados habitualmente como influencias que te han guiado en el giro que ha dado tu música, pero ¿podrías citar cinco discos que sean los que realmente te han guiado hacia el punto en que tu música se encuentra ahora?

Realmente cualquiera de los discos de Fairport Convention con Sandy Denny -soy un poco parcial con el segundo y el tercero (What We Did on our Summer Holiday y Unhalfbricking). Aunque realmente no toco la guitarra como Richard Thompson, ya que él es un verdadero genio en el instrumento, tampoco canto como Sandy Denny, ja. Creo que esos discos son geniales.

Talking With The Taxman About Poetry o Brewing Up With de Billy Bragg. Neil Young y su Tonight’s the Night también ocupó un lugar destacado, especialmente porque la forma en que se hizo el disco fue básicamente en vivo. Y, por supuesto, Dylan, con Blonde on Blonde, así como la parte eléctrica de ese concierto en el Royal Albert Hall, me dieron mucha libertad para cantar como canto. Al igual que él, también soy un poco un judío charlatán del upper mid-west (región del norte de EEUU, N del T). Con Pains estaba tan enamorado de esas bandas escocesas o inglesas que nunca descubrí que mi propia voz era bastante diferente a la de mis héroes.

Supongo que lo que me gusta es la música áspera con un lenguaje elástico y juguetón. Streethawk: A Seduction de Destroyer también es un buen ejemplo de eso.

Fechas de la gira por España de The Natvral:

2 mayo Barcelona – Vol

3 mayo Valencia – Loco Club

4 mayo Madrid – Siroco

5 mayo Ourense – Cafe & Pop Torgal

6 mayo Vigo – Radar Estudios

Escucha ‘Tethers’ de The Natvral

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

WP-Backgrounds Lite by InoPlugs Web Design and Juwelier Schönmann 1010 Wien