FIB 2013: Te contamos todo lo sucedido en la 19ª edición del Festival Internacional de Benicássim

Intro

Match ball superado para el FIB y de qué manera. Hay que ser iluso para pensar que un evento con el carisma y la experiencia de Benicàssim se podía venir abajo por unos rumores.

A pesar de todos los problemas, el festival ha sido un éxito, y los primeros responsables del mismo han sido los grupos, que han estado a un nivel altísimo (sí, hasta The Killers).

Pero el principal culpable de la salud a prueba de bombas financieras del FIB es su público.  Los casi 35.000 personas diarias (datos de la organización, el jueves 29.000), pueden atestiguar que se lo han pasado en grande, por decir algo suave. Conciertos que en otro festival pasarían desapercibidos, en Benicàssim se convierten en fiestas inolvidables gracias a dos circunstancias: un sonido siempre fuerte e impecable y especialmente, la actitud imparable de miles de personas que mezclan como nadie diversión y música.

Algunas cosas menores en las que ha notado la crisis: sala de prensa y puestos de comida, el gran acierto de esta edición: la buena idea en el cambio de orientación del escenario Pringles FIB Club que ha ganado espacio y entidad.

2014 se presenta interesante. 20 aniversario del FIB, nuevos propietarios y la mejor oportunidad de volver a ser el festival más grande de nuestro país.

FIB13publico

 


Jueves 18

Toundra

Arrancamos el festival con Toundra,  la banda de Aloud Music que con su poderoso sonido tuvo el honor de estrenar el FIB 2013. Tuvo su actuación todos los ingredientes definitorios de esta edición, aunque de ello me doy cuenta ahora a toro pasado. Todos los ingredientes que vienen a definir esta pasada y tremenda edición del mejor festival que tenemos en España.. A saber, un sonido prácticamente impecable en todos los escenarios, aunque en el escenario Maravillas era como para llorar de la emoción; una entrega por parte de los artistas con una media superior a la normal, aquí tampoco hubo excepción y los madrileños se deshicieron en halagos a través de sonrisas y ánimo desaforado; un público igual de entregado, que si bien no acudió en masa a la cita sí que arropó con esmero el sustento que les daban desde el escenario a base de guitarras y rock energético. Si alguna vez hubo una banda que merecía ser escuchada en concierto más que en disco desde luego esa es Toundra. Y con este pelotazo arrancamos cuatro días de auténtico festival. Por cierto hay quien los tilda de post-rock pero para mí señores esto se llama rock, rock del de rugir.

Juanma Caballero

 

 

Pleasant Dreams

Los castellonenses dentro de lo suyo lo hicieron muy bien, valiéndose del sonido, también mágico, del segundo escenario del festival, pero aunque la culpa no sea suya sino mía, su mezcla entre el folk tradicional foráneo y ese pop de música española, casi de cámara no terminó de elevar del suelo al personal que ya a esas primeras horas empezaban a despegar, especialmente tras el buen despelote que resultaron Toundra. Suenan bien, pero les falta emoción y presencia, aunque de verdad creo que alguno con una subjetividad muy dispar a la mía estará en completo desacuerdo con éste que escribe. Estaba claro que lo nutrido del público se lo debían a que eran de la tierra de Castellón y eso les otorgó una vida extra. Muy “cuquimonis” me espetó una señorita valenciana cuando le pregunté por su parecer al respecto.

Juanma Caballero

 

 

La Roux

Esta versión anglosajona de Bimba Bosé, se presentó con pasos desgarbados a medio camino entre la zancada de una yegua y la de un orangután, pero de igual manera y con esa misma contundencia dejó el escenario patas arriba. Dando un espectáculo más que correcto y divertido que vino a inaugurar la vena bailonga del festival, una de sus arterias principales. La voz que se nos antojó prácticamente perfecta por aquello de sonar igual que en el disco, nos dejó con la mosca detrás de la oreja ¿quién ha dicho voces pregrabadas? Al final consiguió que propios y extraños se rindieran a su pop tecnológico y con simpatía británica arrasó las pocas ganas de siesta que tuviera el festival, ya de ahí todo para arriba. “In It For Kill” que abrió el show o la esperadísima “Quicksand” que vino luego,  resultaron igual de disfrutables que la gran tanda de canciones nuevas que estrenó y que casi gustaron más que las ya conocidas, todo un logro y un acontecimiento.

Juanma Caballero

 

 

Rudimental

Una de las bandas a las que les sigue de cerca la palabra hype del 2013. También salieron bautizados con el letrerito de gran actuación, bien bailongos y resultones, que casi en comuna hippie encima del escenario supieron atraer con habilidad a los miles de personas que salieron flotando del concierto de Beach House. “Not giving it” o “Free” fueron las grandes pelotazos que estaba esperando el personal. No sorprende pues que consiguieran congregar a muchos asistentes del festival. Una vez más, el típico grupo que reflejó con su precisión y buen criterio el buen hacer de los técnicos esta edición, sonido inmejorable del que casi parece playback, hasta tal punto de que casi se nos olvida que tenemos que salir pitando para ver a Queens of The Stone Age. Cierto es que tras la estampidas para ver a los americanos nos quedó la sensación,  por lo desolado del público, de volver años atrás cuando el jueves se convertía en FIBStart.

Juanma Caballero

 

 

Hurts

A Talabot debemos reconocerle que hubiera servido de telonero de lujo nivel “advanced” para el espectáculo en que se convirtió la impresionante actuación del dúo mancuniano Hurts. Un espectáculo visual simplemente sobrecogedor que funcionaba al margen de la pretendida poesía de sus canciones. Dando empaque y vistiendo las canciones como si de unos Depeche Mode principiantes se tratara, y eso amigos es bastante bueno. Suenan fenomenal y ya van mil que lo decimos, pero es que es de rigor vanagloriar los esfuerzos que han hecho en el FIB por recalcar esa vertiente. En cuanto al público, no tan numeroso como lo suele ser a estas horas de la noche, pero se vivió de una manera tan intensa como lo era la pose de sus dos protagonistas. Sin lugar a dudas se merecieron rosas y claveles, de esos que acostumbraban a tirar en los conciertos de Madrid. Si el delirio común no había estallado suficiente, la versión que se marcaron de “Army of Me” de Björk terminó desatando las almas de los presentes y ya para entonces en inglés, español y francés todos mediante alaridos le gritaban a las virtudes de un concierto elegante y más que bien entendido, hasta extremos añado yo. Ni siquiera sería justo esta vez resaltar “Better than love” por encima de las demás.

Juanma Caballero

 

Beach House

No lo tenían fácil en un escenario Maravillas inmenso y tradicionalmente más proclive a las celebraciones que a la ensoñación, peroBeach House salieron más que airosos del envite recurriendo a lo mejor de su discografía y sencillamente, divirtiéndose. Comodísimos en el FIB, Victoria llegó a desinhibirse lo suficiente para casi bailar y permitir que la iluminaran para saludar. Lo nunca visto.

Iñaki Espejo-Saavedra

FIB13beachouse

 

Queens of the Stone Age

El rock duro nunca ha sido habitual en el FIB, aunque la propuesta de los californianos tiene calidad y recorrido para cualquier festival. Rotundos desde la primera canción, mantuvieron el nivel durante todo el concierto, dedicado sobre todo a sus nuevas canciones.

Iñaki Espejo-Saavedra

FIB13Queens

 

John Talabot

Pues ya van dos veces en que la sensación es la misma, gran expectación por ver lo que el barcelonés creador de un disco tan finísimo como “Fin” finalmente presenta un set aceptable y elegante pero que se queda años luz de una pista de baile desaforada, por lo que se convierte sólo en una banda sonora que escuchar de fondo sin ápice de descontrol y eso cuando estamos hablando de un artista que está programado a las dos de la mañana en el FIB no es cosa buena. Un rollo bastante considerable teniendo en cuenta las expectativas y sobre todo el nivelón que musicalmente nos había regalado la edición del jueves.

Juanma Caballero


Viernes 19

Hanni El Khatib

Tras el descorazonamiento que supuso ver que absolutamente nadie acudió al concierto de  Alba Lua, hasta el punto de creer que lo que estaban haciendo era la prueba de sonido, no ayudamos y fuimos a ver al angelino Hanni El Khatib y dejarnos despertar por su rock garagero con tintes blueseros. Y vaya si nos despertó, con la energía que suelen imprimir las cuerdas del que realmente quiere estar sobre la escena, lejos de aquellos que artistas que a veces parecen estar de prestado, el americano insufló vida a los castigados primeros fibers que se atrevieron a plantarle nuca al sol castellonense. Con una picazón en la nuca y el rugir de sus fieras guitarras en las tripas, recordábamos por qué el FIB es algo más que música.

Juanma Caballero

Hola a Todo el Mundo

Escenario mediano para los madrileños, quienes desde que abandonaron Rivendel no dejan de crecer. Es curioso, porque ahora su sonido es bastante menos particular, y se acerca demasiado al de otros grupos, pero hay veces que dar un paso atrás supone dos hacia delante. Canciones mayoritariamente de su último disco y una interpretación impecable, secundada casi en exclusiva por la siempre irreductible aldea hispana del festival.

Iñaki Espejo-Saavedra

FIB13holaatodo

Johnny Marr

Para un fan de los Smiths escuchar “Bigmouth Strikes Again” sin la voz de Morrissey tiene cierto deje delictivo, pero si quien lo hace es Johnny Marr, podemos hacer una excepción e incluso aficionarnos. Si esto lo acompañas con las respetables canciones de su reciente y solitario The Messenger, alguna cosilla más del mejor grupo de la historia y una actitud de veinteañero (en las camisetas se ha puesto Johnny Fuckin Marr), el resultado es un notable alto. Menos mal, porque perderme a Svper, por primera vez a una hora decente, me dolió bastante.

Iñaki Espejo-Saavedra

FIB13marr

 

Primal Scream

Si escribo inmejorable y dejo la crónica aquí, sería más que suficiente. Pero lo mismo pensé en la gira de Screamadelica, así que habrá que explicar un poco más por qué en 2013 han estado mejor. En primer lugar porque More light es un discazo, que no llega al nivel de la obra magna de los escoceses, pero que bien mezclado con hits sirve de base perfecta para una noche grande. Añade sonido, ritmo y ejecución impecables (el currazo de Simone Butler hace que no se note la baja de Mani al bajo) y tendrás uno de los mejores conciertos del festival.

Iñaki Espejo-Saavedra

FIB13primal

 

Beady Eye

Liam da cada concierto de Beady Eye perseguido por algún fantasma. Tenso, casi enfadado y overdressed “como si” fuera un anuncio de su propia marca de ropa (chubasquero a 28 grados, aunque más fresco que con aquella parka con Oasis). Al menos mantiene el tirón de los fans, y aunque sus dos discos no valen demasiado, llena el escenario grande. Sin embargo el fantasma toma cuerpo en canciones, suenan “Rock & Roll Star” y “Morning Glory” y todo el mundo se acuerda más de Noel que de Beady Eye.

Iñaki Espejo-Saavedra

FIB13beady

 

Dizzee Rascal

La fiesta hooligan desatada de Dizzee Rascal es ya un clásico del FIB. Para ser sinceros, su confirmación nunca emociona a los españoles (encontrar uno entre el público era como lo de la aguja en el pajar), ni su show ha variado lo más mínimo desde aquella primera confirmación de hace tres o cuatro ediciones, pero igual que no ha movido un ápice su puesta en escena tampoco la diversión que acarrea. Vamos, la máxima aquella de para qué cambiar las cosas si así funcionan a la perfección. Y vaya sí funcionan, cuando arremetió contra “Dance Wiv Me” o contra la versión “You´ve Got the Dirty Love” las afonías se contaban por decenas y el espectáculo ya se había trasladado de la escena al público. Hasta tuvo que parar un momento porque había un chico caído en el suelo para evitar males mayores. Un de las mejores sudadas de estos cuatro días. Señores, a la próxima, prejuicios a un lado y a disfrutar de un espectáculo tan anodino y falto de alma como divertido.

Juanma Caballero


Sábado 20

FIB13publico2

 

China Rats

Elegir entre China Rats o The Courteneers era más una cuestión de comodidad que de gustos. Los primeros ofrecen, aparentemente, una actitud supuestamente más rock; pero, sobre todo, el sábado ofrecían mayor acomodo entre el público. Por lo demás, una propuesta como parece haber mil en el saco de la “nueva” escena británica. Bien, sin más.

Jorge Salas

 

The Courteneers

Pues cuando un grupo consigue estar en boca de todo el mundo muy rápido pasa lo que pasa,  que al final el hastío debiera llegar también a la vez. No es el caso en absoluto de estos ingleses que con el lanzamiento de “Anna” su tercer disco siguen cosechando glorias menores allá por donde van, aunque en el FIB decir que lo suyo fue gloria menor es ser de lo más injustos del mundo. Los famosos amigos de Morrissey, al que le dedicaron su canción “What Took You So Long”,  con su pop de corte clásico supieron hacernos bailar de lo lindo. Las canciones eran coreadas por la multitud enorme, para ser esas tempranas horas, que se agolpaba alrededor y lo más cerca del escenario posible. Una maravilla bailonga y sentimental que fulminó cualquier atisbo de duda al respecto de su buen hacer sobre las tablas y lo que nos deja más tranquilos aún, a la hora de componer.

Juanma Caballero

 

Soledad Vélez

Mientras a primera hora Smile recogían en el Maravillas un poco de lo sembrado (su pop de corte británico atrajo a los ingleses despiertos a las 18h), el Trident se iba poblando poco a poco, como la vida musical de Soledad Vélez. La argentina, acompañada por Jesús de Santos y Dani García, ofrecía sombra y buena música. El formato trío le sienta muy bien a la propuesta de Vélez, le da el cuerpo que ya tiene esa voz salida de un lugar ignoto. Juntos recrearon los mejores temas de su debut Wild Fishing (“Unhappy with crown”, “Hug me”, “Don´t worry babe”, “Johnnie”) y algunos temas de su breve discografía previa como “Secret sisters”, jugando con los loops.

Jorge Salas

 

Knife Party

Y con ellos llegó el descacharre. A las tres de la mañana los australianos ahora afincados en Londres, consiguieron que sus propios temas fueran mucho más coreados y saltados que los grandes temazos que mezclaron. Un consejo para los amantes de la buena música electrónica, si alguna vez te los topas y pasan por tu ciudad te recomendamos que no te los pierdas. Entendiendo el espectáculo como el mayor circo sobre la tierra, es irresistible su sentido del ritmo, y el espartano modo que tienen de conjugar ritmos  con el pop más urgente y la experimentación más loca. Todo un punto anotado para el festival.

Juanma Caballero

 

 Bigott

Digamos que no era el mejor momento ni el mejor lugar para un concierto de Bigott, un español que empezaba su concierto media hora antes del concierto gordo del FIB: Arctic Monkeys. “¡Miradlos! ¡Corren hacia las atracciones!”, gritaba el cantante zaragozano cuando, de fondo, veía las clásicas carreras de los rezagados hacia el Maravillas. Su concierto concentró a la mayor parte de los españoles y a poco foráneo, lógico. Aunque en el FIB no sabe uno ya quién es el foráneo. El caso es que Bigott cumplió con su parte: hacer feliz (y bailar) a los que sacrificaron una buena ubicación en el concierto del día por verlo. “Cannibal dinner” fue el mejor previo para Arctic Monkeys.

Jorge Salas

FIB13bigott

 

Miles Kane

Es un gustazo ver a un grupo crecer, y además hacerlo de forma merecida, con buenas canciones y mejores conciertos. Y Miles Kane,con un segundo disco tan elegante como su ropa, va como un tiro. En directo se crece y en el FIB (segundo año consecutivo) está en su casa, así que como en Glastonbury, fue el aperitivo perfecto para sus primos Arctic Monkeys.

Iñaki Espejo-Saavedra

FIB13miles

 

The Coronas

Poca cosa que rascar de los Coronas irlandeses, porque todo lo que ofrecen está en la superficie. Un pop-rock facilón, que trae consigo ingentes dosis de amor fraternal por la humanidad y cierto positivismo festivo que, para un ratito, está muy bien. También traen a irlandeses (sobre todo irlandesas) que corren y saltan ataviados con la bandera de su país, empujados por un hedonismo patriótico de lo más entrañable y extraño. No os voy a engañar: eso es lo mejor de los Coronas.

Jorge Salas

Arctic Monkeys

Arctic Monkeys llegaban al FIB con el público entregado y, seguramente, con el éxito asegurado. Lejos de acusar el acomodo, los británicos engrandecieron un poco más el recuerdo de su visita en 2011. Turner ya no es ese aprendiz de estrella del rock que se pasea, con esa imagen de cuidado desdén, buscando el agasajo fácil por la zona VIP y que, sin embargo, no acaba de hacerse con el escenario; ahora luce peinado engominado, mejor gusto en la indumentaria y ciertas dotes de verdadero frontman. A todo eso, más o menos accesorio, Arctic Monkeys le unen un repertorio difícilmente igualable por una banda de su juventud. Además de los nuevos temas (una testosterosa “R U mine?”, “Mad sounds” y “Do I wanna know?”, con la que abrieron el concierto), los de Sheffield desgranaron una discografía magnífica: de la rudeza de “Brianstorm”, “Old yellow bricks” o “Crying lightning”, a las lozanas “I bet you look good on the dancefloor”, “When the sun goes down” o “Fluorescent adolescent”, pasando por la adulta elegancia de “Suck it and see” o “Don´t sit down ´cause I´ve moved your chair”. Mención especial para la versión semiacústica de “Mardy Bum”, mágica, de las que dan el título de grupo grande. El único pero fue un bis excesivamente relajado, a pesar de la visita de Miles Kane en “505”.

Jorge Salas

FIB13arctic

 

Kaiser Chiefs

No esperen que los Kaiser Chiefs vayan a reventar los límites artísticos de estilo musical alguno, pero raro es que no le destrocen las suelas de las zapatillas como se los encuentren en un festival. Si su arsenal interminable de hits no fuera suficiente, aquí está Ricky Wilson para saltar, bailar o incluso subirse al techo del escenario a cantar si hace falta. Puro hedonismo con un inevitable toque de hooliganismo. Para alivio de la seguridad del Maravillas, menos gente que Arctic, pero una fiesta incontestable.

Iñaki Espejo-Saavedra

FIB13kaiser

 


 

Domingo 21

Palma Violets

Aunque las canciones finalmente suenen a lo mismo, hasta en tres ocasiones creía que iban a arrancar con “Best of Friend”, el nutrido grupo de fans que lucían la camiseta del grupo y su bajista Chilli Jesson dieron el punto necesario para resaltar este concierto por encima del de muchos otros artistas que incluso teniendo mejores canciones, como es el caso de Jake Bugg, sepan hacerse con el espíritu del festival y se marquen un rock de garaje así transversal, con muy pocos matices, pero que tiene su gracia si eres de los fibers saltarines. Ah! Y claro cuando le tocó el turno a “Best of Friends” se celebró como si tal…es decir, como si fuera otra bomba nuclear.

Juanma Caballero

FIB13palma

 

Deap Vally

Entre los White Stripes y unas Japandroids femeninas, estas dos chicas han derrochado la energía y el sudor suficientes para desperezar a cualquiera al que se le hiciera difícil la primera hora del domingo. Electricidad en estado puro, aún les falta tanto recorrido como el talento que les sobra.

Iñaki Espejo-Saavedra

FIB13deapvalley

 

Splashh

Como Deap Vally, Splashh son pura energía con un magnífico disco de debut. Un poco de psicodelia, algo de surf, poso de Pixies y un magnífico concierto de media tarde.

Iñaki Espejo-Saavedra

Grupo Salvaje

Beneficiados con el cambio de horario que supuso la cancelación de Azealia Banks, los madrileños comenzaron a defender su rotundo nuevo trabajo con una naturalidad apabullante. Sonidos sureños que fueron enganchando a cada vez más público foráneo (sobre todo fans de AlunaGeorge) dispuesto a dar una oportunidad a uno de los pocos grupos diferentes de nuestro país.

Iñaki Espejo-Saavedra

FIB13grupo

 

Jacco Gardner

Sin su inseparable sombrero el holandés ha demostrado que quien le considera un talento venido de otra época tiene razón. Psicodelia sesentera con momentos magníficos, protagoniza junto a The Strypes un revival sesentero que veremos si se convierte en tendencia.

Iñaki Espejo-Saavedra

FIB13jacco

Woodkid

Y aquí tenemos al caballo ganador. Ese extraño desconocido para casi todo el público que vino con unos visuales del tamaño de Constantinopla. Grande el arte que supura. Aunque se le compara con Antony Hegarty, tanto su puesta en escena como su música es mucho menos contraída que la del inglés. Pero me da a mí que el tiempo lo desplumará de tanto artificio, aunque bien debería andarse con ojo, porque reconozco que el minuto de oro que se apuntó concatenando éxito tras éxito con “Iron” o “I Love You” y unos vídeos de vértigo, bien le valió la estatuilla del artista revelación del festival. En boca de todos durante horas. Y una tanda de aplausos de locura.

Juanma Caballero

FIB13woodkid

Dorian

Ya lo siento, ya. Pero Dorian no tuvieron el impacto que debieran haber tenido, bien sea porque fueron la excepción a la regla del sonido, bien sea porque les tocó bailar con la más fea (su competencia fueron BRMC) pero su espectáculo perdió todo interés cuando se deshicieron de los cuatro exitazos que todos estábamos deseando escuchar. Y no será porque esta vez no le han puesto ganas porque sé que desde que comenzaron hasta ahora, sus conciertos van en línea ascendente, pero creo que tener tanto himno, hace que no se puedan disfrutar, o más bien medir con la misma vara al resto de su repertorio.

Juanma Caballero

Chvrches

Otros que se suponen ocuparían el lugar que al final ocupó Woodkid. Con una perfección electrónica, presentaron lo que será su álbum debut, enamorando al personal y dejando el gozo en vilo por un pop psicodélico construido a base de retazos electrónicos, a los que sólo eché en falta poner más ganas sobre la escena, ya sabéis aquello de salir con poses desganadas…por lo demás, un maravilloso concierto para quedarse canturreando sus melodías de camino al camping en la noche de la despedida.

Juanma Caballero

 Jake Bugg

Pues el chavalín de 19 años con la voz más arenosa de este lado del Atlántico vino a dar una lección de humildad, tal vez demasiada, nada de aspavientos, escuetas presentaciones de sus canciones, lo que incluyó un par de temas nuevos, y con eso toda la carne en el asador. Se echó de menos más presencia escénica, porque dejar que el pilar  de tu actuación sea tu voz,  que aunque hermosa es muy lineal, o sobre unos juegos de cuerda que más bien tiran a simple es un riesgo, que sólo puedes correr si tienes diecinueve años. Pero al rey lo que es del rey y su concierto fue igual de bonito que carente de emotividad, tan sólo conmovió el alma bailarina de unos pocos “Lighting Bolt” o “Two fingers”, aunque eso sí se llevó el premio al mayor público congregado a horas tempranas. Las nuevas canciones no hicieron sino anhelar más del chavalín, si no se no va del carril, puede que tengamos a los próximos Stone Roses en camino.

Juanma Caballero

 Black Rebel Motorcycle Club

Atronadores y grandiosos como lo fueron el jueves QOTSA, su rock oscurantista funcionó a la perfección y dejar caer el sol entre las montañas, mientras el trasiego de sus guitarras enmudecía corazones, fue otro punto álgido de la noche de las resacas. La gloria vino de mano de sus guitarras cuando paralizaron al personal con “Stop” y desataban las fieras con sus primeras canciones. Entiendo que se critique sus últimas publicaciones, pero si lo tuyo es el rock,  esta tiene que ser una de tus bandas de cabecera. No en vano, arrasaron de aplausos que pedían unos segundos más de actuación.

Juanma Caballero

FIB13Blackrebel

 

The Killers

Pues a Brandon Flowers le gusta el FIB. Quizás por confiar en él cuando aquella aventura (más bien desventura) en solitario. Por lo que sea salió en el bis con una camiseta de homenaje a Vince Power y sobre todo, ofreció un recital soberbio. Sí, no levanten las cejas por encima de sus gafas de pasta, a pesar de Battle Born, un concierto de los Killers en el 2013 puede seguir siendo digno de una princesa. Basta con subir el volumen, prescindir del AOR y de la pose de marine en misa y dedicarse a aquel pasado post punk y a los hits, uno tras otro hasta reventar el escenario maravillas. Apoteosis sin complejos ni remordimientos que se recordará varios años.

Iñaki Espejo-Saavedra

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.