Loe Lof Lon – Bad Beats (Ferror Records)

Adoro a Gori Valarez. Así, sin más. Un amor incondicional que se debe a que su música es un acto de amor hacia la creación, y sobretodo, un gran respeto hacia la inteligencia del oyente. No todo por estos lares es copia sobre la copia, y demás actos de estulticia patrocinados por el tribunal del buen gusto mediático.

La filosofía de Valarez es clara: “tratar de destrozar lo convencional respecto al arte, romper la frontera entre arte y vida, defendiendo la libertad de lo individual, la espontaneidad, la inmediatez, la imperfección, el azar, buscando un lenguaje musical libre y sin limitaciones. Detrás del proyecto está la búsqueda de lo casual, casi todo lo que suena en el disco son primera tomas, experimentaciones, jugando con antónimos y buscando puntos de encuentro entre las canciones”. Ante tales declaraciones de intenciones yo mejor me callo y disfruto escuchando estos sonidos que son poderosos en su malsano devenir.

Loe Lof Lon son las primeras tres palabras que escribió la hija pequeña de Gori (no busquen interpretaciones rarunas), y ya con su extraordinario Conventional Elements (2017) que ya se coló en la sección de “7 Minutos” demostró ser un aguerrido nigromante sonoro que regurgitaba resonancias jazzísticas a lo Barry Adamson, garage esquizoide, y hasta free jazz con sus toques a lo John Lurie. Casi nada.

Pues esto y más contiene este alquímico Bad Beats (Ferror Records, 2019) en donde todo, absolutamente todo, es puro placer auditivo. Si no les convenzo, escuchen las trompetas desquiciadas de “Dirty Party” clamando bajo una colcha sonora que quiere ser funky, y que hasta me recuerda a ESG. ¿Más pistas? En “White Plastic Bag” se pone en plan James Bond de misión en algún lugar de fantasía distópica; “City Beat” es una marcianada a ritmo de postpunk, y en “The Outside” se aparean Suicide y Wendy Carlos. Me estalla la cabeza. Fin.

Escucha Loe Lof Lon – Bad Beats

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.