Joe King Carrasco (Gruta 77) Madrid 04/08/22

Joseph Charles Teutsch, conocido con el sobre nombre de su personaje; Joe King Carrasco, pertenece a esa estirpe de artistas que tocaron el éxito masivo, pero que le esquivaron cual maldición. Y más de una vez, sin embargo, el bueno de Joe ha preferido seguir a su aire y a no atarse a discográficas, contratos o giras interminables. Autenticidad o modus vivendi, el caso es que Joe King Carrasco hace años que combina su apacible vida, en la que ocupa un lugar importante su ONG http://www.vivaperros.org/ en la que ayuda a encontrar nuevos hogares a perros abandonados, con pequeñas giras solo cuando a él le apetece.

Ha estado por España un par de semanas y su último concierto recayó en la madrileña sala Gruta 77, reducto de Rock & Roll de Carabanchel que resiste impasible los devenires de estos tiempos.

En formato de cuarteto, sin teclista – instrumento muy habitual en sus bolos – y con saxofonista (Gil Herman) en todas las canciones, salió al escenario sobre las 21:30, con su telecaster y una sonrisa y energía que le acompañarían todo el concierto. Allí estaba, sin darse importancia frente a nosotros, toda una carrera musical de más de cuarenta años.

Un concierto de tres horas, repasando gran parte de la totalidad de su cancionero, yo no se lo permito a cualquiera. Siempre he suscrito que lo bueno si breve, dos veces buenos y con el R&R más. Pero cuando tienes delante a un tipo con esa cantidad de registros y que toca una canción tras otras, sin parar, a sus 70 años; uno no solo tiene que reverenciarle, también preguntarse de dónde saca toda esa energía y también – por qué no – replantearse si uno a su edad tendrá también ese ímpetu.

Así, Joe King Carrasco y su nueva banda, Gevaudan Hound Dogs, fueron desgranando canciones como: «Buena», «Don´t Bug Me Baby», “Party Weekend”, o “Federales”, todas aparecidas en el álbum que Stiff Records editó en 1980. Disco con el que tuvo un notable éxito entre público “nueva olero” de la época, que vieron con buenos ojos esa mezcla de New Wave y Tex Mex.

No pudieron faltar otros temas que le valieron el sobre nombre de “El Rey del Tex Mex”, como “Baby Let´s Go to Mexico”, “Juarez & Zapata”, una de las más celebradas por los presentes, o “Bandido Rock”. Para ese entonces – me reitero – sin parar prácticamente en ningún momento; atacó con varias de sus referencias de sabor jamaicano, como: “Dame Dame tu Nook Nook”, o “Viva San Antone”. Y es que si hay alguien que conoce las fronteras es él, puesto que nació casi en la frontera con México, quizás por eso lo suyo siempre fue derribar fronteras estilísticas y musicales ¿Quién sino se ha atrevido a mezclar reggae con tex mex?

La segunda vez en su historia que el reconocimiento cuasi masivo le vino a visitar, fue cuando su amigo Manu Chao incluyó su versión de “Pachuco Hop” en el exitoso, Putas Fever (1989 Virgin) lo que le valió un gran reconocimiento en Francia, país en el que sigue teniendo mucho predicamento. Y con esta, con “Caca de Vaca” y con otros cuantos hits fue finalizando su generoso bolo.

Sin duda, acabábamos de ver a un grande en acción, superviviente de la New Wave que supo crear su propia marca musical. Quizás ese fue su gran acierto o error comercial, nunca lo sabremos, a no ser que nos lo aclare él; y seguro que para él su libertad creativa fue su gran éxito vital.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

WP-Backgrounds Lite by InoPlugs Web Design and Juwelier Schönmann 1010 Wien