Especial: 45 años del concierto de Sex Pistols que cambió la historia

Para muchos Manchester es la melancolía y la oscuridad de Joy Division, para otros las melodías preciosistas de The Smiths y las enrevesadas letras de Morrissey. Los hay quienes prefieren el envolvente sonido de los hermanos Gallagher, o el desacato y la alegría musical de The Stone Roses. Grupos con alma propia y características diferenciadoras, que sin embargo comparten un denominador común: el concierto de los Sex Pistols en el Free Trade Hall de Manchester el 4 de junio de 1976. Resulta increíble pensar que este hecho histórico aconteciera por mera casualidad, ya que parece obedecer a un mandato divino, a una obra ineludible del destino.

Estando el punk estadounidense en ferviente ebullición con Ramones a finales de los setenta, Pete Shelley y Howard Devoto de The Buzzcocks decidieron romper con el virtuosismo musical que había predominado en Inglaterra, por lo que organizaron un concierto e invitaron a un grupo incipiente, que no eran otro que los Sex Pistols.

La banda sembró altas dosis de irreverencia e inconformismo político y social en uno de los lugares musicales más emblemáticos del norte de Inglaterra. Allí donde habían pasado superestrellas como Pink Floyd o Bob Dylan, o los mismísimos reyes del glam: Bowie y T.Rex. Este mágico acontecimiento sería el catalizador de toda una ciudad. El preludio de todo lo que estaba a punto de suceder.

Perplejidad. Confusión. Desorden. Estos fueron algunos de los sentimientos que se instalaron en la sala mancuniana. El setlist del concierto la conformaban principalmente versiones de los gloriosos años sesenta, como “Substitute” de The Who, “Watcha Gonna Do About It” de The Smal Faces, o “No Fun” de The Stooges, junto a temas de propia cosecha como “No Feelings”, “Seventeen”, “New York” o “Pretty Vacant,” que se convertirían prontamente en auténticos hits de la banda.

La trangresión y la rebeldía que promulgaban Sex Pistols contagiaron cada rincón del hall. Los nuevos punkis arrancaron aplausos y algún que otro abucheo entre el público, que apenas contaba con 40 asistentes. No obstante, en aquella exigua audiencia se encontraban futuras leyendas de la música. Nombres que pasarían a la posteridad.

Entre el calor del auditorio se podía vislumbrar a un jovencísimo Morrissey, quien, a pesar de reconocer la simpleza musical de la banda, quedó fascinado por la actitud desvergonzada de los londinenses. Hecho que empujaría al cantante en su tenacidad y su para formar una grupo de música, fraguándose finalmente el hechizo de The Smiths. Mark E Smith presenció también este cautivador concierto y emprendería seguidamente su andadura con The Fall. Simply Red tampoco hubiera existido si su mítico cantante Mick Hucknall no se hubiera sentido instado a emprender un proyecto con impronta propia.

Por otra parte, el bajista Peter Hook quedó absorto ante la presencia de Sex Pistols y en su interior se cultivó la semilla que germinaría la creación de Joy Division, y con él nacería el post-punk. Pero este mítico evento no cambió la vida únicamente a músicos, sino también a periodistas y productores como Tony Wilson, que ante este pistoletazo de salida formaría la discográfica Factory Records y The Hacienda, el club insigne del acid house y la fiesta nocturna de una nueva ola: Madchester.

Recreación del concierto de Sex Pistols en la película ’24 hour party people’

 

Este multitudinario espacio fue testigo de la frescura de The Stone Roses, quienes reformularon la música de finales de los ochenta y la recondujeron en una dirección tan caótica como catártica, marcando los estándares de la moda baggy y y la cultura del hooliganismo. Movimiento que entroncó de lleno con otro grupo de análogas características: Oasis. Influidos por la maestría de Johnny Marr con la guitarra, comenzaron una revolución en la isla británica, creando el llamado britpop.

Manchester es una fuente inagotable de buenas referencias y personalidades sobresalientes. Una ciudad que revive y se reinventa cada día. El recital de los Sex Pistols logró calar el espíritu de jóvenes melómanos, esperanzados ante un posible futuro más halagüeño, lejos de la vacuidad del Manchester industrial.

Despertó la avidez de creación e innovación en los músicos, ya que aquella actuación fue la prueba fehaciente de que era posible hacer música. Era posible formar una banda. Y era posible llegar lejos, sin necesidad de ser un portento. Si aquel concierto no hubiera tenido lugar, probablemente la música que colma nuestras estanterías o nuestros reproductores de música no habría sido concebida.

Aquel 4 de junio de 1976 fue el día en el que resurgió la escena británica. El instante en el que cambió la historia de la música.

 

2 comentarios en «Especial: 45 años del concierto de Sex Pistols que cambió la historia»

  • el 4 Junio, 2021 a las 2:26 pm
    Enlace permanente

    Faltan conciertos como estos hoy en día. Los Sex Pistols crearon escuela e influenciaron directamente, de una manera u otra, a gran cantidad de grupos que forman parte de la banda sonora de nuestra vida.
    Gran especial y genial artículo para recordar una fecha tan especial

    Respuesta
  • el 4 Junio, 2021 a las 3:29 pm
    Enlace permanente

    Manchester es la ciudad musical más importante del mundo. Calidad de verdad.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

WP-Backgrounds Lite by InoPlugs Web Design and Juwelier Schönmann 1010 Wien