Las 15 mejores versiones de canciones de Leonard Cohen

Se cumplen cinco años de que nos dejara Leonard Cohen. Una carrera de casi cincuenta años, con quince álbumes de estudio, nueve en directo, un continuo revolver las mismas obsesiones personales y algunas de las canciones más memorables del repertorio contemporáneo, como se ve en sus numerosas versiones. ¿Qué artista que se precie no tiene una versión de “Hallelujah“?  ¿Quién se resiste a contar otra vez que Suzanne “takes you down to her place near the river”?

Algunas de estas versiones se han convertido en clásicos por sí mismas. Internet está lleno de “las mejores versiones de Leonard Cohen”. Esta es nuestra propuesta, mezclando lo imprescindible y conocidísimo con alguna sorpresa, y procurando dar una visión internacional y con las versiones más creativas. El objetivo no es escoger las diez o quince mejores, sino lo más variado dentro de las muchas excelentes, y el orden de las canciones no establece preferencias sino que intenta crear un recopilatorio agradable y equilibrado.

1. Hallelujah – Jeff Buckley

Un suspiro. Una guitarra sola que no se da ninguna prisa y que parece que estuviera improvisando. Un minuto entero antes de que entre la voz que lo cambió todo. Dicen que esta canción no era especialmente popular hasta que Jeff Buckley nos la gimiera al oído, y la verdad es que su tremendo atractivo de los últimos veinte años o así no tiene otra explicación. Algunas de las copias no son nada afortunadas; pon Hallelujah en el buscador de Spotify y horrorízate conmigo. Pero antes de que intentaran convertirla en algo fácil, de una tristeza blanda y genérica, estaba Jeff cantando algo que importaba. Y no podemos olvidar eso.

2. First we take Manhattan – R.E.M.

Grabada para un recopilatorio de bandas independientes cuando R.E.M. empezaba a comerse el mundo (es de 1991, el año de Out of Time), da gusto escuchar la energía del grupo tan joven, el bajo reduciendo la melodía de los sintetizadores a su mínima expresión y haciendo que funcione, y en fin, ese gustazo de grupo de rock de toda la vida bien hecho. Y Mike Mills cantando los coros, que siempre da puntos extra. Es una lástima que no esté en Spotify, así que en el recopilatorio la sustituimos por la del clásico Peter Maffay, por la misma razón: que la traducción a rock le queda estupenda.

3. Pequeño Vals Vienés – Enrique Morente

Qué indecisión: ¿El vals vienés? ¿Manhattan? ¿Las dos? No quedaba bien poner dos canciones del mismo disco en esta lista. O sí. También te puedes poner el Omega entero, vuelves dentro de una hora y sigues leyendo. Hace demasiado que no lo escuchas y el álbum lo merece.

4. Famous Blue Raincoat – Tori Amos

Es sorprendente la cantidad de mujeres que han versionado esta canción, entre ellas la española Christina Ronsevinge, por desgracia con una traducción muy libre y completamente innecesaria, dado lo bien que la cantante se desenvuelve en inglés. En fin, volviendo a la escogida: los tonos cansados y tristes de Cohen, los de alguien que está escribiendo a escondidas a las cuatro de la mañana, se transforman en manos de Amos y su piano en un llanto prodigioso. No hay versión mejor actuada.

5. Joan of Arc – Anna Calvi

Apenas hay versiones instrumentales de Leonard Cohen, o al menos, versiones que merezcan la pena. Anna Calvi, que podría haber hecho maravillas con la letra de Joan of Arc, juega con nosotros, nos engaña (sí, parece un arpa, ¿verdad?), nos tiende una trampa. La escuchas hasta el final, y te emocionas igual que si hubiera cantado. Porque con una versión así entiendes que Leonard Cohen escribiera canciones y no solo poemas.

6. Dance me to the end of love – Jorge Drexler

En acústico, la dulce voz y el toque ingenuo de Jorge Drexler cantando en inglés suena al amigo de tu amiga, en un piso de estudiantes a las dos de la mañana, intentando seducirte con la guitarrita. Naturalmente, le funciona.

7. Avalanche – Nick Cave

Cuando Murió Cohen, el cantante australiano dijo que era el mejor compositor de todos. Lo ha citado también como una de las mayores influencias de su juventud y de su propio estilo compositivo, y lo versionó en numerosas ocasiones. De hecho, la canción que abre From her to Eternity, su primer disco con The Bad Seeds, es una de estas versiones, “Avalanche”. A pesar de la belleza de otros intentos de Cave, nos quedamos con esta primera. Oscura, punkificada y amenazante, despojada de la engañosa suavidad en la voz del cantante original. Porque una avalancha es algo peligroso, y porque es bueno matar a tus ídolos, a veces. Por dar una alternativa, aquí tenéis “I’m your man”.

8. Suzanne – Nina Simone

Seguida de cerca por la de Me’shell Ndegeocello. ¿Cómo? ¿Suzanne, ese casi recitado tan íntimo, convertido en un tema bailable? ¿De dónde sale ese piano, toda esa instrumentación jazzística? Nina Simone es capaz de lo más amargo y de lo más alegre, y aquí opta por lo segundo. La felicidad que desprende no deja atrás el sentimiento, con una voz que sube, baja y trina, haciendo plenamente justicia a la letra. Porque hacen falta versiones de Cohen así, con menos melancolía. Tomárselo en serio no quiere decir que haya que ser solemne.

9. If it be your will – The Webb Sisters

Las Web son cantantes folk que además de su carrera como dúo, trabajaron como coristas de Cohen en sus giras desde 2008. En el álbum Live from London, posterior a este tour, Cohen recita la primera estrofa y a continuación les cede el micrófono. Acompañadas de un arpa, realizan una versión que el propio autor califica de sublime. Por supuesto, tiene razón. El dúo grabó posteriormente una versión de estudio. Y las incluimos porque sus dulces voces no desvirtúan una letra estremecedora.

10. Who by fire – Bunbury

Bastante cercana a la versión original, esta pequeña rareza lleva un escueto acompañamiento de piano, es apenas una maqueta. El histrionismo del cantante está muy bien contenido, la voz se le rompe en un sollozo justo en los puntos adecuados, y queda perfecta en su simplicidad. Si hay una canción de Cohen que le siente bien al estilo del cantante español, es sin duda esta letanía conjurando a la muerte.

11. I can’t forget de Jarvis Cocker

Al principio parece que la única concesión va a ser esa batería acelerada, y que el cantante se va a limitar a seguir de cerca la entonación del original… hasta que llegamos al puente, y hace la canción suya, con ese “ni cantado ni recitado ni todo lo contrario”. Si te dicen que es de Pulp, te lo crees. Porque hay artistas que son capaces de dar personalidad y humor a una pausa y un tarareo, y Jarvis Cocker está entre ellos.

12 Hey that’s no way to say goodbye – Beck / Record Club

Record Club es un proyecto paralelo de Beck, en el que colabora con otros músicos para grabar en un solo día y sin ensayos un álbum entero de otro artista. Su Hey, that’s no way to say goodbye es comparable a Suzanne en manos de Nina Simone: aunque el tono monótono de la voz cambia poco, se acompaña de una instrumentación casi bailable, muy adornada con percusiones suaves, que dan toques agridulces a esa despedida que no debió ser. No está en Spotify, así que para la colección hemos puesto la de Lianne la Havas, que se va al extremo opuesto: instrumentación minimalista y una voz bonita y cálida. Escuchad las dos a ver qué enfoque os gusta más.

13. The Partisan – Babylon Circus

Babylon Circus son un grupo francés de ska que suenan a pasacalles. ¿Te acuerdas de eso, de bailar en la calle? ¿Con música en directo? Babylon Circus y en plano 2020 no tuvieron mejor idea que traducir este himno antifascista a su estilo. La canción no es original de Cohen, sino de la ruso-francesa Anna Marly, pero los arreglos de Cohen son los más famosos y esta banda francesa se inspira en ellos, prefiriendo la letra inglesa a la original. Porque el antifascismo siempre viene bien, y si tiene esta valentía y originalidad, más.

14 Bird on a Wire – Willie Nelson

Junto con Suzanne y Hallellujah, una de las canciones más versionadas de esta lista. Qué bien queda cantar que uno quiere ser libre, ¿verdad? El clasiquísimo Nelson canta como si la canción se le fuera a romper, con una voz a veces temblorosa de emoción, y un arreglo de cuerdas que suena a atardecer en el porche después de un día largo y cansado. Porque suena como si siempre hubiera estado pensada para ser country. Y el caso es que a mí, personalmente, no me gusta Willie Nelson, pero cualquier versión que escuche la comparo a ésta. Si quieres una versión que siga sonando country pero no tanto, la de Johnny Cash.

15. Am dunklen Fluss – Nina Hagen

La segunda mitad de la carrera de Cohen es mucho menos popular que sus inicios. Muchos acompañamientos de voces femeninas, melodías a veces poco inspiradas… arreglos repetitivos que a veces hacen preguntarse si no estarían mejor publicados como poemarios. En un disco homenaje alemán con todas las canciones traducidas, una Nina Hagen de voz rota da un discreto toque rock a By the rivers dark, sacándolo del sopor. Porque también en esos últimos discos se pueden encontrar joyitas.

Las 15 mejores versiones de canciones de Leonard Cohen

2 comentarios en «Las 15 mejores versiones de canciones de Leonard Cohen»

  • el 8 Noviembre, 2021 a las 10:46 am
    Enlace permanente

    Echo de menos el I Can’t Forget a manos de los Pixies en el tributo Im your fan

    Respuesta
  • el 9 Noviembre, 2021 a las 6:17 am
    Enlace permanente

    Estoy de acuerdo en el primer puesto de Jeff, pero no olvidemos que él tomó como referencia la versión que hizo el gran John Cale de ese tema. Luego la hizo aún más grande, por supuesto. Pero fue el Galés el que puso las directrices.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

WP-Backgrounds Lite by InoPlugs Web Design and Juwelier Schönmann 1010 Wien