Los Directivos – Por Amor y Jerarquía (Islam Records)

En la medianoche del pasado 11 de julio, mientras toda la España futbolística se echaba a la calle a celebrar la consecución del Mundial y toda la España no futbolística se echaba a la cama como si tal cosa, Los Directivos colgaban en la red su disco debut. En principio ese momento estaba destinado a producirse en el preciso instante en que la selección cayese eliminada pero, como a muchos otros, este resquebrajamiento de las certezas de la vida les pilló a pie cambiado.

Poco se sabe por ahora sobre esta banda. A partir de sus letras se puede adivinar que son, o aparentan ser, treintañeros capitalinos, fanáticos del Real Madrid, sexualmente anacrónicos, más amargados que irónicos y muy recelosos de las profesiones liberales y de la actual escena indie. En el Cluedo a estas alturas solo habríamos hecho que descartar al Padre Prado. Y es que ni ellos mismos se quieren dar a conocer ni según dicen tienen la menor intención de ofrecer conciertos. Incluso ignoramos si esta aventura tendrá continuación más allá de este disco. Si realmente les entra la curiosidad, pregunten a Ana Fernández (La Bien Querida) que les ha hecho los coros en alguna canción o googleen bien por los foros que seguro acaban dando con alguna teoría bien sustentada. Ya les digo que cualquier parecido con los The Residents es mera coincidencia.

Esta actitud como “de vuelta de todo” tiene su reflejo obvio a lo largo del disco. Vocoders y sintetizadores, la piedra filosofal de tantos grupos de fin de semana y conciertos de martes noche en bares de diseño de los colegas, acompañan unas letras escritas con humor pero con la aparente intención de hacer llagas. Pero es que al final parece que intentar encontrar la gracia en cada verso resulta un poco cansino. Se agradece que haya bandas que no solo canten sobre sentir el peso del mundo en sus espaldas pero no todo se puede justificar en tener o no sentido del humor más que nada porque muchas veces a la segunda vez el chiste ya no hace tanta gracia. Y por otro lado si tan ácidos y mordaces quien sonar –otro aparente coletazo más de la continua insatisfacción de la generación X-, al menos podrían haberle dado bastante más punta al lápiz. Por ejemplo ¿son realmente los Vetusta Morla el auténtico anticristo indie o es que en la escena musical los grados de separación son muy pocos?

Hay que reconocer que aparecer de la nada y hacer el ruido que han hecho Los Directivos es algo muy de agradecer pero a ver si a la próxima les da más por disparar con bala y menos por los petardos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.