Giardini Di Mirò

Italia es un sitio extraño donde tenemos a maestros como Morricone, pero aquí el post rock es un nicho muy pequeño

Aprovechando que en unos días la banda italiana Giardini Di Mirò visitará España, como parte del cartel del Aloud Music Festival, charlamos con Jukka, guitarrista y cantante de una de las bandas italianas de post-rock más reconocidas.

Lo primero que me ha llamado la atención es vuestro nombre, Giardini Di Mirò. Aun sabiendo que os habrán preguntado por él un millón de veces, ¿de dónde viene?

La verdad es que hemos explicado tantas versiones inventadas sobre nuestro nombre, que he olvidado cuál fue la verdadera razón. ¡Lo siento!

Tras debutar en 1998 con el EP autopublicado GDM?, en 2001 publicáis vuestro primer disco, Rise and Fall of Academic Drifting. Este pasado año 2012 estrenasteis vuestro último largo, el cuarto de vuestra carrera, Good Luck. En este tiempo habéis sufrido varios cambios de formación y la publicación de este último trabajo se ha alargado cinco años. ¿Por qué os llevó tanto tiempo?

Somos músicos a tiempo parcial y todos tenemos otros trabajos durante el día. A esto hay que sumarle que tenemos varios proyectos musicales que también consumen mucho de nuestro tiempo, atención y energía. Y además tenemos familias… Así que nos ha llevado tanto tiempo grabar este último disco porque la vida ya no es tan sencilla como hace 10 años.

Good Luck es un disco más variado y heterogéneo que los anteriores. ¿Esto responde a una manera de trabajar democrática en que tenéis en cuenta todas las ideas que se ponen sobre la mesa? ¿O tal vez habéis intentado plasmar en el disco todas vuestras influencias?

Tienes razón sobre este disco: es muy heterogéneo. Pero la razón principal es que grabamos el material en diferentes sesiones que tuvieron lugar a lo largo de un periodo de tiempo muy largo. De hecho, nos hemos dado cuenta de que es muy variado cuando ya estaba acabado. Y nos gusta, porque es una buena fotografía de nuestra paleta de sonidos.

Aunque vuestra música es potente y cruda, cuando escucho Good Luck veo que no estáis demasiado lejos del pop, en la manera en que cuidáis las melodías, por ejemplo. O en la dinámica de las canciones. ¿Es correcto?

¡Por supuesto! Estamos muy enganchados al pop. Nos gusta mucho. En nuestra adolescencia pasamos muchas horas escuchando a The Smiths, New Order, Blur, Suede o Pet Shop Boys. Así que sí, el pop es un elemento importante en nuestra música. Nos encantan las buenas melodías. Y son muy importantes para nosotros a la hora de componer. De hecho, estoy más interesado en la melodía, que en el sonido o en la técnica.

Para un tema de Good Luck, habéis contado con la colaboración de Sara Lov de Devics. ¿Cómo habéis llegado a trabajar con ella?

Nuestro ex batería es muy amigo de Sara, así que le pedimos si quería participar en un tema de nuestro disco, nos dijo que sí, y acabó poniendo la voz en “This is the place”. Fue muy intenso y muy bonito.

De hecho, a lo largo de vuestra carrera habéis colaborado con un montón de gente (Apparat, Piano Magic, Styrofoam…). ¿Qué os aporta trabajar con otros músicos?

Colaborar con otros artistas es una buena manera de escapar de tu propia tradición. Es una buena manera de tener una conexión con gente que te gusta y admiras. Y que además te dan un punto de vista diferente. Trabajar con gente como Apparat o Glen Johnson de Piano Magic es un placer: ponen su gran visión a tu propia música. En todos los casos, fue un honor trabajar con ellos.

A lo largo de estos 14 años, habéis ampliado vuestro sonido, que ahora no incluye sólo post-rock sino también shoegaze, post-punk o incluso el etéreo dream-pop. ¿Se trata de una decisión premeditada de innovar en cada disco o es el camino lógico que sigue una banda que evoluciona paralela a la evolución de los propios músicos que forman parte de ella?

Bueno, además de músicos somos unos amantes empedernidos de la música y escuchamos montones de discos. Es inevitable que mucho de lo que escuchamos se cuele en la música de la banda. Se trata más bien de un camino lógico y orgánico.

Sin dejar de ser muy minoritario, aquí en España en los últimos años estamos experimentando un interés creciente por la música rock instrumental, post-rock y aledaños, con festivales que programan bandas del género, cuando no dedicados en exclusiva a él, y en general más conciertos de este estilo que hace cinco años. ¿Cómo está en Italia? ¿Se puede hablar de una escena?

Ah, Italia, Italia, Itallia… Italia es un sitio muy extraño. Tenemos algunos de los maestros de las bandas sonoras, como Morricone u otros. Pero nos hemos olvidado de esto. En Italia lo que triunfa es la música cantada en italiano. Y sólo eso. El post-rock tuvo su momento hace unos 10 años, pero ahora es un nicho muy muy pequeño.

En unos días estaréis visitando España, para tocar en el Festival Aloud Music. ¿Qué esperáis de esta visita?

Pasarlo bien. Escuchar buena música. Comer buena comida. Hablar con gente interesante. ¡Y beber tanta cerveza (en español en el original) como podamos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.