Los hijos de la Dama de Hierro. El papel de la música ante Margaret Tatcher

Como ya saben, la ex ministra británica Margaret Thatcher falleció este lunes. La Dama de Hierro, como se la llegó a conocer a lo largo de su vida, dejó su impronta política en las Islas Británicas y en toda Europa durante un periodo de 11 años. Su política ultra liberal sirvió de escuela para diferentes generaciones de políticos europeos, famosas fueron sus fuertes medidas: recortes sociales, privatizaciones de empresas estatales, su postura con la Guerra de las Malvinas o su escaso o nulo apoyo al mundo del arte y de la cultura durante su mandado ¿Les suena de algo?

Pero la Tatcher no sólo fue una figura política, sin ella pretenderlo se convirtió en todo un icono pop, alumbrando con su manera de gobernar un país a toda una generación de músicos británicos que encontraron en ella una fuente de inspiración inagotable. En esta selección no sólo encontrareis artistas que cantaron contra la mandataria, también músicos de la Inglaterra de su época que en algún momento retrataron la realidad de su país.

Con todos ustedes; los hijos de la Dama de Hierro:

El primer disco que firmó Morrissey en solitario después de la disolución de The Smiths, fue Viva Hate, un excelente trabajo que contenía trece joyas Pop, precisamente la numero trece, como si el de Manchester quisiera desear la peor suerte a la ministra en los últimos años de su mandato, fue esta canción de título bastante revelador.

Fernando del Río

Dave Wakeling, cantante y guitarrista de The Beat (conocidos más tarde como The English Beat para diferenciarse de The Beat norteamericanos) explicaba por qué le había dedicado este tema a la ministra (“Stand Down Margaret”). Según su visión, le parecía increíble que una persona que se había criado en un barrio obrero al calor de una frutería familiar, se hubiera empeñado en destruir el Reino Unido y en enfrentar a todos los británicos con unas políticas egoístas y dañinas para los más pobres.

Fernando del Río

Paul Simonon compuso esta canción basándose en el barrio que le vio crecer, Brixton, y en ella no habla de Margaret Thatcher, pero retrataba e incluso se aventuraba a profetizar los disturbios que se vivieron en el barrio en 1980. Y es que si hay una banda que supieron retratar como nadie la Inglaterra de Thatcher, fueron The Clash.

Fernando del Río

La banda Notsensibles probablemente no aparecería ni en uno sólo de los recopilatorios punk de la época, en los que se suele encontrar su single, de no haber tratado el tema en cuestión, de la señora Thatcher. Cuarteto de escaso éxito y nula fortuna para componer temas, pasó a la historia del Punk con esta canción, “I´m in Love with Margaret Thatcher”, que años después saltaría a la fama por ser incluida en los créditos finales del film “The Iron Lady“, protagonizado por Meryl Streep.

Fernando del Río

Aunque Carter USM se formaron cuando el gobierno de Margaret daba sus últimos coletazos, no os quepa duda que los podemos considerar como un grupo crecido a las faldas de la primer ministra, tanto por sus letras como por sus planteamientos vitales, que hubieran hecho agarrar más de un berrinche al más templado de los Tories. Cuando se enteraban de la noticia, Carter USM se apresuraban a poner este tema en su Facebook oficial. Sobran las palabras.

Fernando del Río

El entonces cuarteto británico de Hardcore Punk se formó en 1979 y fueron pioneros en las islas, junto a Crass, en acelerar el, ya de por sí, veloz Punk hasta límites insospechados. Lástima que la fama se la llevaran los sobrevalorados Exploited. El caso es que The Varukers también dieron su ración de bilis a la ministra en este “Thatcher Fortress” del año 1984.

Fernando del Río

La Dama de Hierro se ganó su apodo por, entre otras cosas, su dura represión de la huelga que los mineros británicos llevaron a cabo entre 1984 y 1985 contra la política conservadora (y desastrosa para sus intereses) que Margaret Thatcher puso en marcha poco después de llegar al poder. La huelga acabó bastante mal para los sindicatos británicos, que vieron como su poder quedó mermado de forma casi definitiva. De hecho no han vuelto a levantar cabeza desde entonces. Billy Bragg, siempre dispuesto a defender las causas de los más débiles, mostró claramente su apoyo a los huelguistas con la canción “There is a power in the union”.

Fidel Oltra

En 1980, apenas un año después de la llegada al poder de Margaret Thatcher, los efectos de su política de desregularización, flexibilidad laboral y enfrentamiento con los sindicatos empezaban a notarse. Pronto se produjeron los primeros disturbios en ciudades como Bristol, y la poca industria que todavía quedaba en pie tras la crisis de los 70 prácticamente terminó de desmoronarse. Ciudades como Coventry o Glasgow se vieron enormemente perjudicadas. Precisamente en Glasgow algunos de los miembros de The Specials se encontraron con un panorama desolador: gente vendiendo sus posesiones en las calles, batallas callejeras, desempleados vagando sin rumbo… Aquello les pareció una ciudad fantasma y les inspiró la dramática y misteriosa “Ghost Town”.

Fidel Oltra

En 1982 Gran Bretaña y Argentina se enzarzaron en una tonta guerra provocada por unas pequeñas islas, las Malvinas, que hasta entonces muchos ni siquiera hubiéramos sabido situar en un mapa. Fueron muchos los músicos que protestaron contra el horror de la guerra. Entre ellos estuvo Elvis Costello, que escribió una canción llamada “Shipbuilding” que llamaba la atención sobre la paradoja de que las mismas ciudades que recuperaban su prosperidad industrial construyendo y reparando barcos de guerra, estaban también mandando a sus jóvenes a combatir y tal vez morir en el frente. El primero que grabó “Shipbuilding” fue, sin embargo, Robert Wyatt.

Fidel Oltra

Se acercaban las elecciones de 1987, y cierta gente en las Islas Británicas estaba aterrorizada ante la posibilidad de un tercer mandato de Margaret Thatcher. En 1985 se puso en marcha un colectivo denominado Red Wedge, formado por músicos comprometidos con la política y simpatizantes del Partido Laborista, cuyo principal objetivo era concienciar a la gente para que votaran por dicho partido con el objetivo de sacar a Margaret Thatcher del poder. Entre los fundadores estaban Billy Bragg, por supuesto, pero también Paul Weller o Jimmy Sommerville (The Communards). A lo largo de 1986 organizaron una serie de actuaciones que contaron con la presencia de grupos simpatizantes de izquierdas como The Housemartins, The Smiths o Style Council. Estos últimos, liderados por Paul Weller, lanzaban sus proclamas políticas enmascaradas bajo la apariencia de música intrascendente y bailable.

Fidel Oltra

Esta “The day that Thatcher dies” de Hefner va sobre ser un crío y crecer en la Gran Bretaña de Margareth Thatcher. Y tener que descubrir los valores éticos por uno mismo, sin que nadie te guíe en el camino. Porque los valores éticos han dejado de ser importantes. De eso habla esta canción de Hefner, que con su característica ironía retrata, a base de frases acertadas, desde las sub-culturas underground hasta las diferencias de clase. “Estaba enamorado, pero los Tories no sabían lo que significaba eso”, cantaba Darren Hayman.

Raquel García

George Square es la plaza pública más importante de Glasgow (Escocia), centro de manifestaciones, protestas, disturbios o desfiles. Tras conocerse la noticia de la muerte de Margaret Thatcher, hubieron intentos de reunir gente y organizar una celebración en George Square. El ayuntamiento de Glasgow, en previsión de éstas, u otras reuniones espontáneas, publicó la siguiente nota: “Independientemente de si es apropiado o no organizar una fiesta para celebrar la muerte de alguien, este evento está organizado sin la participación y el consentimiento del ayuntamiento. […]”. En cualquier caso, el tema es de los de erizar el pelo de la nuca. Pero, hablando de Mogwai, tampoco cuento nada nuevo, esta fue su “George Square Thatcher Death Party”.

Raquel García

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.