Lemon Jelly – Lost Horizons (XL/ Everlasting records)

Gelatina de limón con uvas. O con gajos de mandarina. Gelatina de limón con champiñones. O con un poco de melancolía. Después de miles de combinaciones posibles, estoy segura de que no se te había ocurrido combinar la gelatina de limón con pop, folk, jazz y electrónica. Un plato excelente para degustar en un espacio muy, muy abierto. O quizás todo lo contrario: en un ascensor . Aunque es probable que en el punto medio esté lo acertado: en un ascensor de cristal, transparente. Por cierto, Lemon Jelly es gelatina de limón en inglés.

Y tras la edición en España de un recopilatorio de sus tres anteriores ep´s, nos llega este disco con 8 temas que en absoluto te dejarán indiferentes. Una mezcla diferente entre lo eléctrico y lo electrónico. Un modo sugerente de confeccionar temas pegadizos que en absoluto se asemejan a gente como Rinôçerôse a pesar de que algunas cosas que acabas de leer te hagan relacionar. Lemon Jelly son especiales. Sus canciones no son para la fiesta que piensas organizar por la llegada del otoño. Leí no sé en dónde que su obra era “música de baile que no se baila” y es realmente un apunte muy acertado.

Nick y Fred son el dúo que lleva desde el 98 dando forma a este proyecto. Pero ambos son polifacéticos al máximo. No son nuevos en esto del mundo de la vanguardia artística. El primero ha trabajado, pon atención, como programador de gente como Pulp, Primal Scream, Björk, Blur o Spice Girls (sí, has leído bien, y ya es hora de reconocer que los discos de las tipas más horteras del pop sonaban bien), y también ha compuesto bandas sonoras para la tele y para videojuegos de Sony y Sega. Fred es un dj reputado que ha pinchado en los mejores clubs del Reino Unido, un diseñador y un ilustrador. La verdad es que no han perdido el tiempo. En absoluto.

Y tras el párrafo informativo para situarte en el presente de Lemon Jelly, te diré que este disco es como un conjunto de telas de miles de colores, unidas con hilos gruesos y con mucha clase. ¿La denominada técnica del “cnt´n´past”? A lo mejor. Usan samplers y mucha imaginación en orden a crear una música sensible que en ocasiones se hace algo larga. Pero en líneas generales es un disco atrevido y que no te decepcionará. La gelatina de limón dominará el mundo. O quizás sólo tu cocina. O tu cd. Pero algo hará.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.