‘La época heroica’ de Julio Ruiz: El comienzo del territorio indie

Los seguidores de este coleccionable de anécdotas que desde hace unos meses tiene su hueco (gracias) en Muzikalia me han escrito en los últimos tiempos a mi correo para preguntarme sobre historias que vienen a converger en un mismo punto: el comienzo del territorio indie. Y me señalan con el dedo (gracias por colocarme la autoría) quizás porque recuerden aquellos momentos que consideran emparentados con las g.a.t.o.´s (aquellas actuaciones de músicos de aquí o foráneos que nos dejaban las muestras de su arte en uno de los grandes estudios de la planta baja de RNE).

Entre esos mensajes que hemos leído este mes de agosto hay abrumadora mayoría y coincidencia en que desempolvemos el palmarés maquetero (aunque sólo sea comentando o haciendo memoria de quienes se llevaron la medalla de oro) de aquella redundante (por el nombre con el que la bautizamos) «lista grande de maquetas grandes de disco grande».

Y es que así como las g.a.t.o.’s las ubicábamos cuando teníamos material y su acomodo en la programación era los viernes, la mencionada lista maquetera tenía su hueco en el calendario el último viernes de cada mes. Los oyentes votaban (no sé si ya he dicho por aquí antes que me iba a casa para hacer el escrutinio pertinente con bolsas llenas de cartas porque en los inicios de los 90’s era el único medio de conexión) y cada mes teníamos lista nueva. Una relación que empezó siendo de diez maquetas pero que, con el paso de los años y el crecimiento de la espuma del que empezó siendo incipiente territorio indie, tuve que ampliar hasta veinte nombres.

Y como todo tiene un kilómetro cero yo siempre lo he colocado en 1992. Un año antes, procedente de Radio 4, llegué a Radio 3 y cuando el programa, pasada un tambaleante aterrizaje, recuperó la identidad que siempre tuvo en su anterior casa de la calle Huertas (allí pinchaba por ejemplo las primeras maquetas de Vancouvers o Los Navajos) seguí una línea continuista que siempre había tenido Radio 3: el apoyo a los artistas que empezaban. Y lo hacía porque me gustaba y porque, de añadido, era deber como servicio público. Ocurría que la resaca o los rescoldos de la movida, una década después, empezaba a oler a caducidad rebasada y se necesitaba respirar aire nuevo. Entre otras cosas porque, desde distintos puntos de nuestra geografía, y buscando patrones a imitar (Sonic Youth, Pixies, Jesus & Mary Chain y muchos otros más) ya había quién había tomado aplicadamente apuntes de lo que era la melodía casada con el ruido.

Por eso hoy en este previo a lo que será en futuras ediciones el recorrido por los artistas que se auparon a lo más alto del cajón en lo que era el artista maquetero del año (en el momento en que hubiera publicado un disco grande o álbum ya perdía la condición de tal) luego mutado en artista emergente, quiero que nos detengamos en aquel recopilatorio (la fecha, 1992, es coincidente con la antes citada) llamado La Única Alternativa que publicó el sello La Fábrica Magnética que fue la etiqueta que se inventó Servando Carballar cuando se produjo su marcha del sello Dro, que más de una década antes él asimismo había creado.

Escucha las canciones de ‘La Única Alternativa’

Echen un ojo a ese disco de varios artistas porque, aún con los defectos lógicos de los primerizos, hoy es auténtica joya para que todos los devotos de los sonidos noventeros de aquí vean de donde vino parte de lo que luego fue histórico. Ahí están Alias Galor (Xesca, su voz solista, sigue cantando), Iluminados (las hermanas Espín, que acababan de ganar el Murcia Joven, desentierran de vez en cuando la etiqueta de garantía como en la presentación del libro de fotos muy acorde con estas líneas de hoy de Nathalie Paco), The Faded Flower (pioneros en Barcelona con Mireia y Sergi al frente), Inoxidables (el dúo que hoy sigue haciendo canciones aunque sus dos componentes de toda la vida trabajen a distancia), Dirty Boots (… o Frankenbooties con Joan Vich dentro)….

Una vez hecho el previo ya será el mes que viene cuando nos detengamos en los primeros ganadores de la liga maquetera del 92 que fueron… Los Planetas.

Consulta aquí todos los artículos de ‘La época heroica’ de Julio Ruiz

4 comentarios en «‘La época heroica’ de Julio Ruiz: El comienzo del territorio indie»

  • el 22 septiembre, 2022 a las 10:28 am
    Enlace permanente

    Hola, lo cierto es que aquellos años fueron un poco difusos, ha sido con el tiempo como siempre que se han querido delimitar las fechas y los momentos…normalmente se fija la gira Noise Pop 92 a finales de ese 1992 como fecha de partida de lo que fue el «indie» en España aunque como en el caso del recopilatorio del artículo de manera un poco tangencial, como saco donde meter todo aquello que se cocía sin un horizonte claro.
    Por cierto que el recopilatorio fue el segundo con ese nombre y que seguía la línea del primero que era por otro lado mucho más interesante.
    La mayoría de canciones de aquellos grupos de aquel 1992 han envejecido fatal, también el interés por aquellos discos, en su mayoría olvidados (buff han pasado ya 30 años) con razón incluso por los que por allí estuvimos danzando.
    En fin, saludos!

    Respuesta
    • el 22 septiembre, 2022 a las 11:28 am
      Enlace permanente

      Ya, pero ese otro disco al que te refieres era aún en el sello Dro y faltaban años para que llegara lo indie. La dama se esconde, Duncan dhu, La gran curva, La caída de la casa usher…eran algunos de los nombres de ese recooilatorio canterano de mediados de los 80s. Yo si que le doy valor al recopilatorio al que me refiero. Y es obvio que todo lo primerizo suele ser balbuceante pero tiene ese encanto

    • el 22 septiembre, 2022 a las 2:32 pm
      Enlace permanente

      Unai, este disco fue anterior a esa gira, que por cierto giraba de forma un tanto excesiva en torno a un único centro apellidado calvo. Salieran adelante o no los grupos que estaban en «La única alternativa», supuso el verdadero pistoletazo de salida a algo nuevo, que ya no era 80. Es incuestionable su valor histórico.

  • el 22 septiembre, 2022 a las 2:23 pm
    Enlace permanente

    No, si no digo que no tenga su gracia, yo lo tengo en mi colección, pero más allá de la anécdota y de lo que pudiera significar en su momento no tiene mucho más.
    En la misma línea quizá fueron mucho más relevantes tanto los 3 volúmenes en LP de Screamin’ & Shoutin’ de Subterfuge por no hablar de la serie en 7» de 12 volúmenes The Subterfuge Compilation.
    Y bueno ya mirando un poco lo de The Munster Dance Hall Favorites! del sello Munster desde el 1987 al 1992 en 5 volúmenes…
    Por años son anteriores y con mucha más chicha y grupos relevantes para lo que significó un poco todo. Habría más recopilatorios a destacar pero creo que con esas dos pinceladas es suficiente.
    Saludos.

    Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

WP-Backgrounds Lite by InoPlugs Web Design and Juwelier Schönmann 1010 Wien