Maronda

¿Quien quiere sacar un CD? ¿Para qué? Me parece un disparate. Pero es que el negocio de las descargas es de risa… Hay que ser muy gilipollas para limitar el acceso “virtual” de tu música a los dos monstruos, iTunes y Spotify

Pablo Maronda y Marc Greenwood vuelven a la actualidad con el segundo trabajo de su proyecto. Un disco autoeditado y en descarga libre que nos los devuelve en los mejores estándares del pop y las melodías con aires sixties.
 
Aprovechamos su lanzamiento para charlar con ellos en esta entrevista.
 
La declaración de intenciones que aparece en vuestra web explica bien vuestra posición, pero fue una elección libre el autoeditaros ¿o no ha quedado otra opción? 
 
Tengo que decir que la idea de la autoedición me atraía mucho. Cuando me enteré de que la compañía no iba sacar el disco empecé a trazar un plan de acción para hacer llegar estas canciones a todo el mundo (y no morir en el intento).
 
Descarga libre y vinilo, no cd. Intento comprender todas las posturas, hay artistas para todo, y lo cierto es que comparto vuestra estrategia de llegar al público. A veces, parece que el “objetivo” de algunos grupos es ponérselo difícil al público.
 
De la venta de un CD yo recibo céntimos. Y la compañía, que se lleva la mayor parte, no saca lo suficiente para pagar la fabricación, la promo y los gastos estructurales. La pregunta es: ¿Quien quiere sacar un CD? ¿Para qué? Me parece un disparate. Pero es que el negocio de las descargas es de risa… Hay que ser muy gilipollas para limitar el acceso “virtual” de tu música a los dos monstruos, iTunes y Spotify. Con mi estrategia: 1) me aseguro de llegar al máximo de gente, 2) es facilísimo de compartir en las redes sociales, 3) llevo yo mismo la contabilidad de las descargas que he tenido, 4)me aseguro que la gente se baja una copia en MP3 con la mejor calidad que existe. ¿Para qué quiero hacer negocios con Apple Inc. y Spotify Ltd.? Qué me ofrecen? Es un auténtico sin sentido.
 
No sé si es que estoy un poco saturado de seguir la actualidad y de las propuestas modernas, pero lo cierto es que agradezco, y mucho, una colección de canciones como esta. Ese trabajo artesano al que se refiere el título. Un disco sin fecha de caducidad, bonito y muy agradable. ¿Qué opináis?  
 
¡Que estoy de acuerdo contigo! Nosotros hacemos lo que mejor sabemos hacer, nuestra música es sincera y no es pretenciosa, creo que ese el gran activo que tenemos, la sinceridad. Trabajamos las canciones con mucha dedicación y esmero, dedicándoles el tiempo que sea necesario… El título refleja eso mismo. El arte de hacer algo intangible de forma artesanal, poco a poco…
 
 
¿Las relaciones humanas/personales siguen siendo la base a la hora de componer y crear canciones, verdad? 
 
Sí, es el día a día de todos, ¿no? Recuerdo la tarde que decidimos grabar “Volverás”: “…me vendrás a recoger, andaremos sin hablar, como la primera vez. ¿Como estás? cuéntame, no hará falta responder, charlaremos en el bar, luego quedarás con él…”. Pues bien, al grabar el arpegio que da forma a la canción me puse a llorar, y es que el día anterior me habían dejado. Creo que las mejores canciones de la historia hablan de amor. ¿Alguien puede decir lo contrario? Aun así, ahí está “La Piedra Negra”, que habla sobre un monolito, sagrado, satánico, que nadie sabe quien construyó.
 
 
¿Qué virtudes ofrece este nuevo disco frente al anterior? Qué respuesta generó el primero? 
 
El primero tuvo buena respuesta, quedamos muy contentos con la acogida que tuvo, nos hubiera encantado hacer más conciertos, pero no fue posible. En este disco hemos corregido muchos errores que cometimos con el anterior, en mi opinión suena mucho más compacto, mucho mejor. Este disco gana con las escuchas, es adictivo, está lleno de matices, si dejas que entre en ti, no se irá jamás. ¡Palabra!
 
 
Las ventajas de ser dos… Los directos son siempre en este formato? Entiendo que dependerá de las condiciones económicas…
 
Pues ese es el gran desafío: conseguir que la gente no se queje de que no llevamos batería. Llevamos proyecciones geniales, hemos hecho un gran trabajo en ese sentido durante los últimos meses. Es inviable llevar batería y bajista. Todos los instrumentos, o han sido tocados o compuestos por nosotros y ejecutados por otros. Maronda somos Pablo y yo, cuando estamos en el escenario, estamos al completo. Estoy seguro de que a la gente le va a gustar. Llevamos un playback con las baterías y el bajo y suena muy bien, nunca se equivoca, no bebe, no se droga, no come y no discute. Además, nos permite tocar en aforos pequeños, que es la única forma de garantizarnos poder tocar en todas partes.
 
Volviendo al disco, creo que no hay mejor alabanza que la de “adictivo” y vosotros lo habéis conseguido. ¿Cómo marchan las descargas desde la web?
Pues hemos superado con creces las 2.000 y estoy flipando. Fue increíble que el servidor se saturara en las primeras horas que estuvo disponible.
 
 

 
Te noto postivo, tal vez sea tu actitud habitual, no lo sé. ¿Cómo ves la situación de la cultura en España? Lo lógico es que se note a corto plazo un bajón en el consumo, pero hay eventos como el Primavera Sound que no dejan de vender abonos.
 
La situación cultural en el estado es pésima, tenemos un gobierno más centrado en destruir que en construir… Pero no pueden con nosotros. Éste año está siendo mi mejor año hasta la fecha, y pienso que la gente está empezando a mirar más hacia la independencia, la radiofórmula ha desaparecido y no queda nada del mainstream, las multis no tienen peso, han dejado más hueco para el músico currante que se dedica a esto para ganarse el arroz. Respecto al Primavera Sound, se ha convertido en el festival de música más importante de España, y lo han conseguido a base de trabajo y golpe de talonario, me quito el sombrero con ese festival.
 
Ahora bien, para mi gusto se ha masificado demasiado y no disfruto de los conciertos, me parece incómodo. Prefiero otros festis como el Low Cost o el Sonorama, que obviamente a nivel de cartel no se puede comparar de ninguna manera, pero de los grupos que traen, disfrutas de verdad. Me estoy haciendo mayor, eso debe ser. Son tiempos duros, para todos, la música es el refugio de la gente que tiene sentimientos, siempre ha funcionado y siempre funcionará, da igual la coyuntura.
 
La escena de Valencia tiene buenas bandas, hay buena relación entre vosotros? Cuánto mejor le iría a la música nacional con algo más de unión, ¿no? 
 
Tenemos (más o menos) buena relación con todo el mundo. Sin embargo, nosotros miramos más allá de las fronteras de esta Roma de Fabras y Camps… En Valencia ya hemos hecho nuestro concierto y me he centrado en buscar fechas por toda España, que es lo más importante de todo, salir y darse a conocer. La escena es un sálvese quien pueda, pero nos tenemos que ayudar los unos a los otros. Tórtel (uno de los colaboradores) sabe que cuando me necesita me tiene ahí para hacer lo que sea, ¡Jorge es el nuevo valenciano universal!
 
¿No crees que se podría diseñar un gran evento con todos los grupos que no forman parte de esa “élite” (top 25) indie festivalera? 
 
Mmmmm… Prefiero que inviten a esos grupos a tocar con los otros, abrir los escenarios, tocar a la luz del día, si no, no habría forma de ampliar el público, no hay que practicar la endogamia, eso ya se lo dejamos a Juan Carlos I.
 
Si quieres añadir algo más, estás a tiempo. Muchas gracias por atendernos tan amablemente.
 
Quiero añadir que espero que la forma en que hemos sacado el disco le haga replantearse las cosas a más de uno. No se venden discos y encima hay mucho entermediario. La gente escucha la música en Spotify, prefiero que puedan acceder a una copia en MP3 que suena perfecta, no tiene publicidad, es gratis y se puede transferir al iPod o tostar en un CD. Hoy día el que compra lo hace por responsabilidad, sentido común y amor a la música, así que al realmente interesado no le importará pagar por PayPal y esperar un par de días a que nosotros mismos se lo enviemos por correo, él se llevará a casa el formato de mayor calidad que existe y encima será consciente de que el total que ha pagado por él ha ido a parar a nosotros. Que alguien me diga porqué la Fnac, Spotify o Apple tienen que ganar dinero con mi música? Ellos no estuvieron presentes mientras pasábamos horas en mi buhardilla grabando, regrabando, pensado y rompiéndose la cabeza con las canciones de éste disco. Nosotros lo hemos hecho, nosotros lo vendemos.
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.