Isobel Campbell & Mark Lanegan – Hawk (V2/Nuevos Medios)

Si soy franco, diré que, de todos los proyectos en los que se ha inmiscuido Mark Lanegan, más allá de los legendarios Screaming Trees o su carrera en solitario, los discos junto a Isobel Campbell son lo más prescindible. Desde las farragosas incursiones con Queens of the stone age, la reinvención del gospel junto a Soulsavers y hasta la clase que destilan las canciones de Twilight singers o The gutter twins me parecen más fundamentales y atractivas.

Dicho lo cual, he de admitir que Hawk (10) es hasta ahora el disco más logrado por la asociación que nos ocupa. El aroma folkie de voz aterciopelada que gasta Isobel Campbell, inteligentemente dosificado con la lija rasposa del norteamericano, no me terminaba de convencer del todo, sin dejar de haber grandes canciones puntuales.

No lo hizo en ese debut de ecos ensoñadores que fue Ballad of the broken seas (06), con todavía algún ambiente y arreglos deudores del pasado en Belle and Sebastian de la Campbell.

Sunday at the devil dirt (08) era un trabajo más espartano, sin suavidad, intentando simplificar elementos o hacerlos menos obvios. La idea no era mala, pero sin embargo las canciones eran considerablemente peores que las del primer disco, por lo que finalmente lo olvidé incluso antes.

Con Hawk, las cosas cambian: basta escuchar la apertura con “We die and see beauty reign”. Nunca habían sonado tan conjuntadas ambas voces; antes sólo parecían una el complemento de la otra, ahora, por el contrario, ambas suman, y lo hacen con un tema cargado de hondura con mínimos apuntes instrumentales. Grande.

El despiporre  instrumental psycho-jazz desatadísimo del tema titular, “Hawk”, me parece otra aportación brillante y excitante, saliéndose de un libro de ruta que ya empezaba a mostrar signos de desgaste.

Otra característica que me atrae es el hecho de que, aunque transiten veredas ya conocidas como con “You won’t let me down again” o “Come undone”, el que lleva ahora de la mano a su partenaire interpretativamente es el simiesco trovador y no la fémina, pese a que el mérito compositivo y la producción recaiga sobre ella.

Sin tanta orfebrería de cuerdas ni tanta tristeza de pucheritos que pudiese atraer a la fauna moderna, se erigen nobles y auténticas sobrias piezas de aroma a raíces americanas como la versión de Townes van Zandt “Snake song”, el rock and roll de “Get behind me” o los coqueteos gospel de “Lately”. Isobell Campbell también se esmera y en “To hell & back again” logra subyugar pareciéndose más que nunca a Hope Sandoval. Salvados.

ESCUCHA en Spotify: Isobel Campbell – Hawk

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

WP-Backgrounds Lite by InoPlugs Web Design and Juwelier Schönmann 1010 Wien