Especial: Las 10 mejores de The Lemonheads

The Lemonheads

Aunque comenzasen su andadura en los 80 –con preferencias cercanas al hardcore y el punk– y Evan Dando aún esté en activo manteniendo el nombre del grupo, lo cierto es que The Lemonheads serán siempre asociados a los 90, época en la que despacharon sus mejores trabajos. Fue entonces cuando el bello Dando comenzó a focalizar su auténtica personalidad creativa, en un Lovely (Atlantic, 90) que ejerció de transición hacia esa mezcla de indie-pop, power-pop y country-folk que quedaría definitivamente concretado en el espléndido It’s A Shame About Ray (Fire, 92). Un disco seductor que ahora cumple 30 años sin signos de agotamiento, y excusa tan válida como cualquier otra para reivindicar a esa banda que tomó prestado su nombre de unos caramelos y dejó para la historia una colección de himnos. Estos son diez de nuestros favoritos.

Las 10 mejores canciones de Lemonheads

“It’s About Time” de Come On Feel The Lemonheads (Fire, 93) 

“Its About Time” representa la más pura esencia de The Lemonheads: una impecable melodía pop cruza un tema irresistible, tremendamente pegadizo gracias a su aparente amabilidad y que, además, cuenta con la colaboración vocal de un icono de la época como Juliana Hatfield. Una auténtica gema característica, así mismo, de ciertos sonidos indies de la década de los noventa. El tema se incluía en Come On Feel The Lemonheads (Fire, 93), referencia que bien podría competir en la categoría de mejor álbum con la firma de Evan Dando, y parte intermedia de esa trilogía gloriosa que completan el propio ‘It’s A Shame About Ray (Atlantic, 93) y Car Button Cloth (Atlantic, 96).

 

“Speed Of The Sound Of Loneliness” (John Prine Cover) de Varshons 2 (Fire, 18)

En ocasiones la publicación de un disco de versiones puede entenderse como escasez de ideas por parte del artista en cuestión. Es evidente que los trabajos gloriosos de Evan Dando y compañía datan ya de hace tiempo, pero no es menos cierto que al de Massachusetts se le dado siempre maravillosamente bien agenciarse de material ajeno. Algo que ha hecho sin tapujos y con buenos resultados en dos álbumes completos de versiones, Varshons (Fire, 09) y Varshons 2 (Fire, 19), que incluyen piezas tan maravillosas como esta. Un tema propiedad de ese genio de gran sensibilidad dentro de la escena country como fue John Prime, que en esta respetuosa y elegante lectura le encaja a Dando como un guante.

 

“Confetti” de It’s A Shame About Ray (Fire, 92) 

“Confetti” arranca con un ritmo acelerado concretado en un reconocible redoble de batería, en la que es una de las celebraciones más evidentes incluidas en ese impecable ‘It’s A Shame About Ray (Atlantic, 93) que ahora cumple tres décadas y ve la luz reeditado con convenientes extras. Apenas tres minutos de canción en los que Dando vuelve a probar su capacidad de seducción, incluyendo esos punteos (de nuevo) tan representativos del indie noventero y que protagonizan la parte central de la composición. La exquisitez vocal del músico y la euforia juvenil que destila la canción la tornaban idónea para sonar en las emisoras de radio universitarias e independientes.

 

“If I Could Talk I’d Tell You” de Car Button Cloth (Atlantic, 96)

Car Button Cloth (Atlantic, 96) tenía que estar presente en este listado, al ser último elemento de la mencionada trilogía sagrada de The Lemonheads, además de séptimo disco de estudio del combo. “If I Could Talk I’d Tell You” fue uno de los singles extraídos del elepé y no presentaba nada nuevo bajo el sol, pero a cambio se imponía como otra de esas dianas mayúsculas que por entonces parecían fluir sin aparente dificultad de la mente del cantante. Enésimo estribillo inmaculado luciendo en primer plano con la herencia bien aprendida de Big Star, silbiditos haciendo de puente entre las dos partes de la canción, y afinación algo despreocupada de la guitarra. Todo funciona hasta consensuar el que, a la postre, ha quedado como otro de los temas clásicos dentro del cancionero de los norteamericanos.

 

“Big Gay Heart” de Come On Feel The Lemonheads (Fire, 93) 

Unas de las canciones más manifiestamente románticas y delicadas de Come On Feel The Lemonheads (Fire, 93) es esta sentida “Big Gay Heart” que el propio Dando dijo haber escrito pensando en los camioneros gays, y que fue tercer sencillo extraído del disco. Una pieza con ecos de country-folk entremezclados de manera natural con aquel indie-pop marca de la casa, hasta conformar un medio tiempo emocionante y sincero. Un corte que hace casi treinta años enamoró con tanta convicción que, a día de hoy, parece mantener intacta toda su capacidad de seducción. Mención especial para una letra en apariencia inofensiva pero que, por entonces, cabía considerar valiente, abierta y desprejuiciada.

 

Raúl Julián

“its A Shame About Ray” de its A Shame About Ray (Fire, 1992)

La canción que dio título a uno de los más brillantes ejercicios de pop de la década de los noventa. Antes Kurt Cobain propinó una patada en las conciencias colectivas de una juventud que necesitaba de mártires con greñas.

Esta canción estuvo en la mente de Evan Dando mientras jugaba a retar a un pulso a las drogas en un tripviaje por Australia. Tres minutos tarda Dando en dar con la enésima pócima de la canción perfecta. Ritmos trotones que desembocan en un estribillo para agitar las melenas de un lado para otro mientras se forja la leyenda de un personaje imaginario llamado Ray.

 

“Ride With Me” de Lovely (Fire, 1990)

Transcurren los años, y tras una triada de discos editados en Taang! Records llega la consagración con un álbum, Lovey (1990), que seguía la orografía de la rabia y la frustración con un sonido sucio y frondoso, pero que ahora pulían con gemas de sonido más domesticado. No sé si la culpa fue de la megalomanía de Dando o por las promesas de celebridad de una multinacional, pero da igual porque el disco suena de fábula todavía aún.

“Ride With Me” tiene ecos a Nirvana, sí, pero la personalidad de la banda es abrumadora. Es una balada enrabietada, con una batería que marca el paso, y un Evan Dando que se erige en el nuevo mesías de la era grunge. Qué iluso. No pensó que ese papel era para Cobain.

 

“My Drug Buddy” de its A Shame About Ray (Fire, 1992)

Siento debilidad por esta canción. Bueno, digamos que por todo el disco que aquí celebramos. Son maestros en las melodías, y además Evan sabe narrarlas con esa forma tan cool de entonar. En “My Drug Buddy” le acompaña Juliana Hatfield, esa fiel compañera de viaje que siempre está ahí, cuando se apagan las luces de la calle, y esperas la caricia del aliento de algún amigo mientras recorres el asfalto pensando que estas harto de ser el actor principal de esta comedia de mierda. En Boston los vaqueros lloran mucho, y me río cuando leo comentario chistoso en youtube “There’s still some of the same stuff we got yesterday” …I sing that bit every time I open the fridge”.

 

“A Circle Of One” de Lick (Fire, 1989)

Recuerdo que me pareció muy sexy la portada de Lick en aquellos años adolescentes en los cuales era muy impresionable. El tercer álbum de la banda se mueve por las sendas del punk, el college rock, y el powerpop impetuoso. Estaban aprendiendo a ser perdedores, y en “Circle Of One” se debaten entre el estallido y la calma atemperada. La letra es nihilismo de manual (“Came to the end/Once again/Start over now/Just cant win”): versos crudos y sin aditivos sintácticos que valgan. Evan Dando y su banda dan muestra de sus inquietudes punkarras, de su amor por R.E.M., por Suzanne Vega, y hasta ponen caritas de chicos malos cantando en italiano.

 

“Become The Enemy” de The Lemonheads (Vagrant, 2006)

“It’s not your fault/ Yeah, things didn’t turn out the way you dreamed at school/ And now you’re raising two/ But it’s your fault/ When you raise a pointed finger at the one who loves you”

¡Ay, el amor y sus consecuencias! Territorio espinoso al que le cantan en esta bella tonada henchida de rabia postadolescente. Es un placer escuchar esos riffs tendentes al mesianismo, pero que saben controlar con soltura mientras cantan al el vacío que deja una relación rota.

Cuando editaron The Lemonheads (el álbum del 2006) fueron tiempos de idas y venidas de músicos en la banda (con apariciones estelares como la de J Marcis), pero nuestro espigado héroe parecía más centrado que nunca, y dio, de nuevo, en la diana.

 

 

Luis Moner

Luis Moner y Raúl Julián:

Ver comentarios (2)

Esta web usa cookies.